Puchdemon regresará a Bruselas el lunes, pero irá a Cerdeña para testificar.  España

Puchdemon regresará a Bruselas el lunes, pero irá a Cerdeña para testificar. España

El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Alghero este sábado.
El ex presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, en Alghero este sábado.YARD NARI / Reuters

Alghero (Cerdeña) se convirtió este sábado en el lugar más cercano a Cataluña, donde el ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemon ha podido aterrizar desde que escapó de España en 2017. Después de pasar 24 horas en una prisión sarda con máxima seguridad y esperando a comparecer el 4 de octubre En la corte de Sassari, el líder independentista fue recibido con aplausos en el centro de la ciudad, considerada por el independentismo como una de las últimas fronteras culturales de Cataluña. Un día en el que acaparó los focos y trató de mostrar el magnetismo que todavía está despertando en algunos de los independientes. El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que llegó al mediodía tras un largo viaje en barco, se reunió con él durante unos minutos. Puchdemon dijo que la reunión fue «cálida, empática, emotiva» y que no se habían abordado los problemas políticos actuales.

Puchdemon tuvo un día completo para caminar por la ciudad y reunirse con las autoridades sardas (el presidente de la región Christian Solinas y el alcalde Mario Konochi). Fue recibido por un grupo de unos 800 catalanes desplazados en Alghero y presumió de que el último capítulo legal de su huida estaba ayudando una vez más a «internacionalizar» su causa. Luego acusó al gobierno de Pedro Sánchez, quien probablemente estaba menos cómodo políticamente con la situación, de estar detrás de su arresto. «No es culpa nuestra. Tuvimos mucha ayuda del estado español y les animamos a que sigan haciéndolo ”, bromeó. Puchdemon apareció acompañado de su abogado Gonzalo Boye y su director de gabinete, Luis Luis Alai. Pero también de varios representantes de Junts per Catalunya, como su secretario general Jordi Sánchez.

El expresidente de la Generalitat, que perdió su inmunidad como parlamentario europeo en julio y fue detenido en Cerdeña el jueves, está a la espera de que la justicia italiana decida sobre la vigencia de la orden del euro dictada en su contra por el juez instructor Pablo Larena. Octubre El 14 de octubre de 2019 regresará a Bélgica el lunes, aunque asegura que volverá a Cerdeña el 4 de octubre para comparecer ante el tribunal de Sassari. En este día se celebrará una audiencia para analizar la demanda de entrega a España.

«La estrategia judicial es la de siempre», dijo el abogado del ex presidente Gonzalo Boye. “Siempre hemos comparecido ante la justicia de todas las democracias cuando nos llamaron. Y seguiremos haciéndolo «. Sin embargo, fuentes legales italianas creen que si no está representado, el juez podría archivar el caso «no continuar» con su extradición de Italia.

La detención también sirve para resaltar la brecha abierta con ERC, su socio en el gobierno, debido al diálogo con el ejecutivo español. Un proceso que ayer el expresidente catalán intentó deslegitimar. “Hoy el mundo ha visto que hay una parte del independentismo que no está en esta mesa porque no es aceptada. Parece que el gobierno español solo quiere dialogar con quienes le brindan apoyo parlamentario. Por eso el gobierno estaba muy interesado en mi arresto. No estamos en esta mesa porque ellos no quieren «, dijo Puchdemon, señalando que su partido no asistió a la primera reunión de la mesa porque se negó a designar asesores como sus representantes. Tampoco explicó cómo pensaba que se había convertido en Intervención de España. «Sánchez prometió llevarme ante la justicia», dijo.

La relación entre ERC y Junts atraviesa su peor momento. Pero Pere Aragones decidió el viernes viajar a Cerdeña para apoyar a Puchdemon. Salió de Barcelona pocas horas después de su liberación, pero no llegó a Alghero hasta el sábado a las 16:00. Su equipo decidió que tenía que hacer un largo viaje en ferry, retrasando así su llegada y dejando el centro de atención aún más para Puchdemon, quien ya se había reunido solo con las autoridades sardas cuando llegó el jefe de gobierno. Ambos líderes se sentaron a conversar durante unos minutos y aparecieron por separado frente a la prensa.

Aragonés lo hizo en posición vertical, en una pequeña plaza del pueblo. No había muchas expectativas, a diferencia del revuelo que provocaba Puigdemon cada vez que daba dos pasos por la ciudad. Ante la pregunta de los periodistas, Aragonés no aclaró nada sobre el impacto que podría tener la detención en la mesa de diálogo y trató de evitar el problema. Tampoco explicó si había tenido algún contacto con el director ejecutivo de Sánchez en las últimas horas. Se limitó a pedir en tres idiomas «amnistía y referéndum».

Durante su visita relámpago, el jefe de gobierno aseguró que la libertad de Puchdemon no estaría completa hasta que pudiera regresar a España «como ciudadano libre» y todas las órdenes de aprehensión fueran revocadas. «Alemania, Italia y Bélgica ya han demostrado que no se ha cometido ningún delito», dijo, aludiendo a la negativa de los dos primeros países a extraditarlo. A continuación, tras un breve recorrido por la ciudad con Puchdemon, el presidente de la Generalitat finalizó su visita. Esta vez su equipo decidió hacerlo en avión.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *