Protesta universitaria: la UNAM se prepara para volver a clases tras la pandemia en medio de cientos de denuncias por deudas docentes |  Comunidad

Protesta universitaria: la UNAM se prepara para volver a clases tras la pandemia en medio de cientos de denuncias por deudas docentes | Comunidad

La universidad más importante de América Latina vuelve a las horas posteriores a la pandemia, con un paro total o parcial en al menos 14 colegios y escuelas por deudas de hasta seis meses de salario a cientos de asistentes y profesores. La pandemia ha revelado las precarias condiciones en las que trabajan estos docentes en el centro universitario más adecuado de México: bajos salarios, pagos incompletos o atrasados, ausencia de beneficios médicos y escasos incentivos de productividad.

Con más de 360.000 estudiantes y una plantilla de 44.000 profesores, la UNAM se enfrenta a una crisis interna cada vez más profunda durante la pandemia desde marzo pasado. A finales de este mes, más de 22 escuelas y facultades vinculadas al centro universitario estallaron en una huelga estudiantil en protesta por el impago de los sueldos, en algunos casos desde el semestre pasado. Uno de los primeros centros educativos en suspender clases fue la Facultad de Ciencias, donde se estima que al menos 800 docentes y asistentes de asignaturas han dejado de percibir su salario. Efraín Vega, profesor de esta facultad desde hace más de 17 años, aseguró que solo en este centro el 80% de los docentes trabaja en condiciones precarias y con bajos salarios, a diferencia de los profesores con base laboral. “Un docente de asignatura de tiempo completo en la UNAM tiene un salario promedio de unos 10.000 pesos mensuales, a diferencia de un docente de tiempo completo que tiene un sueldo básico de unos 30.000 pesos mensuales”, contrasta.

Más información

Tras el paro, las autoridades universitarias reconocieron la demora en los pagos en detrimento de los docentes de la asignatura, culpando a las complicaciones derivadas de la crisis de salud. A finales de abril, las autoridades universitarias anunciaron que ya se habían emitido 1.350 cheques únicos relacionados con el semestre actual. «Se están realizando los pagos de algunas deudas, las cuales seguimos revisando con precisión y que serán cubiertas en las próximas dos semanas», dijo la universidad por escrito. Hasta la fecha, la Universidad asegura que ya se han cubierto más del 98% de los pagos. Sin embargo, los docentes afectados advierten que las deudas solo están cubiertas parcialmente y que aún quedan decenas de docentes que no han cobrado, por lo que se ha mantenido la suspensión de actividades en un puñado de centros educativos.

El maestro Francisco Rivera ha estado recorriendo las aulas y pasillos de la Facultad de Ciencias de la UNAM durante 11 años. Es uno de los docentes que se ha visto afectado por la morosidad y ha asegurado que los impagos durante la crisis sanitaria son el colmo de una situación precaria que arrastran desde hace años. “En la pandemia, la mano del docente estaba agobiada, primero nos mandaron a casa sin herramientas, nos adaptamos, pero adaptarnos a la enseñanza en línea no es barato, es costoso y la universidad descuida muchos sentidos a la hora de actualizar, dándonos herramientas e internet. Tengo un sabor muy amargo porque nos tratan como una tercera o cuarta categoría de docentes cuando no debería haber tal discriminación ”, dijo.

Además de la cobertura total de pagos e incentivos debido a asistentes y conferencistas en las disciplinas, los manifestantes exigieron un aumento salarial del 175%, ampliación del programa para promover el trabajo, reembolso de costos generados durante el teletrabajo y confianza, que no enfrentarán. venganza. Este formulario de solicitud es aprobado por los profesores de la sede externa, quienes tienen convenio con la Escuela Nacional de Idiomas Lingüísticos y Traducción de la UNAM. “Cada trimestre hay más de veinte maestros que reciben sus pagos con un retraso de dos a cinco meses. El trimestre de enero a abril fue particularmente importante porque justificaron el cambio en el sistema que utilizan para procesar los pagos ”, dijo por escrito la Asamblea de Maestros Afectados. Esta facultad, formada por unos 150 profesores, no pertenece al personal universitario, como ocurre en otras escuelas y colegios. Durante años, estos profesores han querido ser reconocidos como parte del cuerpo docente de la UNAM.

Se han agregado algunas solicitudes de estudiantes a estas solicitudes. Francisco Tiosol, estudiante de física de la Facultad de Ciencias, agregó que abogaban por la reprogramación del semestre y las prerrogativas para los estudiantes que tuvieron dificultades durante la pandemia. “A muchos compañeros les costaba seguir las clases online, algunos tenían que trabajar para cubrir sus gastos en casa, y esto obligaba a algunos a dejar algunas asignaturas o su rendimiento no era el mismo”, dijo.

El movimiento de estudiantes y docentes corre en paralelo con el proyecto de regreso a las clases de la UNAM. Esta semana, el personal de limpieza y desinfección comenzará a trabajar y los maestros también comenzarán a reingresar al local para acceder a sus oficinas, equipos de trabajo y laboratorios para continuar sus clases de forma remota. En todos los casos, la capacidad no podrá superar el 30%. La institución anunció que la asistencia de la comunidad podría aumentar gradualmente después de que los semáforos se pongan en verde y hayan pasado al menos tres semanas desde la vacunación del personal académico y administrativo.

Dos meses después del cierre, miembros del movimiento dijeron haber recibido amenazas e inhabilitaciones lejos de negociar con las autoridades universitarias. “Obviamente, después de dos meses ya no tiene la misma fuerza que al principio, algunas escuelas, algunas facultades han decidido introducir la suspensión paso a paso u otras formas de desempleo dadas las diferencias entre la comunidad universitaria”, admitió 31. Viridiana Pérez, de un año. Al igual que otros compañeros, Pérez agregó que existía cierto temor a una futura represión por su participación en el movimiento, por ejemplo, que no se les asignaran grupos en los próximos semestres, que quedarían aislados o excluidos.

Los maestros desempleados reconocen que los estudiantes tendrán la última palabra sobre el movimiento. Un estudiante de la Universidad de Iztakala, que pidió no ser identificado por temor a represalias, aseguró que durante estas semanas de desempleo se les amenazó con perder el semestre. Sin embargo, dijo que seguirían desempleados incluso si la UNAM regresaba a las clases presenciales. “Lo que queremos es cambiar toda la estructura de pagos y contratos de la UNAM para mejorar las condiciones laborales y una mejor base. [de los profesores]Él se calmó.

Suscríbete aquí a boletín de EL PAÍS México y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual en este país

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *