pintar sin quitar ni el cuadro del Rey, salitre en paredes y falta de enchufes

La adjudicación a las empresas de Ángel Ramón Tejera de León, ‘Mi’de los contratos para acondicionar los cuarteles de tres órdenes de la Guardia Civil en toda España -que se incrementaron tras el nombramiento como Director General Adjunto de Apoyo del teniente génerosl Pedro Vázquez Jarava a finals of 2015- tuvo como consecuencia todo un rosario de chapuzas y carencias en las dependencias del instituto de armado, como la realización de trabajos de pintura sin retirar antes los cuadros de las paredesla aparición de mangas de salitre tras la intervención o pérdida de enchufes en las viviendas reformadas.

A la espera del informe pericial que debe realizar Patrimonio Nacional sobre la totalidad de los locales afectados por las obras, que permitieron a ‘Mon’ billurar hasta 3,3 millones de euros, el sumario de la causa legal por falsedades y prevaricación en la contratación de obras en los cuarteles al que ha tenido acceso este diario permite acreditar muchos de estos vicios en las obras realizadas.

En el caso de los 26 cuarteles de la provincia de Ávila, Las chapuzas detallan tanto en el informe que entregó en agosto de 2019 la perito arquitecta comandada por el juez de Ávila que inició la investigación como en las declaraciones de los responsables de los cuarteles afectados.

fr Plaza de toros de San Pedro, por ejemplo, el jefe de puesto reconoció en sus declaraciones a los investigadores de Asuntos Internos que los trabajos fueron «una chapuza, ya que ni siquiera retiraron los cuadros colgados en las paredes». El gerente de adicciones de Pedro Bernardo hizo un informe similar y confirmó que los trabajadores de Mon «Únicamente pintaron el cuarto de puertas, y ni siquiera quitaron el cuadro de Rey», a lo que agregó que se presentó dos hombres que tardaron en hacer su trabajo entre hora y hora y media.

Cuarteles con dorso de colores

Este modo de operar sin quitar los elementos de las paredes repitió en otros cuarteles, como en Barco de Ávila, donde sí se retiraron algunos carteles por insistencia del jefe de puesto. fr el tiembloa los guardias les chocó que los pintores no movieran el armario del cuarto del comandante antes de ponerse a pintar y que únicamente se actuara sobre el trozo de pared que dejaba al descubierto es movible En otro pueblo, El Barraco, Los de ‘Mon’ abandonaron el cuartel pintado de dos colores, pues usaron el blanco cuando el resto de las dependencias estaban en crema, mientras que en otros acuartelamientos se usó la brocha sin lijar la pared ni quitar ni siquiera las grapas que había en variadas superficies.

Otras de las declaraciones de que Asuntos Internos destaca como relevante es la del jefe de puesto del cuartel de navarrendo de gredos, que manifestó que «los operarios que hicieron las obras se personaron sin ningún tipo de material de pintura», por lo que hubo que ayudaron para la adquisicion de este producto en commercios de la zona». of the maquinaria e incluso para los hoteles de alojamiento, ya que no hay material disponible de ningún siempre».

Pese a que el propio Mon declaró ante Asuntos Internos que los encargados de llevar a cabo los trabajos en los cuarteles de Ávila eran cuatro personas, la realidad es que en conversaciones con los subordinados del jefe de la comandancia y también imputado en esta causa Carlos Alonso , el empresario confiesa que uno de estos trabajadores tuvo que ser despedido por motivos profesionales, otro causar baja voluntaria «y al final acabaron haciendo estos labores de pintura dos personas: un empleado sudamericano y un sargento de la Guardia Civil en situación de retiro».

Las chapuzas descansan a lo largo del extenso informa el perito arquitecto, que descubrió que en algunos casos se habría cobrado por encima del 40 y 50 por ciento del precio de las obras ejecutadas utilizando la base de precios del Colegio Oficial de Aparejadores de Guadalajara.

Según apunta la experta, en el cuartel de Navarredonda de Gredos se debería haber ejecutado el proyectado de corcho del exterior del zócalo del edificio, pero ni se hizo tampoco impermeabiliza el cubículo como si estuviera tapado. De hecho, los obreros de las empresas de ‘Mon’ abandonaron sin arreglar «importantes daños visibles en la fachada posterior». En este caso las obras del empresario canario facturaron 41.302 euros cuando solo ejecutaron 20.842.

Pronóstico falta

La lista de fallos y de arreglos no ejecutados es muy extensa. En las obras del cuartel de Arévalo no se dejó predichoo ningun enchufe de secamanos, tal y como appunta la perito, que destaca que eso ahora «más costoso y demuestra será falta de previsión». En Adanero, quitaron los carteles de los extintores, pero se ya la pintura de color beige que habia debajo y no se pintó de blanco como se había pintado toda la habitación.

In Cebreros, algunas de las chapuzas encontradas fueron restos de la cinta de carrocero en lugares donde se había trabajado o que la pintura del despacho del comandante de puesto tenía diferentes tonalidades, lo cual demuestra que no se pintó entera. En Arenas de San Pedro se abandona mangas de salitre en algunas de las paredes supuestamente repintadas. Other de las ‘estafas’ es la del uso deel producto ‘estrella’ para imperbeabilizar que, según el teniente coronel Alonsom habría justificado la contratación de empresas canarias para hacer las obras pese a estar tan alejadas del entorno en el que están situados los cuarteles. Supuestamente, Mon disponía de «un producto único y novedoso para combatir las dampades» de los edificios y que tenía un componente de corcho.

Sin embargo, los peritajes y las declaraciones han acreditado que ninguna de las obras de impermeabilización de fachadas y cubiertas mediante la aplicación de corcho proyectada por el contratista Ángel Ramón Tejera de León cuenta con la garantía de diez años ofrece por la empresa que fabrica este material, denominado Decoproyec.

Quejas en Alicante y Castellón

Las chapuzas extendieron también por cuarteles reformados por Mon en la Comunidad Valenciana. Así, encontró que un comandante del cuartel de Jacarille (Alicante) llegó enviado en 2016 un correo electrónico para dejar constancia por escrito de sus quejas sobre la carpinteria metalica de rejas exteriores realizados en este lugar. «Solo se ha procedido a pintar de negro su zona exterior (no se ha pintado la zona interior de ninguna reja, observándose óxido en alguna de las mismas), indica este correo.

Asimismo, recalculó que en la fachada principal se habían pintado zonas «sin haber sido sanadas previamente». «No han sido picadas ni se ha aplicado ningún tipo de armadura de fibra sobre las mismas», agregó, al tiempo que relató también que ya se apreciaban «grietas» en varias ventanas. Y añadió: «En cuanto al mastil de la bandera, quedan partes sin pintar de negro«.

Por otro lado, un capitán que estuvo destinado en el cuartel de Valle de Uxó (Castellón) Asegúrese también de que una serie de obras que se facturó nunca llegó a ejecutarse y que las sí se hicieron no fueron profesionales: «Casi todos los cristales se quedaron con restos de proyectado e incluso con el tiempo algunos puntos se fueron desconchando».

noticias relacionadas

en el caso de la Comandancia de Tenerife, los investigadores organizan las obras defectuosas en cinco bloques. Detección de hormigón ocho casos en los que no se ejecutó alguna de las unidades facturadas por Angrasurcor, Solocorcho (patrona de ‘Mon’) o por el pintor subcontratado en Alicante (y también investigado en la causa) y por las que se habían cobrado un total de 38.727 euros por el picado, retirada de escombros y enlucido de paredes en los acuartelamientos de la Victoria, Santa Cruz de Tenerife, Puerto de la Cruz, Los Llanos de Aridane, Fasnia e Icod de los Vinos.

En otros casos la actuación de las empresas individuales se limita a áreas puntuales, pesa un que habia billurado por 51.078 euros. También se constató la existencia de casos en los que el número de unidades de obra estaba “sobredimensionado” por un total de 70.859 euros en Playa de Santiago y La Laguna, ya que las superficies facturadas eran superiores a los reales de los cuarteles; Mientas que en Los Llanos de Aridane y Valverde del Hierro se habla de «ejecución deficiente» al no aplica la resina que se encuentra en la facturapesa 13.546 euros por la pintura de la fachada.

Sobre el Autor