"Nos sentimos defraudadas": mujeres dominicanas se enfrentan al presidente en su lucha por el derecho al aborto |  Internacional

«Nos sentimos defraudadas»: mujeres dominicanas se enfrentan al presidente en su lucha por el derecho al aborto | Internacional

Una mujer participó en una manifestación exigiendo la despenalización del aborto por tres motivos en Santo Domingo el 28 de abril.Francesco Spotorno / EFE

Las mujeres no se rinden. La Ola Verde Dominicana, un grupo de organizaciones que buscan despenalizar el aborto en casos excepcionales en uno de los pocos países del mundo que mantiene una prohibición total, lleva más de 50 días acampando frente al Palacio Nacional en Santo Domingo para exigir que el presidente Luis Abinader y los congresistas ciertas leyes que garantizan sus derechos. Tras fracasar esta semana en el Congreso, convocaron una gran marcha nacional el domingo 23 de mayo, para instar a sus políticos a apoyar las tres razones principales: la posibilidad de interrumpir un embarazo cuando está en juego la vida de la madre. violación o incesto o debido a malformaciones fetales.

«Nosotras las mujeres nos sentimos tan engañadas, traicionadas», dijo a EL PAÍS Sergio Galván, activista que lleva más de 20 años persiguiendo demandas feministas. El miércoles, la Cámara de Diputados aprobó en primera lectura el Código Penal, que incluye un artículo que permite el aborto en caso de que la vida de la madre esté en peligro, pero los legisladores rechazaron abrumadoramente un informe disidente que buscaba incluir las tres razones principales. Esto a pesar de que el liderazgo de los dos partidos más grandes, el gobernante Partido Revolucionario Moderno (PRM) y el opositor Partido de la Liberación Dominicana (PLD), se ha pronunciado públicamente a favor de las tres excepciones.

«Lo que se ha aprobado es un estado de necesidad. «Ponerán en riesgo la vida de una mujer y, cuando la muerte sea inminente, intentarán salvarla, y esa no es la causa de vida que estamos ofreciendo», dijo Galván en una entrevista telefónica. Los grupos que abogan por las tres causas se ven particularmente afectados por el presidente Abinader, quien llegó al poder defendiendo estas excepciones, pero recientemente dijo que tomaría la decisión en un referéndum. «La constitución dominicana establece claramente que los derechos fundamentales no pueden ser controlados por la mayoría, sino que están regulados por la ley, y por eso los elegimos», dijo el activista en conversación telefónica desde el campamento.

El miércoles, luego de la votación en la Cámara de Representantes, las mujeres del llamado «campo de la dignidad» se reunieron para cantar La calle será la calle de Xiomara Fortuna frente al Palacio Nacional, una declaración de intenciones para plantar cara a los políticos que creen que no están defendiendo sus intereses. «No tenemos otra opción en esta batalla, tenemos que ganar en la calle», dijo Galván. «Le estamos diciendo al PRM, el partido mayoritario que hace campaña con las tres causas, que mujeres y hombres llevarán a sus víctimas a aprobar un código que niega estos derechos fundamentales», advirtió.

Más información

Después de Argentina, que legalizó el aborto a fines de diciembre hasta la semana 14 de gestación, la gran esperanza de las feministas latinoamericanas para mejorar los derechos reproductivos era República Dominicana. Junto con El Salvador, Honduras y Nicaragua, el estado caribeño prohíbe el aborto bajo cualquier circunstancia. El Congreso ha estado discutiendo los tres motivos excepcionales durante años. Pero a pesar de que varios líderes políticos, como el ex presidente del PLD Danilo Medina, los han defendido públicamente, ya que las encuestas de opinión revelan una opinión pública favorable sobre el cambio, según el Barómetro Estadounidense de 2019, el 61% de los dominicanos está de acuerdo con el aborto, cuando la salud de la madre está en peligro o cuando se establece que el feto es inviable debido a malformaciones, los cambios en la legislación no llegan.

Lo que ha aumentado en los últimos años son las voces que piden la despenalización pública, así como los llamados de organizaciones internacionales que piden cambios en la legislación para garantizar los derechos reproductivos de las mujeres. «La prohibición total del aborto en el país, que está en vigor desde 1884, pone en peligro la salud y la vida de las mujeres embarazadas y es incompatible con las obligaciones internacionales de derechos humanos de la República Dominicana», dijo Amnistía Internacional a principios de este mes en un comunicado. La legislación actual prevé hasta dos años de prisión para las mujeres y niñas que practican abortos y hasta 20 años para los profesionales médicos que los practican.

«Con este código, lo que son es la condena a muerte de las dominicanas, a la humillación, condenándolas al sufrimiento y la tortura, y eso significa violencia de Estado», insiste Galván. Según un informe reciente del Centro de Estudios de Género del Instituto Tecnológico de Santo Domingo, el aborto es la cuarta causa principal de muerte materna en el país. «La tasa de mortalidad de las mujeres en edad fértil está directamente relacionada con su ilegalidad y las precarias condiciones en las que se desenvuelven», señaló el análisis de una universidad privada.

Rosa Hernández sostiene una foto de su hija Rosaura el 16 de marzo de 2021 en Santo Domingo.
Rosa Hernández sostiene una foto de su hija Rosaura el 16 de marzo de 2021 en Santo Domingo.ERIKA SANTELICES / AFP

Si hay alguna evidencia en el país que hable de las consecuencias que puede tener la prohibición del aborto bajo cualquier circunstancia, es la de Rosa Hernández, una maestra dominicana que perdió a su única hija, Rosaura, a los 16 años luego de ser diagnosticada con tanto leucemia como un embarazo de siete semanas en 2012. Después de ver morir a su hija durante un mes y medio, retrasada por una quimioterapia potencialmente mortal, se le negó un aborto terapéutico y finalmente murió espontáneamente. «Se trata de salvar vidas, pero ¿de quién?», Preguntó la mujer en una entrevista con EL PAÍS vía Zoom. ¿A esto se le llama pro-vida? ¿A esto se le llama cuidar la vida? No se hicieron cargo de ninguno de ellos, porque mi hija ya no está embarazada y hace un mes que no lo está ”, se queja.

Hernández abogó por la aprobación de las tres causas durante casi una década y llevó el caso de su hija, conocida como «Esperancita», a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Este año, la madre envió una carta al presidente Abinader pidiéndole que ocupara su lugar como padre de tres hijas, explicándole que algo similar le había pasado en familias con menos recursos. “En esta carta, le dije al presidente que habían destruido a mi hija y me habían destruido a mí. ¿Por qué lo hicieron? Porque no tenía dinero para llevarla allí, desde ese centro médico ”, explica. «Y voy a seguir hablando de eso porque voy a salvar más vidas. No quiero que nadie, ni siquiera mi peor enemigo, pase por esto porque toda mi familia se perdió «.

«No crucifiques a mujeres en el nombre de Dios»

Frente a pruebas contundentes como la de Hernández, algunos congresistas confían en su fe o argumentan que hay presión de grupos religiosos para evitar que la regulación avance. Pero para el activista Galván, este argumento no es válido. “Hay falta de voluntad política aquí y son ellos los que le han fallado a las mujeres. [los políticos] porque este no es un estado teocrático y los que están obligados a aprobar legislación a favor de las mujeres, a favor de los derechos humanos, son ellos ”, afirmó. “Es muy fácil esconderse en la parte de atrás y decir: ‘Tengo presión de la iglesia’. No los elegimos para representar nuestra fe, los elegimos para garantizar nuestros derechos ”, dijo.

Un grupo de mujeres que se oponen a las tres razones protestan contra la despenalización de los abortos en Santo Domingo el 28 de abril.
Un grupo de mujeres que se oponen a las tres razones protestan contra la despenalización de los abortos en Santo Domingo el 28 de abril.Francesco Spotorno / EFE

Figuras relevantes de la jerarquía católica, como el obispo de La Altagracia, Jesús Castro Mart, han legisladores públicamente oprimidos para no votar por la despenalización del aborto. Además, una pastora evangélica, Bethany Figueroa, fue destituida de sus funciones por su congregación luego de respaldar públicamente la medida en un acto en el que describió cómo acompañó a mujeres embarazadas por violación o incesto o que fueron obligadas a continuar con sus embarazos a pesar de a saber, que el feto era inviable. «Cuando un niño llega con un problema, la iglesia no lo apoya», dijo en ese momento. «Con el apoyo de una familia que se empobrece».

Entre los grupos impulsores de las tres causas, hay asociaciones religiosas como Católicos por el derecho a decidir, y en el Congreso, la diputada Magda Rodríguez dio sus argumentos a favor de las tres causas con una Biblia en la mano y vestida de verde. «No conozco al Dios autoritario, vengativo, condenante que nos quieren presentar aquí», dijo la parlamentaria, que preside el comité de igualdad de género. “Creo en un Dios compasivo que está al lado de las personas que sufren, en este caso las mujeres que tienen que elegir la vida en condiciones extremas. Por favor, no crucifiques a mujeres en el nombre de Dios. «

Como las mujeres del «campo de la dignidad» que se han declarado en una «movilización permanente» para defender las tres causas. Rosa Hernández asegura que no dejará de luchar por la legislación y que otras mujeres no deben pasar por lo que pasó su hija. «Salvaremos la vida de niñas que han sido violadas, maltratadas, maltratadas, embarazos humanos que las tienen allí desde hace nueve meses.» que los médicos los obligan a tener allí, aunque eventualmente la madre muera o el embarazo muera «, decía.» No arruina la vida de un niño, como dicen allí, pero le salva la vida, porque cuando se trata de salvar una vida, no salvaron a Rosaura ni a su embarazo «.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *