Navalacruz: El incendio que arrasa Ávila mejora después del trabajo nocturno, pero sigue activo |  España

Navalacruz: El incendio que arrasa Ávila mejora después del trabajo nocturno, pero sigue activo | España

El incendio forestal en la zona de Navalacruz (Ávila) comenzó a desarrollarse favorablemente este sábado por la mañana luego de desaparecer este domingo por la noche. Las llamas, que afectan a más de 10.000 hectáreas, siguen siendo incontrolables, pero estos logros y la reactivación de aviones desde la madrugada del lunes, según ha informado la Junta de Castilla y León, nos permiten afrontar las tareas de desaparición con más optimismo.

La evolución del fuego durante el fin de semana, con especial peso el domingo, provocó la evacuación de unas 1.000 personas que vivían en las ciudades de Riofrío, Sotalbo, Villaviciosa, Palacios y Robledillo. Los brotes no llegaron a los hogares, pero en muchos casos estuvieron muy cerca, a unos 50 metros, y tuvieron que ser limitados por la cooperación de los vecinos y el trabajo de los agricultores y agricultores que recurrieron a sus fuentes de agua o pequeños muros de protección para salvar. sus hogares.

La instalación, ubicada en la zona, incluye a más de 500 personas, incluidos varios frentes de la Unidad Militar de Emergencias (UME), provenientes de diferentes comunidades. La exigencia de fuego, que se mantiene en el nivel 2 en el rango de 0 a 3, requiere la coordinación de recursos por parte de la Consejería de Medio Ambiente, la Junta de Castilla y León, el Gobierno de Castilla-La Mancha y la Comunidad de Madrid, además de los medios de comunicación locales.

La parte más amenazada aún corresponde al puerto de La Paramera, pero el delegado territorial de la Junta en Ávila José Francisco Hernández explicó en Cadena Ser que el uso de la carretera nacional N-403 ha permitido limitar la propagación de las llamas. “Tuvimos mucho control sobre el fuego”, dijo Hernández, quien advirtió que un aumento de la temperatura de doce horas el lunes podría revivir la virulencia de un incendio de 80 kilómetros dos veces mayor que el del domingo. De igual forma, la ola de calor, que elevó las temperaturas a unos 40 grados durante el fin de semana, comenzó a disminuir y los valores máximos no superarán los 31 grados este lunes, según las previsiones.

Fuentes presentes en los dispositivos de extinción de incendios aseguraron que la enorme expansión del frente de fuego no permitió que los medios terrestres desplazados de Ávila pudieran realizar actividades de frenado desde el interior, por lo que es poco probable que puedan atacarlo desde el interior. flancos. A su vez, temían este domingo por la tarde que la llegada de la noche, que implica la suspensión de hidroaviones y aeronaves por mala visibilidad, dañe el control de incendios. Sin embargo, según lo informado por las autoridades y confirmado por Jesús Martín, agricultor de la zona afectada, hubo una noche propicia para controlar el incendio forestal. Martin, quien apenas ha dormido desde que la región comenzó a arder y desde entonces ha trabajado en conjunto para detener su avance, admite que fue una noche “tranquila”, pero las perspectivas siguen siendo sombrías cuando miran hacia los alrededores calcinados que generaron enormes columnas. de humo que eran visibles desde decenas de kilómetros de distancia. El incendio, según ha confirmado la Junta de Castilla y León y confirmado por vecinos de la zona, se inició cuando el motor de un coche se calentó la mañana del sábado y empezó a arder. Las llamas pronto saltaron al área boscosa cerca de la carretera.

La proximidad del incendio a ciudades que no han sido desalojadas pero donde se aconseja a las personas que se vayan para evitar riesgos impulsó a la familia de Aitana González, de 20 años, a acudir a Ávila la noche del domingo para evitar problemas. La joven dice que viven en La Hija de Dios, un pequeño pueblo que tenía “el calor de las llamas a 200 metros” y que incluso con la máscara de coronavirus era difícil respirar por la columna de humo y ceniza que la inundó. el lugar. “Fue surrealista”, dijo sobre la difícil noche del sábado en la que ella y otros amigos informaron a los ancianos que no abandonaran sus casas mientras los agricultores trataban de ayudar al ganado que pastaba en estas partes de la Sierra de Gredos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *