Muere turista tras caer treinta metros en el vacío de la montaña más alta de Cataluña |  Cataluña

Muere turista tras caer treinta metros en el vacío de la montaña más alta de Cataluña | Cataluña

Un joven turista falleció en un accidente el pasado sábado tras caer treinta metros al vacío de la montaña más alta de Cataluña: Pica d’Estas (3143 metros), en el municipio de Leida Alins, en los Pirineos. A pesar de su altura, es una de las montañas más concurridas de la comunidad y como resultado de la pandemia de COVID, algunos fines de semana han estado abarrotados de turistas con menos acceso técnico. Bomberos de la Generalitat informaron este domingo que ayer sábado, a las 16.32 horas, rescataron el cuerpo tras ser avisados, pasadas las dos de la tarde, mediante el pulsador de emergencia en el refugio de Sotlo, a más de 2.000 metros sobre el nivel del mar, en Parque Natural del Alt Pirineu. La pared estaba a unos treinta metros de distancia y estaba fuera de su alcance. El fallecido formaba parte de un grupo de turistas que se separó del grupo luego de intentar una ruta más difícil de lo planeado.

A continuación, los bomberos activaron un helicóptero con personal del Grupo de Acción Especial (GRAE), la Sección de Salvamento Especializado de Montaña de la Generalitat y un médico especialista en salvamento del Servicio de Urgencias Médicas (SEM). Cuando llegaron con el joven herido, no había nada que pudieran hacer para salvarle la vida, dijo la autoridad de rescate. Los bomberos a su vez avisaron a los Mossos d’Esquadra y el avión de rescate voló para trasladar a la tripulación del grupo de montaña al lugar para investigar el incidente y levantar el cuerpo.

Este fin de semana, los bomberos actuaron en una veintena de rescates de personas en libertad, incluido uno en Vilanova de Maya (Lleida), donde tres escaladores quedaron bloqueados a una altura de 150 metros por la ruta del buitre en la muralla de Zaratustra. Los escaladores no podían tirar de la cuerda y no podían subir ni bajar. Aunque se activó un helicóptero con miembros del grupo de actuaciones especiales, los jóvenes finalmente lograron ponerse de pie.

Durante las vacaciones de Semana Santa, los bomberos de la Generalitat vivieron una auténtica avalancha de rescates hasta alcanzar cifras récord en la montaña. El hacinamiento en algunas zonas del Pirineo ha llevado a la Generalitat a desarrollar este año un plan coordinado con los municipios situados a los pies de los parques naturales y montañas más saturados para prohibir el acceso en coche a determinadas zonas. A la Generalitat le preocupa que, a pesar de que el Ministerio del Interior creó en 2017 un plan que se adoptó para cobrar rescates para evitar comportamientos negligentes en la montaña, los rescates, lejos de disminuir, se han incrementado en los últimos años.

La falta de cierre de la comarca, la apertura de algunos albergues cerrados hasta el momento, y las vacaciones hacen que la costa catalana, los ríos, la montaña y los parques naturales se llenen de turistas, escaladores y esquiadores de montaña. El departamento de bomberos lleva meses advirtiendo que en muchos casos los viajes se realizan sin material ni condiciones climáticas adecuadas. Durante los meses de septiembre, las actuaciones aumentaron: entre el 1 y el 12 de septiembre de 2019, realizaron 49 servicios; en 2020 95; y este año 121. Al 1 de enero de este año, los bomberos han realizado 1.379 servicios de rescate en el medio natural.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *