Moreno y Espadas ven un 'posible' acuerdo sobre los presupuestos de la Junta de Andalucía  España

Moreno y Espadas ven un ‘posible’ acuerdo sobre los presupuestos de la Junta de Andalucía España

Nadie esperaba que del primer encuentro presencial del presidente andaluz, Juan Manuel Moreno (PP), y el secretario autonómico del PSOE, Juan Espadas, para abordar los presupuestos del Consejo de Gobierno de 2022, saliera algo positivo. Pero después de una hora y 45 minutos de reunión el viernes en el Palacio de San Telmo, la sorpresa saltó: PP y PSOE creen que este pacto insólito para la política nacional es «posible». Ninguno de los partidos ha trazado líneas rojas, y saben que esta vez Vox, parlamentario partidario del PP y del gobierno civil desde hace casi tres años, está jugando avances preelectorales y abogando por el distanciamiento.

Lo primero que Espadas le preguntó al presidente de la junta en la reunión fue si se tomaba en serio la negociación del presupuesto. La respuesta de Moreno fue positiva, y también le dijo que no quería posponer las elecciones autonómicas previstas para finales de 2022, según fuentes cercanas al presidente de Andalucía.

«Tengo la sensación de que es posible un acuerdo con el PP sobre los presupuestos», dijo Espadas tras la reunión. Para él, esto sería un hecho «histórico» en España, que demostraría que otra forma de hacer política es viable. Las palabras del candidato socialista fueron ratificadas poco después por el portavoz del grupo parlamentario popular, José Antonio Nieto. «Hay razones para creer que este acuerdo se puede finalizar para el 2022», dijo. Nieto elogió las «razonables aportaciones» recibidas del PSOE y destacó la «actitud inédita» a favor del consentimiento del líder socialista.

El PSOE comenzará a dirigirse la próxima semana al consejero de Hacienda andaluz, Juan Bravo, asistiendo a todas las reuniones que ha mantenido esta mañana Moreno con dirigentes y portavoces de los cinco grupos parlamentarios, detalles de las cuentas andaluzas. Ambas partes están de acuerdo en la protección de los servicios públicos de salud, educación y servicios sociales. También en la equiparación de los sueldos con el nivel medio de los profesionales sanitarios y docentes españoles en Andalucía. El PSOE lo prometió en la legislatura anterior, pero como reconoció Espadas el jueves pasado, no lo hizo. El PP también defiende esta iniciativa, que en cualquier caso tendrá lugar en varias anualidades. El objetivo también incluye un acuerdo sobre la gestión de los fondos europeos, aunque ni el Gobierno central, ni la Junta Directiva, ni los ayuntamientos han llegado a los detalles de la concretización hasta el momento.

«Básico» aprueba las cuentas

El gobierno, que encabeza Moreno, ve la aprobación de las nuevas cuentas como «fundamental» -serán las últimas de la legislatura- para la recuperación económica de la comunidad. «Negociaremos hasta que se acaben», dijo el primer ministro Elías Bendodo. En esta tesis está el PSOE de Espadas, que cree que la comunidad se encuentra «en un momento excepcional que requiere una solución excepcional».

Preguntado si creía que la posición de Moreno era sincera, el socialista respondió: «Vi la búsqueda de un acuerdo entre quién es presidente de la junta hoy y quién puede ser mañana».

Todavía queda un largo camino por recorrer para ver si se firmó un pacto después de esta conversación preliminar y cómo. Si el PSOE se abstiene o vota en contra de presentar cambios al importe total que se espera que registren otros colectivos. «Dependerá de si las negociaciones son óptimas o no», dijo Espadas. La posición hasta ahora es no obstaculizar el procesamiento y dejar pasar la cuenta.

En el PP andaluz reconocen que hay una sensación de «vértigo» ya que los dos grandes partidos «nunca han intentado» una operación como esta ni en Andalucía ni en España. Fuentes del PP aseguran que con esta oferta Espadas es quien más puede ganar, ya que un acuerdo disiparía la sombra de la elección.

Las mismas fuentes del PP confirman que las previsiones de la encuesta que le aconsejan pulsar el botón electoral y que Moreno responde a estos interlocutores con negativas no paran de llegar a la mesa del presidente de Andalucía. Las cifras, gestionadas por el presidente de la junta, apuntan a que el PP andaluz está ampliando su base electoral a costa de Vox y Ciudadanos, partido en clara liquidación, y que su futuro está marcado en las próximas elecciones en Andalucía. Estos estudios muestran un bajísimo conocimiento de espadas y necesita tiempo no solo para visitar Andalucía (todavía preside la alcaldía de Sevilla), sino también para formar un equipo con toda su confianza, algo que hará desde la XIV autonómica. Congreso del PSOE en la primera semana de noviembre.

Contacto mínimo con Vox

Moreno se ha estado reuniendo con el portavoz de Vox, Manuel Gavira, desde hace solo 25 minutos. Los contactos con el extremo derecho son mínimos, según fuentes de PP. «No queremos entregar a quienes nos votaron. «El cambio en Andalucía pasa por Vox», dijo. Este partido se centra en los temas de su cartera ideológica: «inmigración ilegal», cambio de nombre de Canal Sur, memoria democrática, despidos de «incluidos» en el sector público de Andalucía.

Incluso Unidos Podemos por Andalucía estaba más dispuesto que Vox a abrir la puerta a las negociaciones. «El diálogo es lo mínimo que se puede hacer», dijeron los voceros de la coalición Tony Valero y Martina Velarde. «Estamos en una emergencia económica y no vamos a hacer lo mismo que está haciendo la oposición en el Congreso de los Diputados», dijo el coordinador de Podemos.

Ciudadanos, socio de coalición del PP, ve el enfoque presupuestario del PSOE como «una buena noticia», aunque duda de que se lleven a cabo las conversaciones, como han dicho el vicepresidente y coordinador de Cs, Juan Marín, y la portavoz del Parlamento, Theresa Pardo. De todos los miembros del gobierno andaluz, Marín fue el que más claramente abogó por una extensión presupuestaria. «Si finalmente es necesario ampliarlo, se amplía y no pasa nada», dijo a principios de septiembre.

El mismo Moreno opinó lo mismo en noviembre de 2021, cuando sacó las terceras cuentas autonómicas con PP, Cs y Vox. En ese momento, creí que sería muy difícil volver a emitir un nuevo pacto presupuestario con Vox en el último año por parte de la legislatura y en las puertas de las elecciones regionales. Tras el cambio de dirección en el PSOE, la oferta de Swords ahora le obliga al menos a intentarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *