Los empleados de Editis son hostiles a la salida a bolsa de su empresa

Ante el anuncio previsto del nuevo comprador de Editis -que Vivendi, su actual propietario, promete antes de que finalice enero-, las recomendaciones de los representantes de la plantilla a los candidatos a la opa son oportunas.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Stéphane Courbit, nuevo pretendiente de Editis

En un documento confidencial elaborado con la firma Secafi Alpha y ya presentado a su dirección, los empleados de la editorial francesa número dos (Le Robert, 10/18, Plon, etc.) quieren «Asegurar el futuro de Editis con un único comprador, que se hace cargo de todo el perímetro, sin OPV ni LBO [LBO, rachat en ayant recours à beaucoup d’endettement]ni fondos de inversión. anhelan ser “protegido de cualquier estrategia a corto plazo y de cualquier especulación bursátil y financiera”.

Al abogar por la venta del 100% de Editis, se oponen directamente a Vivendi, que, por su parte, quiere vender la empresa en un esquema de «cotización-distribución», interviniendo simultáneamente en bolsa la editorial y mediante la venta de las acciones de Vincent Bolloré (29,6%) a un accionista de referencia. Esta elección tendrá que ser validada por las autoridades de competencia de la Comisión Europea, que darán o no luz verde a la opa que Vivendi incorporó en febrero de 2022 sobre el grupo Lagardère, para hacerse con el control de Hachette, la tercera editorial más grande.

distribución más justa

Quemados, dado que ya han cambiado cinco veces de dueño en veinte años, los empleados esperan que el comprador tenga verdadera solidez financiera y una «capacidad inversora demostrada, en línea con los retos de desarrollo de Editis, con un compromiso a largo plazo (más de diez años)». Michèle Benbunan, directora general de Editis, dijo en una entrevista con Mundo6 de julio, que Vivendi había invertido 50 millones de euros en el grupo en tres años.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Se reorganiza la división de educación de Editis

Si se elige a un inversor extranjero (la Mondadori italiana sigue en la pista), los empleados piden entonces “reservar al menos el 25% del capital para un inversor institucional francés”, como Bpifrance o la Caisse des dépôts. Como parte de una distribución más justa, también proponen asignar “5% a 10% del capital a empleados en condiciones de acceso preferencial”, a la vez que los asocia económica y equitativamente al éxito del proyecto empresarial. Lo que sucedería en particular por «una prima de transferencia» (3% del precio de venta), que sería redistribuido al personal de la empresa.

Le queda por leer el 39,18% de este artículo. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *