la prensa japonesa llama al final de un «tratado desigual»

El acuerdo anunciado el lunes 30 de enero es presentado por Renault y Nissan como «la ambición de fortalecer los vínculos de la Alianza y maximizar la creación de valor para todas las partes interesadas». Sin desatar pasiones, el acuerdo es sin embargo presentado por los medios japoneses, tendiendo a olvidar que Nissan fue salvada por Renault en 1999, como la restauración de una injusticia. El canal TBS habla así de ello como la puesta en marcha de un «relación igualitaria» configurar el final de “un “tratado desigual” que ha durado más de veinte años”.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores Renault y Nissan, unidos desde hace más de veinte años, firman su cuasi divorcio

Este punto de vista también se refleja en el reportaje de la emisora ​​pública NHK, que habla de un «relación de capital favorable a Renault desde hace más de veinte años» quién “será esencial refundada” y la entrada «hacia una nueva era» de la relación entre ambas empresas. De hecho, la alianza de capital establecida entre Renault, Nissan y Mitsubishi podría convertirse en una simple alianza industrial.

El diario conservador Sankei También saluda el final de un tratado desigual, siendo Nissan, aunque más grande que Renault, privada del derecho de voto con su socio francés. El periódico también insiste en los temores del grupo japonés de ver patentes comunes, en particular sobre conducción autónoma y baterías, siendo accesibles a otras empresas con las que Renault desea asociarse, como el fabricante estadounidense de semiconductores Qualcomm o Google.

Dificultades persistentes

Kenji Momota, periodista especializado en el automóvil, recuerda sobre este tema que tal acuerdo no fue fácil porque “los dos grupos no son fuertes en las mismas regiones, y no tienen las mismas prioridades o posiciones, particularmente en electricidad”. Potente en Estados Unidos o China, a Nissan no le interesan necesariamente los vehículos eléctricos en el mercado europeo, que es la prioridad de Renault, y quizás no le guste el acercamiento entre el fabricante francés y el chino Geely. “Debe haber sido difícil ponerse de acuerdo sobre participaciones aceptables para ambas partes. »

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores «Regreso al futuro en la industria automotriz»

El anuncio del acuerdo también se produce cuando Nissan está experimentando dificultades constantes. También anunciado el 30 de enero, las ventas en diciembre de 2022 cayeron un 22,2% interanual. Para el año que finaliza en marzo, el grupo espera que las ventas disminuyan un 7,5% en comparación con el año anterior, a 3,7 millones de unidades. Si ha revisado al alza su beneficio anual, previsto en 155.000 millones de yenes (1.100 millones de euros), es por la depreciación del yen. El grupo japonés se mantiene lejos de su desempeño pasado. En el año finalizado en marzo de 2018, había vendido 5,7 millones de vehículos.

Sobre el Autor