La Poste registra un beneficio de hasta el 11 % en 2022, al tiempo que entrega menos paquetes y correo

La Poste soportó su primera caída en las entregas de paquetes en 2022, con un aumento del beneficio neto del 11 %. No obstante, el grupo prevé un año 2023 » más difícil « y quiere crecer en servicios digitales y locales. “El año 2022 se caracterizó por un entorno económico muy difícil con la ralentización del crecimiento, la guerra en Ucrania, el aumento de los precios de la energía y la inflación generalizada”detalló el CEO, Philippe Wahl, durante la presentación de los resultados del año entregada el jueves 23 de febrero.

Vierta tanto, “Vemos una fuerte resistencia en la actividad y los resultados del grupo”, precisó. La facturación cayó un 2,3% respecto a 2021 hasta los 35.400 millones de euros, al igual que el beneficio neto (+11%).

Caída del correo tradicional

Por primera vez, el transporte de paquetería marcó época en 2022, con 2.600 millones de paquetes distribuidos (–3% en un año) tras un año excepcional en 2021. En Francia, los volúmenes de Colissimo cayeron un 10 %, e incluso Geopost (paquetes urgentes, incluido Chronopost en Francia) experimentó una caída del 1 % en los volúmenes debido a la lentitud del mercado en Alemania y el Reino Unido.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores En La Poste, detrás del final del sello rojo, un modelo a repensar

No obstante, la facturación de la filial ha disminuido, cerca de los 15.600 millones de euros (+6%) gracias a las subidas de precios. El negocio de paquetería representa ya más de la mitad de la facturación de La Poste, mientras que el correo tradicional sigue cayendo, con un retroceso del 8% en 2022.

La Banque Postale, la filial bancaria del grupo, registró un aumento del 66% en su beneficio neto, hasta los 1.060 millones de euros, en particular gracias a la integración del 100% de CNP Garantías.

Como resultado de estos resultados positivos, “la participación en las utilidades será la más alta jamás otorgada”, anunció Philippe Wahl. Ascenderá a 958 euros por empleado, frente a los 592 euros del año pasado. El grupo La Poste emplea a 238.000 personas, incluidas 184.000 en Francia.

medicinas y comidas

Si bien 2023 promete ser un año complicado, según Wahl, insistió en dos vectores de crecimiento: digital, «que experimentará una aceleración de sus usos»y nuevos servicios locales.

Digital representa 900 millones de euros de facturación y engloba actividades digitales seguras y en la nube. En diciembre de 2022, el Sr. Wahl reveló su ambición de aumentar la facturación de esta actividad a “varios miles de millones en los próximos años”.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores «La desaparición del sello rojo plantea la cuestión de la ordenación del territorio y la brecha digital»

El sector de servicios personales pesa por su parte 700 millones de euros de facturación. Con el envejecimiento progresivo de la población y lo que el Sr. Wahl llama “el cambio residencial en la política de vejez”hay «un campo considerable» conquistar. El correo «avances en la entrega de medicamentos» y ya esta “líder en entrega de comidas”especificó. “El año pasado entregamos 3 millones de comidas a un mercado objetivo de 40 millones”el insistió.

La Poste ya ofrece servicios de asistencia personal o visitas domiciliarias como la actividad “Cuida a mis padres”, que por tanto se desarrollará.

Lea también: La «carta electrónica roja» de La Poste, el correo en modo híbrido

El mundo con AFP

Sobre el Autor