La mala noticia: la subida de la electricidad te afectará independientemente del tipo de cambio que tengas y otras claves de la escalada de precios |  Ciencias económicas

La mala noticia: la subida de la electricidad te afectará independientemente del tipo de cambio que tengas y otras claves de la escalada de precios | Ciencias económicas

JUAN CARLOS HIDALGO / EFE

La escalada de los precios mayoristas de la electricidad, que determina el monto que las empresas que suministran electricidad a los hogares pagan por la electricidad, marcó cinco máximos históricos consecutivos esta semana y finalmente afectó el consumo interno. Este jueves, la ministra de Medio Ambiente, Teresa Ribera, reconoció la limitada capacidad del gobierno para hacer algo en el corto plazo. Factores externos inciden en el aumento y predicen que faltarán días, semanas y meses en los que la electricidad tendrá algo de qué hablar. Aquí hay 11 preguntas y respuestas para tratar de comprender el aumento en el precio de la electricidad y cómo afecta su bolsillo.

1. ¿Por qué se enciende la luz?

Más información

Los precios récord en la actualidad son los del mercado mayorista. Esto marca la cantidad que pagan los minoristas -empresas que suministran electricidad a los hogares y que pagan la factura, que rondan las 300 en España, aunque Endesa, Iberdrola y Naturgy son la mayoría- de las empresas productoras de electricidad. formalmente una actividad diferente, aunque cubierta por los mismos nombres. El precio se determina mediante una subasta diaria, que es ciega. Los especialistas en marketing hacen su oferta, especificando lo que quieren comprar y la cantidad que están dispuestos a pagar; los fabricantes dicen la cantidad de energía que venden ya qué precio. Omie (Operador del Mercado Ibérico de Energía) se casa con ambos y la cantidad recibida es una cantidad que se fija en intervalos de 24 horas al día siguiente. El precio de cierre es el que se paga a todas las empresas generadoras, incluso si pueden generar electricidad más barata.

El resultado de la energía generada se llama mezcla eléctrico. Desde energías renovables y plantas de energía nuclear hasta plantas de energía de carbón o plantas de ciclo combinado, van allí. Estos últimos utilizan combustibles fósiles y cuando son necesarios para producir la electricidad que se requiere en un momento determinado, aumentan el precio.

2. ¿Por qué es más cara la producción de energía mediante combustibles fósiles?

Los mercados internacionales del gas establecen precios elevados. La razón es que el invierno pasado fue más frío de lo habitual y muchos países, entre los que destaca China, se quedaron sin suministros. Para prepararse para el próximo invierno, necesitan reponer sus reservas y así el precio ha subido de unos 16 euros por megavatio-hora (MWh), marcado el invierno pasado, a más de 46 euros en la actualidad. A esto se suman los derechos de emisión de dióxido de carbono (CO₂), un tipo de impuesto medioambiental que los contaminadores tienen que pagar en Europa, que también ha subido este año por la decisión de Bruselas de retirar derechos del mercado a favor de la reducción de emisiones.

3. ¿Cuánto tiempo será el máximo?

Los mercados de futuros, donde las transacciones se negocian en función de lo que se cree que vale la pena a lo largo del tiempo y que sirven para predecir tendencias, tenga en cuenta que la electricidad seguirá siendo cara durante mucho tiempo. Si tomamos el precio del gas como indicador, los expertos creen que la situación actual se mantendrá al menos hasta el primer trimestre de 2022. Otra cosa es hablar de precios máximos, como los que se batieron esta semana durante cinco días consecutivos. La ola de calor ha contribuido a esto, ya que desencadena la demanda de uso de aire acondicionado y, al mismo tiempo, el viento menor hace que se genere menos energía eólica. El resultado es que, en última instancia, es necesario producir electricidad quemando gas. El actual repunte es fácil de romper este sábado, porque los fines de semana la caída de la demanda industrial favorece la bajada de precios. Pero si el calor continúa, nadie puede descartar que el lunes el mercado vuelva a sus viejos caminos y vuelva a alcanzar picos.

4. ¿Cómo se transfiere el precio de la subasta al por mayor a la cuenta del hogar?

En España, los consumidores locales pueden aprovechar la tarifa regulada (precio voluntario para pequeños consumidores o PVPC) o negociar la electricidad en el mercado libre. Los primeros son, según los últimos datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, 10,6 millones de hogares, y los segundos son 16,2 millones de hogares.

La tarifa regulada está indexada en el mercado mayorista y por tanto en la parte de consumo (uno de los conceptos que se paga al formalizar el contrato de suministro eléctrico) el precio de cada kilovatio fluctúa según este mercado. El precio del mercado mayorista también influye en otros conceptos dependientes del consumo, como el IVA: no es lo mismo pagar el 10% de algo que cuesta un euro, sino el 10% de algo que cuesta tres euros (aunque el porcentaje es el mismo, en el primer caso se pagará 10 centavos de ingreso, y en el segundo 30 centavos). Era común que la parte de la factura dependiente del consumo no superara un tercio del total, pero en circunstancias como la actual, cuando el precio del kilovatio sube y otros conceptos se mantienen estables – o incluso bajan, como el IVA – , los consumos se acercan a la mitad de la factura total.

5. ¿Qué pasará si no tengo una tarifa regulada pactada?

La mala noticia: puede afectarle, y es casi seguro que le afectará a largo plazo. Depende del tipo de tasa de interés que haya acordado con el comercializador. Algunos funcionan de manera similar al PVPC y dudan sobre los precios del mercado. Otros tienen discriminación horaria, pero a precios fijos y según la CNMC a finales de 2020, menos del 7% de los consumidores han contratado tarifas fijas. Por cierto, cada tercio no sabía cómo responder qué tipo de tarifa pagaba. Pero incluso con cursos que utilizan un precio previamente acordado entre el comercializador y el cliente, la escalada del mercado mayorista finalmente tiene un impacto. “Ante importantes incrementos a largo plazo, las empresas se ven obligadas en última instancia a subir los precios”, advierte el analista energético Ricardo Margalejo, cofundador de la comercializadora Gana Energía. Los contratos permiten, siempre con previo aviso y permitiendo al cliente rescindirlo sin penalización, cambiar los términos.

6. ¿Qué otros costes tiene la factura?

Además del consumo, en la factura de la luz se abona otra serie de costes regulados, las denominadas tarifas y cobros. Los peajes se pagan en las redes de transporte y distribución (instalaciones eléctricas y líneas que llevan la luz desde los lugares donde se produce hasta los hogares, que dependen en parte de la multinacional capital del estado Red Eléctrica de España y en parte de las empresas eléctricas). Los costos se utilizan para promover las fuentes de energía renovables, para cubrir los déficits tarifarios o para asignar los mayores costos de los sistemas fuera de la península. Son conceptos que dependen de la decisión del gobierno. Parte de la factura también depende de la capacidad que haya concluido cada vivienda, el alquiler del contador y los impuestos.

6. ¿Por qué la luz ha subido de precio con el frío de Philomena y ahora lo haces por la ola de calor?

Ni los episodios de frío extremo ni de calor extremo son favorables para el mercado eléctrico español, ya que limitan significativamente la producción eólica. Sin viento, los molinos apenas se mueven y durante las tormentas tienen que detenerse porque el exceso de viento puede dañarlos. “Cada país tiene su propia política y decide qué es lo que más ha mejorado: en España queremos eliminar el carbón y la energía nuclear, pero no tenemos suficiente energía renovable y dependemos mucho del gas”, dijo el analista energético Ricardo Margalejo.

8. ¿Qué ha hecho el gobierno y qué exige la oposición?

La situación actual de subida de precios comenzó la primavera pasada, por lo que en junio el gobierno aprobó una reducción temporal del IVA en la factura de la luz. Eso fue el 21% y ahora se paga al 10%. Esto significa que a pesar de que la electricidad fue más cara en julio que en junio, la factura promedio fue un poco más barata, según las asociaciones de consumidores. La otra medida fue la suspensión, también temporal, del impuesto a la producción de electricidad, un impuesto del 7% que pagan las empresas. Son medidas de mitigación, pero no interfieren con los factores que determinan la escalada de precios. El impuesto a la electricidad, que también se paga en la factura y es del 5,11%, no se ha tocado.

El PP pidió al Gobierno la abolición definitiva del impuesto a la producción eléctrica (que pagan las empresas, aunque finalmente se traspasa a los precios) y propuso un “traspaso de los costes no energéticos” de la factura a los presupuestos. Esto significaría financiar a través de líneas presupuestarias algunos de los conceptos que ahora se cobran en la factura de la luz como tarifas.

9. ¿Qué está pasando en el resto de Europa?

El sistema de precios ciegos para los precios al por mayor lo determina Bruselas y es similar en todos los países. Todos los que tienen costa mediterránea, a excepción de Francia, tienen precios medios diarios superiores a los 100 € el MWh. Por encima de los 117,29 euros, que España y Portugal celebran este viernes, solo se puede encontrar Italia, pero otros como Grecia o Croacia no quedan lejos.

¿Cuáles son los cambios en cada país? mezcla, es decir, la combinación de fuentes que producen electricidad. Francia, por ejemplo, destaca por tener un componente importante de la energía nuclear, con un precio más estable y más bajo. Sin embargo, los importes superan los 90 euros, los mismos que en Alemania, Bélgica u Holanda. La configuración final de la factura y la forma en que se calcula la factura regulada también son diferentes en cada país, aspectos en los que, según la Comisión Europea, España tiene la oportunidad de actuar. El ejecutivo cambió la tarifa regulada con un sistema de discriminación durante, que entró en vigencia el 1 de junio, movimiento que teóricamente traería ahorros a los hogares y que nada tiene que ver con la situación actual, aunque esto dificulta la valoración del real. impacto de este cambio en las economías nacionales.

10. ¿Una empresa pública de electricidad ayudaría a bajar el precio?

Unidos Podemos ha pedido la creación de una empresa pública energética, oportunidad a la que la ministra Teresa Ribera se mostró receptiva este jueves, abriendo la posibilidad de estudiar su creación al incluir centrales hidroeléctricas cuya concesión caduca. Las centrales hidroeléctricas son algunas de las empresas que se benefician de la denominada beneficios que han caído del cielo. Se producen porque hay generadores que, a pesar de la producción de electricidad barata, obtienen grandes ganancias cuando los precios de cierre de la subasta son altos (porque el precio de cierre se paga a todos). La Transición Ecológica ya ha registrado un proyecto para intentar limitar estos beneficios, algo que el PP también propuso en su momento.

En un contexto europeo, la empresa pública de electricidad no sorprende. EDF (Électricité de France), sin continuar, es la propiedad mayoritaria del estado francés. Otra pregunta es si esta empresa ayudaría con los precios mayoristas moderados. Siguiendo el mismo ejemplo, Francia no se libró de las tensiones de precios este verano. Margalejo, por ejemplo, cree que una empresa pública de electricidad en España “sería una víctima más de la tormenta perfecta”, como determina la situación actual de alta demanda y capacidad de producción insuficiente, utilizando tecnología barata.

11. ¿Cómo puede ser más barata una factura?

“Siempre se puede actuar, pero la realidad muestra que las capacidades del consumidor son limitadas”, dijo Miguel Ángel Serrano, vicepresidente de Facua. Estas acciones incluyen no dejar aparatos eléctricos encendidos. Listo (el punto rojo que ves en la TV), usa regletas de enchufes con un interruptor que te permite apagar la corriente por completo, no dejes los cargadores encendidos ni muevas algunas actividades como planchar o configurar la lavadora durante las horas de menor actividad en aquellos casos en que se discrimine la tarifa horaria. Pero en Facua insisten: “La solución no es que el consumidor adapte sus hábitos, porque su margen es pequeño; sucede que las instituciones, especialmente el gobierno, toman medidas contundentes a favor del consumidor ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *