“La industria no puede conformarse con ecologizar el mundo de ayer, también debe contribuir a la invención del mundo de mañana”

FAnte la urgencia de los retos ecológicos, ¿qué pueden y deben hacer los fabricantes? En primer lugar, intensificar los esfuerzos por la «ecoeficiencia», es decir, la búsqueda de métodos para producir más y mejor con menos: menos materiales, energía, capital, pero también menos emisiones de gases de efecto invernadero, contaminación, efectos destructivos sobre la vida.

La tarea es inmensa. En algunos casos, requiere avances tecnológicos reales, como la descarbonización de los principales materiales básicos (acero y cemento en particular), que representan una parte considerable de las emisiones. Pero notemos que esta tarea está básicamente en la línea de lo que los fabricantes siempre han hecho y han sabido hacer; salvo esta (enorme) diferencia de que ahora se trata de integrar en el cálculo de la eficiencia todo tipo de efectos tradicionalmente rechazados fuera del alcance de este cálculo, y de actuar sobre un ciclo completo que va desde las materias primas hasta el reciclaje de productos terminados.

El reto es pivotar hacia modelos circulares en lugar de los antiguos modelos lineales. Este reto, lejos de ser puramente técnico, implica nuevos criterios de medición del desempeño, un conocimiento profundo de los flujos y nuevas formas de cooperación entre empresas. Es un nuevo paisaje industrial que hay que construir, mucho más allá de la mera ecologización de los procesos productivos.

Lea también: Artículo reservado para nuestros suscriptores “La tecnología tiene demasiado impacto en el planeta para ser la solución a la crisis climática”

Los avances en este frente ya son sustanciales y los márgenes de avance aún son muy significativos. Desafortunadamente, hay un demonio en la caja, que se llama el «efecto rebote»: el progreso realizado en el nivel micro de la oferta se consume, a menudo superado, en el nivel macro de la demanda. El transporte aéreo está destinado a ser más eficiente que hace treinta años, pero la demanda se ha disparado y el impacto general ha empeorado. La necesidad de energía y material para producir una unidad de luz (un lumen) se ha reducido drásticamente durante el último siglo. Resultado: vemos nuestras ciudades desde el espacio, la ganancia ha sido totalmente absorbida por el aumento del consumo. Ningún sector escapa a este proceso. Podemos revertir el problema en todos los sentidos: si no actuamos sobre la demanda al mismo tiempo que sobre la oferta, la búsqueda de la eficiencia es como correr en una cinta rodante que va en reversa.

Una muesca más larga

Por lo tanto, no hay más remedio que pasar por la caja de la sobriedad. Precisando de entrada que éste no puede limitarse a nuestro consumo individual: implica sobre todo repensar nuestras formas colectivas de organizar el tiempo y el espacio, y el consiguiente despilfarro. El ejemplo típico es, por supuesto, la dispersión de nuestro hábitat en pequeñas urbanizaciones, que produce innumerables hogares prisioneros del automóvil. Se configura así una división de roles: eficiencia técnica para las empresas; sobriedad, y las opciones de valor subyacentes, para los ciudadanos-consumidores y las autoridades públicas.

Te queda el 50,97% de este artículo por leer. Lo siguiente es solo para suscriptores.

Sobre el Autor