La Corte Suprema de Israel declara constitucional la ley estatal judía a pesar de liberar a los árabes |  Internacional

La Corte Suprema de Israel declara constitucional la ley estatal judía a pesar de liberar a los árabes | Internacional

El ex primer ministro israelí Benjamin Netanyahu en Jerusalén a imagen de 2019.Ronen Zwulun / Reuters

La Corte Suprema de Israel rechazó este jueves un grupo de recursos interpuestos contra la Ley de la Nación Judía, una controvertida norma constitucional impulsada en 2018 por el ex primer ministro Benjamin Netanyahu, a la que representantes de la comunidad árabe israelí explicaron que habían expulsado a la principal minoría de la República. país, que representa el 21% de la población. La Corte Suprema, que actuó como órgano de revisión de la constitucionalidad de las leyes, dictaminó que la norma “no viola el carácter democrático de Israel” y por lo tanto la declaró plenamente constitucional, a pesar de que prescribe que solo los judíos que tienen la derecho a la autodeterminación de que el hebreo es el único idioma oficial del estado, en detrimento del árabe.

El máximo garante de los valores democráticos en un estado convulso y polarizado, la Corte Suprema prefiere no entrar en el terreno pantanoso de las leyes básicas, como el estado nacional, que forman el marco constitucional de Israel en ausencia de una constitución adecuada. Diez de los 11 magistrados que lo integran firmaron el rechazo de las denuncias. La única excepción fue el juez árabe George Kara, quien se opuso a la resolución y dijo que las regulaciones “niegan los fundamentos democráticos”.

Más información

La presidenta de la Corte Suprema, Esther Hayut, lidera el argumento de la mayoría. En esencia, el texto legal “no viola el carácter democrático de Israel”. “Esta ley básica”, precisó, “es otro capítulo constitucional (…) y debe ser interpretada dentro de otras leyes básicas”, como la dignidad humana y la libertad.

Netanyahu derogó el controvertido proyecto de ley, estacionado repetidamente, en 2018, cuando tenía una clara mayoría en la Knesset al frente del llamado gobierno más conservador de la historia de Israel. El ministro de Justicia, Gideon Saar, entonces miembro del partido de Netanyahu Likud, enfatizó que la Ley de la Nación Judía tiene el potencial de definir el “carácter judío de Israel” sin excluir a las minorías.

Entre las entidades e individuos que apelaron la regla se encontraban el partido pacifista Meretz, ahora parte del gobierno, y la coalición de fuerzas árabes Lista Conjunta. Su portavoz, Ayman Ode, no dudó en tachar la sentencia del Tribunal Supremo por “racista”. “En una democracia, no puede haber igualdad solo para los judíos”, dijo.

Otra organización que se opuso a su entrada en vigor en los tribunales fue Adalah, que se ocupa de la protección jurídica de la minoría árabe. “La Corte Suprema ha incluido la supremacía judía y la segregación racial como principios básicos del régimen israelí”, dijo en un comunicado.

Después de su aprobación por la Knesset, la ley del estado-nación judío desató una ola de protestas entre minorías como árabes y drusos, que temían ser llevados a la ciudadanía de segunda clase por la hegemonía de la mayoría judía, en un país que estaba nacido en 1948., se declara judío y democrático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *