Juez acusa al grupo CDR de terrorismo arrestado por planear ocupar el parlamento |  España

Juez acusa al grupo CDR de terrorismo arrestado por planear ocupar el parlamento | España

Xavier Buygas, uno de los detenidos de la cdr, durante declaración ante la Audiencia Nacional.

El magistrado Manuel García-Castellón, instructor de la Audiencia Nacional, procesa a 13 presuntos miembros de los Comités de Defensa de la República (CDR) que comparecieron durante la proceso. El juez aceptó así la solicitud del fiscal y, mediante auto emitida el martes, concluyó que el grupo había formado una célula “radical” denominada Equipo de Respuesta Táctica (ERT), cuyo objetivo final era “lograr la independencia de Cataluña utilizando la violencia en el mejor de los casos”. Según el instructor, los imputados llegaron a recabar “información veraz sobre sus posibles objetivos”, que incluye un supuesto plan para ocupar el parlamento y “defenderlo más tarde”. Además de nueve de ellos, atribuyó la posesión, almacenamiento y producción de explosivos o artefactos.

Más información

En un breve informe de 45 páginas, García-Castellón describe cómo los acusados ​​detenidos en septiembre de 2019 durante su bautismo como Operación Judas, “Irían más allá de las actividades de los CDR y formarían una organización terrorista paralela, secreta y estable, cuya finalidad sería realizar actos violentos o atentados contra objetivos preseleccionados, utilizando para ello explosivos fabricados y / o sustancias incendiarias en dos laboratorios secretos que la propia organización ha instalado en dos domicilios particulares “.

Según la Fiscalía y la Guardia Civil, la resolución del juez se centró primero en los CDR alegando que nació ERT. Los comités de defensa de la república contribuyeron a la “gran dinámica de movilización callejera” a favor del secesionismo, y de hecho “algunas de sus acciones” fueron “criminales”: “Estamos ante grupos que apuntarían a socavar materialmente el orden constitucional”. ., a través de una estrategia planificada y organizada ”, explica el magistrado. En este contexto, insiste el instructor, se forma entonces una “célula”, formada por individuos de diferentes CDR, “plenamente comprometidos con la causa” y encargados de “realizar las acciones más sensibles”.

Según García-Castellón, los 13 encuestados comparten “principios ideológicos propicios a la independencia” y “activismo radical para conseguirla”. Así, el juez enfatiza que ya se han involucrado “activamente” en algunas de las acciones “más fuertes” de los CDR, como bloquear la vía o derramar aceite en la vía cuando pasaba una delegación policial. Y que aceptaron la “orden recibida del llamado CNI catalán” de dotar de “la infraestructura logística necesaria” para ocupar el Parlamento, donde supuestamente pretendían permanecer una semana.

“De esta manera, aprovechando los contactos propiciados en el contexto de la militancia en los CDR, los investigadores se convirtieron en una célula que incrementó la intensidad y naturaleza de las acciones a un nivel superior”, prosiguió el juez, repasando el rol de cada uno de los ellos. de los 13 imputados. Entre los roles de los imputados, el magistrado destacó la existencia de un “fabricante central” de explosivos y describió el trabajo de “preparar una sustancia llamada termita”.

La detención de los presuntos integrantes de la ERT tuvo lugar el 23 de septiembre de 2019. La Guardia Civil detuvo a nueve personas, siete de las cuales ingresaron en prisión temporal, aunque posteriormente la Audiencia Nacional las puso en libertad. Además, las investigaciones se ampliaron posteriormente a cuatro acusados ​​más. El magistrado Manuel García-Castellón inició esta investigación por delitos de terrorismo, aunque la Sala Segunda de la Sala Penal cuestionó si los investigadores formaban parte de un grupo de estas características. El tribunal vio “pruebas suficientes” de que los detenidos habían participado en las operaciones bajo sospecha, pero se declaró incapaz de “emitir una decisión final suficientemente motivada sobre la naturaleza o naturaleza no terrorista de los hechos”. En primer lugar, dado que no existe una “organización previa” que haya sido declarada como tal “en los tribunales”. Valoración a la que respondió el juez de instrucción: “La ausencia de una organización terrorista previa declarada en el tribunal no impide que los actos cometidos por los miembros de la organización sean considerados terrorismo”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *