Eurostat: la inflación en la zona del euro ha aumentado a niveles desconocidos en los últimos 13 años  Ciencias económicas

Eurostat: la inflación en la zona del euro ha aumentado a niveles desconocidos en los últimos 13 años Ciencias económicas

Varias personas compran en el mercado de Villaverde Alto en Madrid.
Varias personas compran en el mercado de Villaverde Alto en Madrid.David Exposito

La inflación se despertó en 2021 y volvió a niveles desconocidos en los 13 años. En septiembre, el índice de precios al consumidor en la eurozona subió un 3,4% respecto al mismo mes de 2020. En los últimos años, casi toda Europa, no solo Alemania, se había acostumbrado a que los precios elevados ya no fueran un dolor de cabeza. Pero el aumento de los precios de la energía, las barreras a las cadenas de producción y el levantamiento de algunas medidas fiscales tomadas para combatir el COVID han provocado la inflación. La pregunta es cuánto tiempo y con esta pregunta abierta hay un debate sobre si el Banco Central Europeo debería actuar o no.

Se espera que el aumento de cuatro décimas en los datos publicados este viernes por la Oficina Europea de Estadística provenga del día anterior, cuando se publicaron los datos de las grandes economías de la eurozona, como España, Alemania o Francia. El 4% observado en España es el más alto desde septiembre de 2008, cuando el barril de petróleo superó los 100 dólares y un boom en el precio de las materias primas y los alimentos precedió a la quiebra de Lehman Brothers. En Alemania, no se ha observado un 4,1% desde 1992. En Francia, las presiones sobre los precios son menores, un 2,7% según el índice armonizado.

En las notas de los institutos nacionales de estadística de España y Alemania (INE y Destatis), los precios de la energía fueron mencionados como los principales responsables de lo ocurrido en los últimos meses. La autoridad alemana incluso señala que los precios de la energía en este país han subido un 14,3%.

Destatis también apunta a la finalización de los recortes temporales del IVA adoptados por el gobierno de Angela Merkel para mitigar el impacto económico del coronavirus que juega un papel en este aumento de precios. El tercer detonante son los problemas de suministro que surgen en las cadenas de producción por la falta de microchips (los fabricantes de automóviles tuvieron que reducir sus actividades) y semiconductores. La rápida recuperación de estas cadenas depende en parte del vigor de la recuperación económica.

Pero el presente es el cóctel que está subiendo los precios, y parece que será el futuro inmediato, por lo que la escalada no se detendrá ahí, sino que continuará en los próximos meses. En qué medida -hasta ahora el nivel alcanzado ya ha sorprendido a quienes pronostican algún incremento este año- y por cuánto tiempo son clave. Existe un amplio consenso entre los dos. Los precios subirán al menos hasta fin de año: el Bundesbank espera que se acerque al 5% en Alemania, un país donde la inflación es temida como el infierno. Entonces, en cambio, la tendencia se revertirá.

Expertos del Banco Central Europeo (BCE) apuntan a un IPC medio en la eurozona por debajo del 2% el próximo año e incluso más bajo en 2023. Estas previsiones son las que impulsaron a la presidenta de la máxima autoridad monetaria, Christine Lagarde, a advertir esta semana en Sintra que los precios no cambiarán sus planes y mantendrá la política expansiva. La francesa lo hizo hasta seis veces en un discurso el lunes, advirtiendo a sus partidarios que la política monetaria del BCE, con el Bundesbank y su presidente Jens Weidmann, pronto volvería a la ortodoxia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *