Entrevista con el Carf: ‘Estamos llevando el gasto hasta niveles máximos’ | Finanzas | Economía

La estabilidad de las finanzas públicas, en un escenario en el que surge el gas público, es una de las presiones que sufrió el Gobierno.

En un pronunciamiento más reciente del Comité Autónomo de la Regla Fiscal (Carf), la organización alertó por riesgos de que no se cumpla la Ley de Regla Fiscal en adelante. Andrés Velasco, director técnico de Carf, conversó con Portafolio sobre el panorama fiscal del país y los retos que ve para el Gobierno.

(Más noticias: El Minhacienda defendió el compromiso con la regla fiscal)

¿Qué probabilidad hay de que se cobre la regla fiscal?

El pronunciamiento de riesgo de incumplimiento es llamando la atención sobre los años 2024 a 2026. En 2023 las cosas están dadas para un cumplimiento de la regla acorde con la Ley 2155 de 2021. Hay riesgos, pero son manejables.

La regla fiscal tiene una doctrina en que se proyecta gasto permanente solamente cuando hay ingresos permanentes. En el Marco Fiscal de Mediano Plazo, el Gobierno incluye para 2024, 2025 y 2026 unos montos muy importantes de arbitraje de litigios. Hay una cuota por cerca de 30 mil millones de dólares y quiere implantar una estrategia para recuperar esos recursos, que serían 15 mil millones de dólares en 2024, 10 mil millones de dólares en 2025 y 5 mil millones de dólares en 2026.

Esos recursos tienen la caracteristica de nuestro ser estructural, permanente ni recurrente. El Carf considera riesgoso programar gasto estructural con eso, iría en contravía del cumplimiento de la regla fiscal. No existe material estructural que los sustituya.

(Más noticias: Gasto, la bandera roja que prise alertas en el Marco Fiscal)

¿Puede haber un posible desfinanciamiento?

Más que eso, estaríamos enfrentando presiones impuestos a futuro. Hay que hacer una aclaración, esta es la primera vez, los años 2022 y 2023, para los cuales la regla fiscal colombiana no se puede cumplir con ingresos no estructurales, porque precisamente fue un cambio importante que se hizo en 2021 y quedó por ley el no permitir que ingresos no estructurales financien gasto estructural. Los gobiernos anteriores no tuvieron esa restricción.

Yes ese cambio no fue algo caprichoso, es que el estándar anterior, así que cumplia la regla fiscal, no evitaba que la deuda sufriera.

¿Cómo ve la postura de gasto del Gobierno?

Colombia vivía con un nivel de gasto cercano al 15% del PIB por mucho tiempo. Con la pandemia, ese gasto se elevó, y después de la pandemia se hizo un esfuerzo por recaudar recursos adicionales, se han hecho dos reformas tributarias para sostener un nivel de gasto un poco mayor.

En 2022, el gas primario disminuirá, sin contar el Fondo de verificación de precios de los combustibles (FEPC), del 16,1% del PIB. En 2023 eso sufre 1,5 puntos, un 17,6%, y lo que desde el Carf mencionamos es que estamos llevando el gasto a máximos.

En 2024 vamos a llegar tiene un máximo del 19,5%, y en 2025 hay otro máximo, del 19,8% del PIB. Se está programando mayor gasto, al límite de lo que sería el cumplimiento de la regla fiscal, pero realmente no es al límite, porque se está programando mayor gasto financiado por estos que ingresos no son estructurales y además son inciertos.

(Lea más: Reformas del Gobierno causarían gastos adicionales no contemplados)

Andrés Velasco, director técnico de Carf

Carro

¿Cómo ve el impacto fiscal de las reformas?

Esta es una de las preocupaciones con respecto a al gasto, por más que está alto el Marco Fiscal no considera de forma explícita que las reformas, y estoy hablando de salud y pensiones, están incluidas dentro de ese techo. Sí, es muy probable que las reformas supongan un gasto incluso adicional al que se está programando, que ya es bastante alto.

In el Carf hemos estimado que lo que es medible de la reforma de la salud puede costar 0.4% del GDP permanentemente y respecto a la reforma pensional, estimamos que de las erogaciones qu’implica el articulado actual pueden surgir relaciones de cerca del 0 , 3 % del PIB de acuerdo, entonces sumadas tenemos al menos un riesgo de 0.7% del PIB de gasto adicional que no está de forma explícita en el Marco Fiscal de Mediano Plazo y que sería un gasto estructural.

¿Qué opina del manejo que se ha dado al Fepc?

En este caso la reacción del Carf en el pronunciamiento es elogiar a poco la actitud del Gobierno y la responsabilidad frente al manejo de este déficit, porque realmente está desactivando poco a poco uno de los problemas fiscales más grandes que ha enfrentado la Nación.

Con las subidas de precios a la gasolina qu’emrendieron desde el último trimestre del año pasado, la causa del déficit ha pasado de $36 mil millones en 2022 a alrededor de $18 mil millones en 2023. de ajuste de precios está dando resultado, el Carf confía en que el Gobierno termine la tarea con la gasolina hacia final de este año y la comience con el ACPM.

Esencia.

Esencia.

EFE

Frente a los ingresos, ¿se necesita otra tributaria o qué otras medidas puede tomar el Gobierno?

El Carf no se pronuncia acerca de ese tipo de soluciones. El Gobierno y el Congreso tienen el mando y la responsabilidad de la política fiscal, ya ellos decidirán cómo ajustarán el ese balance primario, si con menor gasto o mayores ingresos.

La primera variable de control es el presupuesto de 2024, se tiene que presentar una primera versión hacia finales de este mes y tiene que ser discutida en el segundo semestre.

El pronunciamiento del Carf apunta a la prudencia en el gasto público, asegurando que programe un gasto corriente que sea consistente con los ingresos permanentes.

(Lea más: Los efectos del precio del dólar en la regla fiscal)

Frente a los subsidios que hoy tiene el Gobierno hacia los combustibles, Velasco plantó la necesidad de una transición a otro esquema. “Tenemos que estudiar bien. El Carf dijo en un pronunciamientos el año pasado que el Gobierno debe emprender una política de transición en la que cierren las brechas y se page lo que cause el déficit, al menos con un año rezago. El Gobierno ha venido muy juicioso con esa recomendación. Cuando se acabe esa transición, y se cierren las brechas, será necesario siéntese à analizar cuál va a ser el nuevo esquema o la nueva metodología para que los consumidores puedan evitar la volatilidad internacional del precio de los combustibles », comprobado.

LAURA LUCÍA BECERRA ELEJALDE
​Periodista de Portafolio

Contenido del Artículo

Sobre el Autor