Empresas e individuos recurren a detectives para detener el fraude hospitalario  Ciencias económicas

Empresas e individuos recurren a detectives para detener el fraude hospitalario Ciencias económicas

“Mi hijo está en contacto cercano con un coronavirus positivo”. Esta fue la explicación que dio un hombre que trabajaba en una empresa de jardinería para solicitar una ausencia de 10 días del trabajo. Los trabajos de jardinería tenían más demanda para la limpieza de calles y parques, por lo que la empresa sospechó la veracidad de su caso y pidió a un detective privado que confirmara sus sospechas.

La vigilancia y seguimiento por parte de Indicios Detectives demostró que lejos de su estadía en una casa de cuarentena, el hombre aprovechó sus días libres para hacer jardinería por su cuenta, utilizando la camioneta y materiales de la empresa sin entonces.

“Con la pandemia, tuvimos varios casos de personas que, por no necesitar prueba para reclamar el alta, dijeron que tenían contacto directo con un coronavirus positivo y por lo tanto no podían ir a trabajar”, ​​explica Alicia Lerma, directora de la Agencia de Índices.

El año de la pandemia saltó bruscamente al 7,1%, la estimación más alta en 20 años, según X Informe de gestión de ausencias y empresa de salud Publicado esta semana por Adecco. La cifra ronda los 1.700 millones de horas de trabajo perdidas, que cuestan a la economía española 36.900 millones de euros, el 3,3% del PIB.

La cifra está inflada, dice Javier Blasco, director del Instituto del Grupo Adecco: tres cuartas partes del aumento se debe a un aumento de enfermedades comunes como Covid. El resto corresponde a licencias como el aislamiento preventivo por contacto cercano con una persona infectada, excusa que provocó 10 horas de ausencia del trabajador en 2020.

Si bien el Ministerio de Salud recomendó este tipo de medidas para reducir el aumento de contagios, algunos empleados aprovecharon para evitar el trabajo, lo que llevó a empresas y mutuas a contratar detectives para comprobar su situación.

Covid como excusa

“Con los casos de Covid era muy difícil demostrar que los trabajadores realmente necesitan estar de licencia”, explica un médico de una mutua de accidentes, un trabajador de la seguridad social que prefiere permanecer en el anonimato y que dice que los infectados también se han beneficiado. por enfermedad para extender la licencia por enfermedad hasta por seis meses.

Este es el caso de una mujer de 43 años a la que le diagnosticaron coronavirus en octubre. Cuando el hombre común hizo las primeras propuestas de alta en diciembre, la mujer y su médico de cabecera evitaron pedir nuevas pruebas y documentos para comprobar su salud actual.

No fue hasta abril, cuando la mutua contrataría a un detective privado para verificar el estado real de la mujer, cuando un colega les dijo a los médicos que había estado inscrita en clases de yoga y yoga durante meses. hilado y eso una semana antes de que se conocieran en el cumpleaños de un amigo en común.

“Lo vimos personas que compran resultados de PCR, tanto positivo como negativo, por solo 50 eurosDice el detective Lerma, quien confirma que el coronavirus se ha sumado a la lista de excusas de ciertos ingresos para defraudar a la seguridad social.

Se incluyen otras explicaciones, como el aumento de la ansiedad derivado de la pandemia, algo más difícil de verificar, según Lerma. “En estos casos, tratamos de asegurarnos de que el trabajador no consuma alcohol si va a una fiesta, ya que sería contraproducente a los medicamentos habituales para la ansiedad, o que no sea empleado de otra empresa mientras recibe la licencia por primera vez. trabajo.”

Antes de Covid, Lerma persiguió otra pandemia de parto: dolor lumbar. “Una vez descubrimos que un cliente publicitario que decía no poder trabajar debido a una lesión lumbar llevaba una vida normal, conducía su automóvil y motocicleta e incluso levantaba sacos de forraje”, dijo.

Controle el día mientras trabaja de forma remota




EFE

Las empresas han ampliado el uso de detectives privados para verificar que los empleados cumplan con su horario laboral con la nueva forma de trabajar de forma remota. Según la detective Alicia Lerma, controlar el trabajo de forma remota es difícil porque el empleado solo debe conectarse sin tener que demostrar lo que está haciendo durante las horas de trabajo, pero las sospechas de las empresas comienzan cuando el trabajo del empleado declina.

En dos casos presentados por la agencia Indicios, Lerma descubrió que un trabajador usaba su tiempo de trabajo para comprar con sus amigos. “A veces no entendemos por qué lo hacen si no es una emergencia”, explica. Sin embargo, cita otro caso de una trabajadora que violó su horario de teletrabajo porque estaba cuidando a su madre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *