El último adiós de Inyaki Gabilondo a la radio.  televisor

El último adiós de Inyaki Gabilondo a la radio. televisor

Ha dedicado prácticamente toda su vida a la radio, y medio siglo antes de los micrófonos, la periodista Inyaki Gabilondo (San Sebastián, 78) se despidió. Hizo el anuncio oficial de su despedida este martes en la Cadena SER, donde hizo una exitosa carrera profesional y se convirtió en inspiración para varias generaciones de periodistas. «Estoy convencido de que se acabó», le dijo a la antena. Hora 25, programa del que fue director a finales de los años setenta. «El envejecimiento es un proceso de despido. Cumpliré 79 el mes que viene. Estaba claro que se había acabado y estaba aburrido de mí mismo ”, explicó.

Inyaki Gabilondo, en un estudio SER de 1995
Inyaki Gabilondo, en un estudio SER de 1995

La trayectoria de Gabilondo es atípica. Tomó el camino contrario al que suelen seguir los profesionales del periodismo: primero fue director de la SER en varias emisoras locales, y luego pasó a programas directos y de actualidad, entre ellos Día tras día, la gran apuesta por la modernización del canal más escuchado en el dial, que piloteó durante 19 años y que dejó en 2005 para estar al frente del principal informativo del naciente canal de televisión Cuatro. Durante la despedida, el periodista admitió que la SER le había dado todo: “Cada vez que escuchaba brillar la luz roja, sentía la percepción de un niño que soñaba con estar ahí. Creo que era como casi todos los niños porque todos querían vivir en Disneyland «. Recordó que su familia vivió el encanto de España en torno a la radio. “Con la radio, como creadora de imágenes mentales, cada palabra llenó de color nuestro mundo. Nunca he experimentado un triunfo más grande que cuando era director de Radio San Sebastián.

No cometió errores, tonterías o bromas sobre material tan sensible como la información. Lo grabé a sangre y fuego

Ana Pastor

Para anunciar este paso decisivo, el periodista eligió la complicidad de Aymar Bretos, director de Hora 25. “Estaba como quería ser y me retiré con la máxima discreción. Cuando dejé de comentar, debí haber dejado todo. Forzamos un poco mas Día tras díapero estaba claro en mi corazón que el fin había llegado. “Luego de un largo período de reflexión durante la peor parte de la pandemia, en enero dejó comentarios diarios analizando la actualidad con una visión clara. Luego dijo que cada vez era más difícil tener una opinión porque siempre había tenido muchas dudas”. Ahora hay mucha gente que tiene una opinión de una manera muy fácil, incluso sin necesidad de información. Cada día comentar te obliga a entrar en el centro de la polémica, la ira. Con el aumento de la polarización y el radicalismo, mi malestar aumenta «, dijo. asegurado.

Con uñas y dientes

Para quienes trabajaron con él o fueron sus rivales en el aire, la despedida de Gabilondo provocó reacciones llenas de emoción y cierta tristeza. Luis del Olmo, concursante desde hace dos décadas en el aire matutino de RNE, Cope y Onda Cero, se opuso este miércoles para agradecer la despedida de este último. «No lo creo. Espero que sea una broma. No creo que pueda despedirme de la radio o del micrófono. Le dio todo a la radio y la radio le dio tanto … ”, comentó con voz quebrada Del Olmo, que siempre se sintió como un» amigo del alma «del periodista donostiarra. «No sé a qué está tocando mi querido hermano», agregó, «pero si fuera cierto que apagó el micrófono, eso es algo muy amargo, y esa sería la noticia más amarga en la historia de la SER». Del Olmo se retiró en 2013. Su nariz le dijo entonces que tenía que bajar la cortina. Este objetivo no se logró. «No puedes despedirte de la radio para siempre. Sigo zascandileando «, dice ahora el creador del legendario Los protagonistas.

Quienes han trabajado con Gabilondo en SER desafían el compromiso del periodista con el respeto a la verdad y la coherencia. Isaias Lafuente se incorporó como asociado Día tras día en 1986, cuando la gran revista de infoentretenimiento estaba a punto de salir. Tuvo la «suerte» de trabajar en una aventura «emocionante» y de ser «absolutamente impresionante». «En ese momento, gané la lotería. Me considero muy afortunado ”, dijo Lafuente, quien compartió 19 años con Gabilondo en un espacio donde fue subdirector.

De aquellos tiempos, Lafuente, ahora asociado a la velada Una ventana, recuerda las lecciones aprendidas: que oír es diferente a escuchar y que ver no es lo mismo que ver. O que la objetividad no es igual a la frialdad del notario. “Para Inyaki, la objetividad era y es una obligación para tomar unos metros para ver el panorama. Pero cuando vemos al asesino y al asesinado, al abusador y a la mujer abusada, tenemos que tomar partido. Vinimos a esta profesión para involucrarnos. Para Antonio García Ferreras, exdirector de la SER, Gabilondo «fue un antes y un después de la dignidad del periodismo en España». “Fue y es el poder de un compromiso ético, brillante y férreo con esta profesión. Con él cada mañana en la radio, España era un país mejor y, sobre todo, más tolerante y abierto. Inyaki es el maestro que nos mostró el camino. Sigámoslo «.

Ha sido y es la fuerza de un compromiso ético, brillante y férreo con esta profesión. Con él en la radio todas las mañanas, España era un país mejor

Antonio García Ferreras

La radio tiene cincuenta años, pero Gabilondo no la considera cosa del pasado. “Este es el único transportista que trabaja horas, minutos y días y no requiere la atención de nadie. Si escuchas la radio, puedes hacer cualquier cosa. La radio te convierte en una segunda voz, si quieres, puedes escucharla, si quieres, puedes escucharla. Algunos nos escuchan y otros nos escuchan.

Para la periodista Anna Pastor, que estuvo involucrada en las noticias de SER hasta 2006 y ahora en laSexta, Gabilondo transmitió la curiosidad de su equipo, el deseo de sorprenderse y saber. Y lo hizo, además, con mirada atenta, profunda y endurecida. Y eso fue transferido a la antena de radio. «Su nivel de exigencia solo era comparable a su nivel de autoexigencia. No cometió errores, tonterías o bromas sobre material tan sensible como la información. «Grabé esto a sangre y fuego», dijo. Al evaluar el paso de Gabilondo en la radio, agregó: «No podemos permitirnos excluir a Inyaki del análisis en este país. Hay muy pocas personas con su maravillosa cabeza».

Más información

Debajo de su escenario encabezado por Día tras día, SER tomó la delantera y logró superar lo omnipresente Los protagonistas. En 1993 se incorporó a la dirección de la cadena Daniel Gavela. “Tuve la suerte de encontrar a un hombre con un altísimo nivel de conocimiento actual y compromiso con el periodismo, con una enorme capacidad de trabajo, una curiosidad infinita y una independencia absoluta”, de mirada “certera” y que se ha enfrentado a situaciones muy difíciles. “Fue amenazado con terrorismo y descalificación, pero nunca se rindió. La saturación lo ha derrotado. Es una pena que se vaya, pero tiene derecho a hacer lo que hizo ”, agregó Havella, quien no tiene idea de que SER llegó sin Gabilondo. «Contribuyó a la profesión de la radio de entretenimiento y defendió el periodismo marcado por la honestidad y la protección independiente de las bombas», dijo.

Ejemplo: Isaias Lafuente dice que como casi colaborador en Día tras día, Un jefe de gabinete de un ministro importante en ese momento llamó para pedir un cuestionario sobre las preguntas que Iñaki le haría al día siguiente. “No tuve fuerzas para decirle que no habíamos hecho esas cosas. Consulté con Iñaki y me respondió: «Dile que el ministro nos enviará las respuestas que nos dará y que cuando las vea yo decidiré si lo entrevisto o no». Lo que puede parecer una anécdota siempre significa mantener la posición y defenderla con dientes y uñas hasta el final ”.

Puedes seguir a EL PAÍS TELEVISIÓN en Gorjeo o regístrate aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *