El tren fantasma del caso Lezo aún no ha comenzado  Madrid

El tren fantasma del caso Lezo aún no ha comenzado Madrid

Llega el 5 de septiembre, y Noelia Pos, la alcaldesa de Móstoles, menciona la “obra fatídica” a David Pérez, el ministro de Transportes. No necesitas más detalles para que todos sepan de qué estás hablando. Han pasado casi 15 años desde que OHL ganó el concurso de 360 ​​millones de euros para conectar Móstoles y Navalcarnero en tren. No se ha distribuido ninguno desde entonces. Miles de vecinos han quedado atrapados en el desarrollo urbano, huérfanos por su principal reclamo. Y el magistrado Manuel García-Castellón abrió juicio oral contra el expresidente Ignacio González al ver “indicios racionales de delito” en la concesión de las obras, pues presuntamente recibió parte de una comisión de más de 2 millones. En este contexto, ¿puedes revivir el tren fantasma?

12-18-17.  (DVD 875) El ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, abandona la Audiencia Nacional para declarar sobre algunos avances en el caso Lezo.  © Jaime Vilanueva

Fiscales piden a González cuatro años de prisión por el tren Navalcarnero

“Debe ser responsabilidad de la Comunidad. Esta situación es, sobre todo, injusta ”, se quejó José Luis Adele (PSOE), alcalde de Navalcarnero, una población de 30.000 habitantes al sur de Madrid. “Ya sabemos que el tren paró por corrupción”, dijo sobre algunas de las obras que se investigan en el caso Lezo, y que se pararon en medio de la crisis por falta de financiamiento, tanto con el gobierno como con el empresa constructora con cara de perro. “La culpable de que la obra no esté terminada es la Comunidad de Madrid, que firmó un convenio y se hizo cargo de la obra y ahora debe hacerse cargo de la misma”, continuó. A pesar del problema legal con el adjudicatario, él es el responsable de que un territorio muy importante de la Comunidad de Madrid, con ciudades de más de 30.000 habitantes, no cuente con este servicio. Es una lesión relativa “.

La obra inconclusa del tren Navalcarnero.
La obra inconclusa del tren Navalcarnero. Víctor Sainz

Una excavación de casi 20 metros de profundidad y 30 de ancho pasa por los barrios de El Pinar y La Dehesa, en Navalcarnero. Esta es la huella que dejó una obra inconclusa para conectar a los 100.000 habitantes de la ciudad, la de Aroyomolinos, con la red de cercanías y el desarrollo del Parque Coimbra-Mostoles. Al mismo tiempo, la depresión en la tierra es un testimonio tangible de cómo el sueño de convertirse en navalcanero a cambio de atraer a vecinos de otros municipios de Madrid al transporte público (El Álamo, Sevilla La Nueva, Villa del Prado, Vilamanta, Vilamantia, Aldea del Fresno …) y Toledo (Valmojado, Casarrubios o Ventas de Retamosa).

“Compramos en 2010 en la estación, cerca de una de las paradas, teníamos esperanzas y nos afectó mucho que no se hiciera”, dijo Mariano, uno de los vecinos. “El área ha estado inactiva durante muchos años, aunque ahora parece estar avanzando un poco más, con varios edificios nuevos”, agregó. “Compramos por 38 millones de pesetas [unos 225.000 euros] y tenemos vecinos que vendieron por 20 [unos 120.000]. Si vendemos, no nos dan lo que pagamos por ellos, porque no es central y no hay tren … ”, prosigue. “Hasta hace 10 días, ni siquiera teníamos farmacia. Para comprar de verdad, tienes que ir al centro de la ciudad con tu coche. “

Otro tramo del tren Navalcarnero está en marcha.
Otro tramo del tren Navalcarnero está en marcha. Víctor Sainz

Promovida por Esperanza Aguirre, las obras se paralizaron en 2010 por falta de financiamiento de la concesionaria y con 8 de los 14,4 km de infraestructura ya terminados, según el gobierno regional. Desde entonces, la Comunidad y la constructora vienen demandando a los tribunales para determinar quién es el culpable de los cambios en el proyecto (con el imprevisto entierro de un túnel) y de financiación (los 50 millones que reclama OHL).

En consecuencia, el PSOE condenó a Navalcarnero como el único municipio con más de 30.000 habitantes de la Comunidad de Madrid sin transporte ferroviario. Y nadie sabe qué hacer.

El exasesor de transportes Ángel Garrido llegó en febrero a proponer el traspaso de obra al gobierno español (“La población beneficiaria de Mostoles superaría los 210.000 habitantes”, dijo), pero el avance electoral lo decidió Isabel Díaz Ayuzo en marzo. Salir del proyecto a nada.

“Actualmente, existe una discrepancia en los criterios respecto a lo que reclama la empresa y lo que reconoce la Comunidad de Madrid, a lo que hay que sumar que dos casos están siendo investigados por los tribunales”, dijo un portavoz del Gobierno. “Es, pues, un tema de largo plazo siempre y cuando exista un veredicto firme, ya que ambas partes están reclamando montos distintos sobre este tema”, agregó sobre la polémica, otro que está procesando al PP a través de resúmenes de Punic, Gurtel y Lezo.

Quizás por eso el programa electoral de Isabel Díaz Ayuso no menciona el problema. El PSOE, por su parte, se comprometió a incluir en el presupuesto regional los recursos económicos necesarios para completar la infraestructura. Por su parte, Más Madrid dijo que negociará con el Gobierno central la inclusión del tramo Móstoles-Navalcarnero en la red de pasajeros, “procediendo a su implantación”. Podemos también prometió completar la obra.

Pero el PP ganó. Y casi 15 años después, la confusión judicial que enfrentan el gobierno y la empresa constructora en los tribunales sigue sin resolverse. Mientras tanto, los vecinos esperan un tren que nunca llega.

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *