El regreso al aula continúa como antes de la quinta ola: más alumnos por clase y una máscara obligatoria  Educación

El regreso al aula continúa como antes de la quinta ola: más alumnos por clase y una máscara obligatoria Educación

La Consejería de Educación y las Comunidades Autónomas decidieron este miércoles mantener el protocolo de medidas higiénicas para prevenir el COVID, aprobado en mayo, antes del inicio de la quinta oleada y cuando la frecuencia acumulada de 14 días sea inferior a la mitad ahora (306 casos por 100 000 habitantes este martes). Este documento prevé un aumento en el número de estudiantes en el aula en comparación con el curso completado en junio. La rápida tasa de vacunación de los adolescentes (el 61,7% de la población entre 12 y 17 años ya ha recibido una dosis y el 16% el régimen completo) y el éxito de la implementación del año pasado sugiere a las autoridades educativas que la norma aprobada hace tres meses es suficiente. Los principales cambios respecto al año anterior son el aumento de la proporción de niños (de 20 a 25 niños en un aula) y en la escuela secundaria, con una disminución de la distancia entre estudiantes (de 1,5 metros a 1,2 metros).

La ministra Pilar Allegria destacó tras un encuentro con los asesores de educación de las Comunidades Autónomas que el objetivo común del próximo curso es asegurar la asistencia plena, que la mayoría de territorios no podrían ofrecer en el último curso de Bachillerato. La Comunidad de Madrid ya ha propuesto flexibilizar las medidas. No obstante, el sentimiento generalizado entre las Comunidades Autónomas es iniciar el curso con las medidas aprobadas en mayo y adecuarlo en función del resultado que proponga, en línea con lo que dijo la ministra al final de la reunión, donde pidió “prudencia”. “.”. Familias y profesores han exigido en los últimos días que se mantengan los mismos estándares de seguridad que el año anterior.

Más información

El gobierno y las autonomías están trabajando en paralelo, en el ámbito de la salud, para adaptar el manual de seguimiento de casos COVID. La gran innovación propuesta sugiere que los alumnos vacunados de secundaria no deberían ser puestos en cuarentena cuando se identifica un caso positivo en su clase, como han aprobado otros países europeos, como Francia, según han asegurado fuentes informadas a EL PAÍS de las negociaciones.

Contratación de profesores

Alegría destaca la gran transferencia de fondos que el gobierno destinará a las comunidades para adecuar sus servicios públicos al COVID, más de 13.000 millones, que se entregarán entre octubre y noviembre. El ministro pidió autonomía para hacer de la educación una “prioridad en la distribución” del dinero. La perspectiva de estos fondos, así como otras emergencias recibidas de las comunidades en los últimos meses por el Ministerio de Educación, ya ha llevado a varias comunidades a anunciar la contratación de varios miles de maestros adicionales, como lo hicieron el año anterior. Estos incluyen la Comunidad Valenciana (5.042), Andalucía (5.000) y la Comunidad de Madrid (3.000). Cataluña tiene previsto anunciarlo en los próximos días y se prevé que aumente en casi todas las autonomías, aunque puede que no alcance los niveles del año pasado, cuando superaron un total de 35.000.

El año pasado, la normativa de prevención funcionó y permitió a España mantener los centros abiertos durante todo el curso escolar y el porcentaje de aulas cerradas por debajo del 2%, mientras que casi todos los países desarrollados los cerraron total o parcialmente. Un estudio publicado en julio en Revista de enfermedades infecciosas de los niños de Sergio Alonso, del Grupo de Biología Computacional y Sistemas Complejos (BIOCOM-SC) de la Universidad Politécnica de Cataluña, refleja que la combinación de baja capacidad de transferencia de estudiantes (especialmente los más pequeños) y estándares de prevención en los centros ha mantenido la tasa de se propaga a niveles muy bajos, que aumenta con la edad. Cada estudiante infectado infectó a un promedio de 0.4 personas. Los niños pequeños son 0.2, los niños en la escuela primaria 0.4 y los adolescentes en la escuela secundaria 0.6.

Muy baja transmisión

Los datos de Alonso se refieren al primer trimestre de Cataluña, la comunidad que más información aporta sobre la incidencia de COVID en las escuelas. Pero el investigador también estudió datos de los dos trimestres siguientes, cuando la variante alfa (originalmente conocida como británica, más contagiosa que la anterior) ya se había extendido. El resultado es que aunque la tasa de prevalencia ha aumentado en los niños (el porcentaje es de 0,2 a 0,3), apenas ha cambiado en la escuela primaria o secundaria. No hay información sobre el impacto de la opción delta, que comenzó a crecer al final del curso. Alonso predice que el delta conducirá a un aumento de infecciones y apoya el mantenimiento de las medidas de seguridad durante el último año. Pero cree que a pesar de los cambios, la tasa de propagación se mantendrá por debajo de 1, el umbral más allá del cual los centros se convertirán en “puntos de intensificación de la pandemia”.

Alumnos de ESO en CPI El Espartidero, Zaragoza, último curso.Carlos Gil-Roig

La experiencia, según el epidemiólogo Salvador Peiro, muestra que los niños y adolescentes se infectan con mucha más frecuencia en reposo, cuando aumentan sus interacciones sociales y la supervisión adulta es relajada que durante los períodos escolares. En otras palabras, la vuelta a la escuela debería tener, en general, un efecto positivo sobre la morbilidad de los niños y adolescentes. En el curso que está a punto de comenzar, los nuevos elementos pueden contrarrestarse entre sí. “El problema es que no sabemos hasta qué punto”, dijo Peiro.

Incertidumbre

El mayor ejemplo de tal incertidumbre son los institutos. Por un lado, el nivel básico del protocolo (que las comunidades pueden endurecer en función de la situación epidemiológica) prevé una reducción en la distancia de los estudiantes de secundaria de 1,5 metros a 1,2 metros, lo que dejará espacio para más que nunca en el salón de clases. Esta distancia interpersonal implica, en cuanto a superficie, 1,44 metros cuadrados por alumno y aula, es decir, menos de lo que la legislación básica ha establecido desde hace tres décadas, aunque en los centros antiguos o con aulas muy llenas será necesario realizar despliegues creando espacios alternativos. Pero además, el fin del blended learning, que operaba en el más grande de España, supondrá que un instituto que acogía a 600 alumnos al día el año pasado ahora se reunirá con más de mil, con un aumento de las interacciones que sugiere al inicio y al final de clases. .

Por otro lado, sin embargo, aproximadamente la mitad de los estudiantes de secundaria serán vacunados en un horario completo cuando comiencen las clases (entre el 6 y el 15 de septiembre, según los territorios). Y la previsión es que todos puedan ser en noviembre.

Aumentar el número máximo de alumnos en una clase de escuela primaria no debería, por otra parte, implicar grandes diferencias. Aunque algunas clases podrán tener hasta 30 alumnos, casi todos los territorios mantendrán el límite de 25, el mismo que funcionó el año pasado en algunas de las autonomías. Sí, habrá un aumento del ratio, de un máximo de 20 a 25, en los niños, etapa en la que los niños no están obligados a llevar máscara, pero cuya capacidad de transmisión es menor al mismo tiempo.

Puedes seguir a EL PAÍS EDUCACIÓN en Facebook y Gorjeo, o regístrese aquí para recibir nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *