El PSOE gallego trasladó su guerra civil a las elecciones primarias  España

El PSOE gallego trasladó su guerra civil a las elecciones primarias España

Sánchez, en un mitin en A Coruña en las elecciones de 2019, custodiado por Valentín González Formoso y Gonzalo Caballero, a la derecha de la imagen
Sánchez, en un mitin en A Coruña en las elecciones de 2019, custodiado por Valentín González Formoso y Gonzalo Caballero, a la derecha de la imagenCORAL ARSCAR

«Como no tiene mucho futuro, veo a un diputado de su grupo que quiere ir al BNG», dijo este miércoles el presidente de la Xunta, Alberto Nunes Feyo, al líder gallego socialista gallego Gonzalo Caballero en un debate en el parlamento gallego. Así, Feijóo intentaba penetrar la herida del líder del PSdeG justo un día antes de que el presidente de la Diputación Foral de A Coruña y secretario del PSOE en esa provincia, Valentín González Formoso, presentara formalmente su candidatura para intentar secuestrar al secretario general. el próximo 30 de octubre.

La herida de Gonzalo Caballero se abrió efectivamente en las elecciones autonómicas de 2020, cuando el PSdeG que dirigía, que parecía reforzarse con sus buenos resultados en las carreras generales y municipales con el viento de Sánchez a Moncloa a favor, se vio desbordado por la intensificación del BNG. , que dejó a los socialistas como tercera y última fuerza parlamentaria y lejos de Feijóo, que disolvió su marca personal. Los barones, en cuclillas hasta entonces, empezaron a moverse.

Solo cuatro meses después de la derrota electoral, la aparente calma interna del partido se hizo añicos en A Coruña. Las familias históricas levantaron la cabeza y comenzó la batalla por el liderazgo del partido. En la sombra, Valentín González Formoso, un hombre que lucha por la alcaldía del pequeño municipio de A Coruña As Pontes (10.000 habitantes), ocupa el cargo desde 2007. Un candidato que califica en el sector oficial del PSdeG como «cool con PP y Feyoo «.

La alcaldesa de A Coruña, Inés Rey, en coordinación con la dirección provincial que lidera Formoso, despidió bruscamente a su asesora de empleo, Eva Martínez Acon, secretaria general del grupo local del PSOE y vinculada a la dirección gallega que lidera Caballero. La mujer deshonrada atribuye la medida de venganza a pedirle a Ray y a otros asesores los aportes económicos a las arcas del partido que exige la normativa nacional.

A la crisis de A Coruña le siguió otra en Lugo, con la dimisión de la líder del PSdeG de la alcaldesa de Saria, Pilar López, a raíz de un artículo redactado por el titular del PSdeG José Antonio Quiroga, en el que atacó a Formoso. Y en Ourense, donde Caballero parece haber mantenido la situación bajo control, la guerra entre familias históricas se desató la semana pasada cuando la exdiputada regional Noela Blanco, pariente de la línea de Formoso que eligió postularse para el oficialismo, fue respaldada por casi 40 por ciento. de militancia.

Algunas partes del partido están lanzando estos días la idea de que Feraz apostaría por el candidato de La Coruña, aunque Caballero se presenta como un hombre de Pedro Sánchez en Galicia. La idea parte del rechazo de la denuncia madrileña por parte de la dirigencia gallega ante un repentino aumento de la pertenencia al grupo As Pontes, controlado por Formoso, que pasó del 111 al 231 entre el 28 de junio y el 2 de julio, que es lo que considera la directiva del PSdeG ”. engañosamente inflado ”y“ una estrategia para distorsionar la voluntad de militancia en los procesos internos del Congreso ”.

Sin embargo, la candidatura oficial está convencida de la neutralidad de Feraz y garantiza que no ha hecho un solo movimiento en el territorio a favor de ninguno de los candidatos.

Pese a los obstáculos evidentes, el actual secretario general espera mantener el apoyo de la mayoría a la lucha y llama a dejar atrás los tiempos sombríos de «deslealtad y tropiezos» para «pensar en la ciudadanía» como reivindica el segundo puesto del PSOE en Galicia. «Prefiero tener tres ayuntamientos, cinco alcaldes en las grandes ciudades, diez diputados en Madrid, 14 en el parlamento gallego, un eurodiputado y seis senadores» frente al peso político del BNG, ha dicho Cabalero estos días, garantizando que con él, el el partido «se moverá hacia la izquierda»; una clara alusión a la posición «más socioliberal», en palabras de los que le rodean, al candidato rival.

Formoso irrumpió este jueves en la campaña, contradiciendo a su oponente al asegurar que estaba representado porque no dimitió «porque el PSOE es la tercera fuerza en Galicia».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *