El precio de la electricidad está incluido en las negociaciones presupuestarias entre los socios gubernamentales.  España

El precio de la electricidad está incluido en las negociaciones presupuestarias entre los socios gubernamentales. España

El precio de la electricidad es actualmente uno de los principales trabajadores de United We Can (UP) y como tal el problema entrará en negociaciones entre socios gubernamentales para los presupuestos del próximo año. Fuentes del partido confirman que este tema, junto con la ley de vivienda o la reforma fiscal, formarán parte del debate con el PSOE para saldar las cuentas, aunque, recalcan, “no habrá líneas rojas”. Las tensiones de los últimos días por la negativa de los socialistas a aceptar la propuesta de la formación para frenar los precios de la energía nuclear e hidroeléctrica se aliviaron este viernes con el registro de una iniciativa en el Congreso firmada por ambas partes para realizar un estudio, un paso simbólico unas semanas después, atormentado por desacuerdos públicos.

Las posiciones sobre la intervención de precios siguen siendo inverosímiles, pero la creación de un órgano de supervisión no permanente en la Cámara Baja para estudiar el precio de la electricidad y las mejoras en el sistema eléctrico es una iniciativa similar, aunque rebajada, a la propuesta de hace una semana por Mass Pais, Compromise y Nueva Canaria, organizaron una reunión dentro del ejecutivo de la coalición.

Más información

Justo un día después de que UP presentara unilateralmente un proyecto de ley para la creación de una empresa pública de energía, la segunda viceprimera ministra Yolanda Díaz, máxima ejecutiva de izquierda en el poder ejecutivo, pidió “cuidar la coalición” y “mejorar los mecanismos conjuntos”. “existencia”. “Los grupos parlamentarios tienen su propia dinámica”, dijo en una entrevista con Radio Euskadi más temprano en el día. “Lo importante es que el gobierno maneja y resuelve los problemas de la ciudadanía”, agregó.

El ministro de Trabajo quiso “evaluar” las medidas tomadas por el ejecutivo para frenar el aumento en los últimos meses. Así, se refirió a la reducción de la tributación tanto del IVA como del impuesto a la producción de energía eléctrica, la restricción de la denominada beneficios que han caído del cielo electricidad o la creación de un fondo de sostenibilidad de 7.000 millones de euros, que afectará a la factura de la luz. Podemos quiere que estas últimas propuestas sean aprobadas por ley real, pero el PSOE prefiere que se sigan tramitando en el Congreso para tener más garantías legales.

“Mientras sea vicepresidente, el ruido es innecesario”, añadió posteriormente en un comunicado a los medios del País Vasco. “Es legal que la ciudadanía controle las diferencias entre los socios, pero no es necesario levantar la voz, sino trabajar y hacer propuestas”, coincidió la vicepresidenta, fiel a su máxima aplicada desde que sucedió a Pablo Iglesias mediante la coordinación. el manejo discreto de las diferencias en el poder ejecutivo. “La vocación es que la coalición dure mucho tiempo. Esta es ciertamente una mala noticia para la oposición “, agregó Díaz. Pedro Gorospe.

El hecho de que el ejecutivo esté agotado por el legislativo hasta las elecciones de 2023 es un objetivo compartido por ambos bandos, reconociendo que el PP es inminente, que llegará hoy al poder solo con el apoyo de Vox. Por tanto, Podemos no quiere imponer líneas rojas a la hora de negociar el presupuesto y, más aún, antes de sentarse a la mesa. El gobierno también tiene la firme intención de priorizar la agenda social en los próximos meses, por lo que estipular todo sobre un tema específico podría poner en peligro esta inversión en áreas clave del partido de Ione Belarra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *