El polémico "Titán", de Julia Ducornau, gana la Palma de Oro |  Cultura

El polémico “Titán”, de Julia Ducornau, gana la Palma de Oro | Cultura

La disputa Titanio, de la francesa Julia Ducornau, ganó la Palma de Oro en el 74º Festival de Cine de Cannes. El director es el segundo ganador del concurso francés después de Jane Campion, por El piano en 1993, aunque se compartió en esta ocasión. La película de Ducorne provocó un gran debate por su proyección del radicalismo, la dureza y la defensa del amor de género y el empoderamiento de las mujeres. Su protagonista, un asesino en serie que queda embarazada en el coche, finalmente finge ser un niño desaparecido para esconderse. Titanio Está traducido del titanio (de la placa que lleva el protagonista en la cabeza) y, como explica su creador, también es un juego de mitos y titanes, los gigantes griegos que querían asaltar los cielos, como su héroe. En francés, agregar una e al final de una palabra la feminiza.

Más información

El jurado estuvo presidido por Spike Lee, quien lo confundió durante la ceremonia cuando dijo que la Palma de Oro era para Titanio, en lugar de seguir el orden natural ascendente de los premios, y ciertamente parecía un cóctel medido en sus nueve componentes de voces masculinas y femeninas y creadores de todo el mundo. Lee pidió permiso para el lío que hizo al romper toda la intriga: “Aprendí que siempre hay tiempo para una segunda oportunidad”, antes de saltarse el guión nuevamente.

Titanio omitir los enlaces a Desastre, desde Cronenberg, hasta el terror más puro, rayano en el visual punk, que supera las crudas imágenes de la primera película del director, Cruel (2016), para finalmente hablar sobre el amor entre padre e hijo o al menos alguien a quien considera su descendencia. Ducorne, un parisino de 37 años, sube al cine Olympus.

El Gran Premio del Jurado fue otorgado ex aequo a Héroe, del iraní Asgar Farhadi y por Hyutti No. 6, por el finlandés Juho Kuosmanen. El premio del jurado también fue ex aequo a Memoria, por Apitchapong Weerasethakul y Ha’berech, por Nadav Lapid. Los dos premios de actuación fueron para Caleb Landry Jones por Nitram, y por Renate Reinsve, por Verdens Verste Menneske. El Premio al Mejor Director fue para Leos Carax, por Annette y el mejor guión lo ganaron Ryûsuke Hamaguchi y Oe Takamasa, por Conduce mi coche.

En cuanto al apartado oficial de las competiciones, hay que reconocer que la puntuación media es notable. Con la excepción de algunas películas seleccionadas por sus orígenes (los dos africanos carecían de originalidad) y Día de la bandera, lHasta el desafortunado giro de Sean Penn a su carrera como director, había al menos notas en las demás que justificaban su proyección. Y fueron notables Héroe, por Asgar Farhadi; últimos 40 minutos de Memoria, por Apichatpong Weerasethakul; Las Olimpiadas, por Jacques Odiard; Les Intranquilles, por Joachim Lafos; Verdens Verste Menneske, por Joachim Trier y Cohete rojo por Sean Baker; y muy interesante Nitrampor Justin Karzel; Tre Piani, de Nani Moretti; La crónica francesa, por Wes Anderson (en su desarrollo visual); o Todo esta bien, de Francois Ozon. Tres titulares abrieron el canal a los espectadores, que luego se dividieron en defensores acérrimos o detractores radicales: Annette, por Leos Carax; Benedetta, por Paul Verhoeven, y Titanio. Y esto siempre es bueno para las actuales gradas indoloras. Primero que nada si Yo manejo mi carro, de Ryusuke Hamaguchi, destacado director japonés que adaptó un cuento de Haruki Murakami. sí Asako I y II (2018) ya ha dado muestras de su maestría, en la última edición de la Berlinale, celebrada online, su La rueda de la suerte y la fantasía fue el mejor largometraje de la competición por el que ganó el Gran Premio del Jurado. En medio año, Hamaguchi publicó obras maestras.

Han pasado 784 días desde que cerró la publicación en 2019. Desde que ganó Parásitos del coreano Bong Jun-ho, su premio Palma y Antonio Banderas al mejor actor con Dolor y gloria. Mas tarde Parásitos se convertirá en la segunda Palm de la historia en ganar también un Oscar a la Mejor Película (solo lo había logrado antes Marty por Delbert Mann). Y covid-19 se convirtió en una pandemia y suspendió su lanzamiento en Cannes en 2020 (solo se anunció su selección de películas) y pospuso ese lanzamiento del 74 de mayo, su fecha habitual de celebración, hasta julio. Según la organización, hay unas 28.000 personas acreditadas, un 30% menos que en años anteriores entre la prensa, los artistas y los participantes del mercado cinematográfico, aunque las ausencias parecen ser mayores en los cines.

Lucha contra Covid

Y, sobre todo, hay una falta de control sobre la pandemia. Si desde un principio todas las personas acreditadas se vieron obligadas a realizarse una prueba de antígeno cada 48 horas oa portar un documento que acreditara el calendario de vacunación completo (excepto los estadounidenses que no son reconocidos como válidos para sus vacunas), no hubo dureza, ni el mismo control al usar la máscara. No fue hasta que llegó el primer fin de semana (el concurso duró 12 días) que aumentaron los mensajes: antes de las proyecciones, el lunes 12, se escuchó una advertencia recordándonos la prohibición de quitarse las máscaras durante las sesiones. En las ruedas de prensa, después de siete días de relajación, los directores finalmente se sentaron enmascarados.

Se realizaron alrededor de 5,000 pruebas cada día y tuvieron un promedio de tres resultados positivos, sin días sin otros y otros hasta seis. No existe un protocolo para estas personas, no hay seguimiento de sus casos y su cierre, no se les brinda asistencia. Tampoco se rastrearon sus contactos: por primera vez se recibieron electrónicamente las entradas para las sesiones, pero no se numeraron, sino solo con áreas limitadas.

A falta de muchas estrellas estadounidenses (no hubo muchas fiestas y por lo tanto patrocinadores para su estadía), la competencia aumentó sus clases magistrales dirigidas por Bong Jun-ho, Jody Foster, Matt Damon, Isabelle Huppert, Marco Bellocchio y Steve McQueen. Y dos palmas de oro de honor: a Foster, que lo recibió en la inauguración de manos de Pedro Almodóvar, y a Marco Belocchio, a quien Paolo Sorentino lo presentó en la ceremonia de clausura. Solo por esta razón, dos momentos fascinantes de los creadores valieron la pena celebrar este concurso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *