El Ministerio de Trabajo fomentará los contratos permanentes para rescindir los contratos temporales  Ciencias económicas

El Ministerio de Trabajo fomentará los contratos permanentes para rescindir los contratos temporales Ciencias económicas

La tercera vicepresidenta y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, conversa con el consejero delegado Antonio Garamendi.Europa Press

El Ministerio de Trabajo ha enviado a empleadores y sindicatos una nueva propuesta actualizada de reforma laboral. En este último proyecto, al que tuvo acceso EL PAÍS, se sigue potenciando el empleo temporal, que solo puede destinarse a sustituciones o picos de producción imprevistos. Y ahora también se regula el contrato fijo rescindido, por lo que es dominante y se utiliza para campañas, temporadas o contratos en lugar del temporal. Hasta ahora, este contrato solo se ha utilizado durante determinadas campañas, como la industria conservera, el sector agroalimentario y el turismo, especialmente en las Islas Baleares.

Esta cifra era muy acotada y ahora se pretende que sea utilizada de forma generalizada, también en la construcción, donde se elimina el contrato de trabajo fijo, que es un contrato temporal de larga duración que está relacionado con la construcción, permite la continuidad de un a otro, no presenta litigio y es coordinado por empresarios y sindicatos del sector.

Más información

Por otro lado, el cambio significativo en las condiciones de trabajo facilitado por la reforma de 2012 es limitado, siempre que se produzca un descenso de la actividad en las tres cuartas partes: las razones se limitan al equipararlas con las de los despidos colectivos; Se reforma el procedimiento de cambio colectivo incorporando sindicatos donde no hay representación legal, lo que implica un mayor control del proceso, ya que es subcontratado, mientras que antes se constituye una comisión interna. ad hoc; La duración de las modificaciones está limitada al vincularlas a la duración de los eventos que justifican los cambios, y las modificaciones colectivas requieren que las nuevas condiciones se definan con precisión. Afectan la jornada laboral, el horario, los turnos, la retribución, el sistema de trabajo o las funciones. Anteriormente, si esto perjudicaba al trabajador, podía salir con una indemnización de 20 días. Ahora será suficiente si no lo acepta. Y la empresa deberá asegurarse de que los trabajadores comprendan el motivo. Por el momento, el cambio en las condiciones pactadas en los convenios colectivos, que requieren negociación, seguirá siendo el mismo. Entonces esto todavía se puede abrir.

El departamento, encabezado por la vicepresidenta Yolanda Díaz, encontró que el convenio de la empresa no podía modificar los salarios y beneficios incluidos en el convenio. También se suprime la capacidad de tocar la duración del día. Solo se puede cambiar la distribución de horas.

Y los nuevos ERTE estructurales están regulados para reducir la jornada laboral. Se denominan Mecanismo de Empleo Sostenible y tendrán que ser aprobados por la Oficina de Trabajo, algo que en realidad dará más poder a los sindicatos, porque en la práctica es probable que la Administración requiera consentimiento para aprobarlo. Las empresas deberán comprometerse a mantener el empleo y se creará un fondo para financiarlo, que recibirá aportaciones de las reducciones de las prestaciones y subvenciones por desempleo, los fondos europeos Sure y el Mecanismo de Recuperación y Sostenibilidad e inyecciones presupuestarias. La modificación de Telefónica formará parte de esta financiación: la aportación que tienen que hacer las grandes empresas al Ministerio de Hacienda para abonar las prestaciones por desempleo en caso de despido de personas mayores de 55 años.

Y esta nueva herramienta se utiliza para añadir una barrera al despido: las empresas deben justificar por qué no utilizan esta reducción del tiempo de trabajo subvencionado antes del despido. Tendrán que motivar que este nuevo mecanismo “es imposible para resolver de manera proporcionada y razonable la situación en la que se encuentra la empresa”, se lee en el documento.

Rechazo del empleador

Esta propuesta legislativa ya ha sido rechazada por los empresarios en su versión anterior. Y las fuentes consultadas señalan que este último rol avanza aún más en esta línea de limitación de la contratación. Creen que Europa lo detendrá porque limita la flexibilidad que ofrece el uso de la temporalidad, la flexibilidad interna es limitada y, por lo tanto, la contratación será limitada y, en última instancia, perjudicará al empleo, dicen fuentes comerciales.

El texto crea un nuevo contrato de formación, que tendrá una duración máxima de un año en una o más empresas tras la formación reglada. Su remuneración se establecerá en convenio, sin que sea inferior al salario mínimo. Es decir, se incrementará significativamente al eliminar los porcentajes que estaban en normativas anteriores. Y la negociación colectiva debe establecer criterios para que las modalidades de formación entre hombres y mujeres sean equilibradas.

En cuanto a los fijos interrumpidos, obliga a las empresas a contar estos trabajadores y dar prioridad a la orden de prácticas para convocarlos a la actividad. Los trabajadores no podrán sufrir daños laborales si no responden a la invitación por coincidir con otros trabajos, actividades formativas, conciliaciones u otros motivos válidos. La ley ya establece que el tiempo entre campañas se calcula como antigüedad a todos los efectos. Y estos trabajadores ahora tendrán preferencia por las vacantes que se abran en la empresa.

Como en proyectos anteriores, se está recuperando la llamada ultraactividad de los convenios colectivos. La anterior reforma del PP hacía estas desintegraciones si no había acuerdo para renovarlas. Pero la propuesta dice que si no hay acuerdo, las partes deberán someterse a mediación o arbitraje por ley. Y hasta que eso se resuelva, el acuerdo anterior seguirá vigente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *