El equipo de Puchdemon reconoce contactos en Rusia  Cataluña

El equipo de Puchdemon reconoce contactos en Rusia Cataluña

Josep Luis Alai, secretario de Gabinete del ex presidente de la Generalitat Carles Puigdemont.

Un equipo de asociados del expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, admitió que entre 2017 y 2020 se reunió con personas cercanas a las autoridades rusas para promover la causa de la independencia de Cataluña. Así lo confirmó este viernes en un artículo de New York Times el jefe de la oficina en Puchdemon Josep Luis Alai. La mano derecha de Puchdemon también admitió haberse reunido con dos personas de los círculos oficiales rusos en octubre de 2019, durante semanas de disturbios callejeros en Cataluña en respuesta a la sentencia del Tribunal Supremo en el proceso de independencia unilateral y el referéndum ilegal.2017

New York Times describe los esfuerzos realizados por el abogado de Alai y Puchdemon, Gonzalo Boye, para formar alianzas en Rusia. El diario basó su información en un “informe de inteligencia europeo”, sin precisar de qué lado estaban los servicios secretos que lo elaboraron, y en dos agentes españoles. Parte del contenido del artículo también proviene del resumen de la denominada Operación Voloch, a la que tuvo acceso EL PAÍS. El alto secreto se ha eliminado esta semana. La Operación Voloch, liderada por el Juzgado de Instrucción número 1 de Barcelona, ​​investiga varias líneas: posible financiación irregular, posible difusión de influencia de nacionalistas y empresarios catalanes, y la organización de manifestaciones violentas y sabotajes en 2019. Alai fue uno de los detenidos en 2020 por orden del Juez Joaquín Aguirre en este caso.

Alai confirma que en octubre de 2019 Sergei Sumim y Artyom Lukoyanov se reunieron. El informe citado por New York Times identifica a Sumim como coronel del servicio de seguridad del Kremlin y a Lukoyanov como hijo de un asesor del presidente ruso Vladimir Putin. Alai explica que esta es una cita amable y Alexander Dmitrenko la pidió. El Ministerio de Justicia niega la ciudadanía española a este empresario ruso en 2020 por sus posibles vínculos con los servicios secretos rusos, pues este viernes surgió otra información sobre los contactos rusos en torno al expresidente de la Generalitat, desarrollados por el Equipo Organizado de Periodistas. informes de corrupción (OCCR) y El periódico. Dmitrenko, que no respondió a la solicitud de información de EL PAÍS, se negó a participar en cualquier actividad ilegal a través de su cuenta de Twitter.

Otro encuentro, confirmado por Alai, es el que mantuvo en 2019 con Evgeni Primakov, alto funcionario de relaciones culturales del gobierno ruso. A la reunión también asistió Dmitrenko, a quien Alai considera miembro del grupo Puchdemon, según conversaciones intervenidas por la Guardia Civil. El secretario de Puchdemon asegura que se reunió con Primakov para conseguir una entrevista del expresidente de la Generalitat con medios estatales rusos.

En conversaciones intervenidas por la Guardia Civil, Alai explicó a Boye que Primakov lo había felicitado por ayudar a difundir un artículo en Cataluña condenando “cómo lugar El europeo ignora la opresión que sufren los rusos en Ucrania “, dijo el propio Primakov. “Evgeni Primakov es la mano derecha de Putin en el Kremlin para las relaciones internacionales”, se jactó Alai ante Boye, “algunos dicen que tiene más poder que el ministro de Relaciones Exteriores”. Ambos comentaron en otras conversaciones sobre cómo persuadir a Puchdemon para que no critique públicamente a las autoridades rusas.

Alai niega el contenido del informe de inteligencia, que afirma que se reunió con miembros de los servicios secretos rusos en Moscú, incluido Oleg V. Siromolotov. Chico admite New York Times quien se reunió con Vasily Hristoforov en febrero de 2020 en la capital rusa, acusado de ser un participante destacado en el crimen organizado. Boye asegura que se reunió con Hristoforov para discutir sus casos legales y no para recaudar fondos para la causa de la independencia.

En el resumen del caso Volokh, hay conversaciones intervenidas por la Guardia Civil entre Alai y Dmitrenko, en las que comentan una operación para vender petróleo por 295.000 euros a una empresa china a través de un conocido mediador catalán en Hong Kong. El periódico También dijo que la Fiscalía había presentado una denuncia ante el juzgado de Barcelona para archivar la investigación de esta transacción petrolera. El juez evaluó que podría tratarse de una “operación irregular” o “financiación ilegal de un partido político”. El fiscal Fernando Maldonado considera que este enfoque es “prometedor” y viola “los derechos y libertades más básicos en una sociedad democrática basada en el estado de derecho”.

Más información

Maldonado también criticó como infundada la investigación del juez sobre posibles vínculos entre los investigadores y Tsunami Democratic, un grupo anónimo que organizó grandes manifestaciones y acciones para boicotear la infraestructura en 2019 luego de la sentencia de la Corte Suprema en el proceso. proceso. El fiscal Maldonado escribe que el juez llevó esta parte de la investigación a la Corte Suprema de la Nación sin “la menor motivación fáctica y jurídica”.

El equipo de Puchdemon residente en Bélgica para no ser juzgado en España para el juicio de proceso, emitió un comunicado destacando cualquier irregularidad, aunque también reconoció indirectamente que estaban en contacto con funcionarios rusos. “Los datos filtrados que han surgido han sido descontextualizados por la realidad”, decía la nota, “todas las actividades internacionales de la oficina del presidente Puchdemon, así como la de su jefe de oficina. [Alay] y su equipo legal, liderado por Gonzalo Boye, son perfectamente legítimos y tienen como objetivo contribuir a la resolución democrática del conflicto político entre Cataluña y España ”. Puchdemon y sus colaboradores condenan a las víctimas de una guerra sucia del estado para criminalizar el movimiento independentista.

La posible influencia rusa se ha planificado durante años en el conflicto por la carrera independentista en Cataluña. EL ESTADO reveló en 2019 que al menos tres miembros de los servicios secretos rusos habían visitado Barcelona varias veces entre 2016 y 2017. El pasado mes de mayo, la Audiencia Nacional abrió una investigación contra estos agentes rusos porque no se pudo probar que su presencia esté vinculada a la estrategia del nacionalismo catalán para separarse de España. A finales de 2020 se hicieron públicas las conversaciones incluidas en la investigación de la Operación Voloch, en las que el líder independentista Víctor Taradellas presumió de contactos en el Kremlin para saldar la deuda de Cataluña y recibir apoyo militar si un general independiente reconoce la adhesión de Crimea a Rusia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *