El desafío de pagar una jubilación del baby boom  Ciencias económicas

El desafío de pagar una jubilación del baby boom Ciencias económicas

“La Baby boom podrán elegir entre un pequeño ajuste en su pensión o podrán trabajar más ”, dijo el ministro de la Seguridad Social, José Luis Escrivá, en una entrevista con TVE el pasado jueves. Por primera vez, un titular de una pensión mencionó abiertamente en público las consecuencias de la jubilación Baby boom “Esta generación nació entre finales de la década de 1950 y finales de la de 1970”, y dijo que requeriría un esfuerzo.

Y lo dijo exactamente el día en que gobierno, empresarios y sindicatos firmaron el acuerdo sobre la primera parte de la reforma previsional. Bajo este pacto, los sindicatos confirman que garantiza que las pensiones se pagarán con más ingresos y no con despidos, como en la reforma del PP, que ahora ha sido derogada por completo. La declaración de Escrivá restó importancia a ese argumento. E inmediatamente lo atacaron. La patronal también se distanció del ministro con una nota que decía: “Esta declaración no es parte del acuerdo alcanzado ni compartido”. Al día siguiente, Escrivá corrigió: “Debo admitir que ayer no tuve mi mejor día y no di esta certeza sobre algo que aún está por definir. Probablemente no me expresé bien o me malinterpretaron. Eran reflejos en voz alta.

Las declaraciones de Escrivá ponen sobre la mesa el debate sobre cómo afrontar la jubilación del llamado Baby boom, la generación más grande. En principio, solo hay una certeza sobre el sistema de pensiones español: el número de prestaciones pasará de los 10 millones de hoy a los 15 millones en 2050. A partir de 2023, comenzará a jubilarse esta generación, que tiene más esperanzas de vida. Y también le sigue otro, caracterizado por bajas tasas de natalidad: el llamado colapso del bebé.

En un sistema de distribución como el actual, en el que las aseguradoras de hoy pagan prestaciones a los jubilados, este es el elefante en la habitación que se ha ignorado hasta las declaraciones de Escrivá de estos días. Sobre todo cuando esta situación va a durar unas tres décadas y además estas generaciones pagan cada vez más y por tanto generan mayores beneficios. Siempre será posible seguir financiando en torno al 12% del PIB, que ya está destinado y por tanto, Baby boom tendrán beneficio de seguro. Dependiendo del tamaño de la economía y la demografía, este pedazo de pastel y, por lo tanto, la cantidad puede ser más o menos grande.

Más información

Desde allí entramos en el campo de las hipótesis. Si se cumplen las proyecciones demográficas, en tres décadas sólo habrá 1,8 personas en edad de trabajar por cada persona mayor de 66 años, frente a los 3,4 actuales. ¿Cómo se puede financiar esto? Un informe del Banco de España muestra que es necesario incrementar las cotizaciones en más de un 35% para mantener la generosidad de la pensión 2050 en relación con el salario medio. Y con una tasa de empleo del 80%, que actualmente solo alcanza a Suiza en todo el mundo. En España es casi el 60%.

El propio gobierno reconoce en su plan de recuperación enviado a Bruselas que, dado el alto desempleo, no parece más adecuado subir los precios. Sin embargo, reconoce aumentos de impuestos. Esta es la posición que apoyan los sindicatos, que defienden que con el aumento de impuestos, el crecimiento económico, una mayor inmigración y el aumento de las bases impositivas por menos fraudes, el sistema se puede mantener sin ajustes.

La Administración Fiscal estima que el aumento del gasto en pensiones tras la derogación de la reforma del PP ronda los cuatro puntos del PIB. Esto equivale a un aumento en la recaudación del impuesto sobre la renta de las personas físicas en aproximadamente un 60%. En un discurso ante la comisión del Pacto de Toledo en el Congreso, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, recordó que subir impuestos de esta magnitud tendría en última instancia efectos económicos similares a la subida de precios y, dado que los jubilados acabarían retirando sus impuestos. ingresos como si la generosidad de la pensión se hubiera reducido.

Sin embargo, hay más claves que se pueden reproducir para hacer que el sistema sea resistente. Si la productividad aumenta, por ejemplo con los avances tecnológicos, el PIB puede aumentar y permitir un mejor financiamiento. Sólo recientemente la tendencia ha sido la escasez de concentraciones. Y la tasa de natalidad parece estar estancada en alrededor de 1,2 hijos por mujer, incluso cuando las cosas van bien.

También podría mejorar el porcentaje de personas trabajando al nivel de países como Suiza, Holanda o Nueva Zelanda, aunque eso aliviaría solo la mitad del problema, explicó Oscar Arce, director de economía del Banco Central de España. presentación.

Recetas del FMI: más inmigración y ahorros

El FMI estima que para financiar las pensiones se pueden necesitar 5,5 millones de inmigrantes adicionales, equivalentes a los que ingresaron entre 2000 y 2007. Aún así, predice que la pensión perderá alrededor de un tercio de su poder adquisitivo en comparación con el salario promedio. Sería necesario tocar todo lo demás, dijo el Fondo, incluido el aumento de los ingresos, la reducción de la generosidad de las pensiones, el aumento del número de empleados, la extensión de la edad de jubilación y la obtención de ahorros adicionales. La combinación de todo esto sería necesaria para mantener un nivel de pensiones socialmente aceptable, así como financieramente sostenible, concluyó.

Por el lado del ajuste, España es uno de los países donde la pensión representa un mayor porcentaje del último salario y del salario medio. Por tanto, la generosidad hacia ellos puede reducirse hasta cierto punto ralentizando el aumento de costes.

Otra opción es aumentar la edad de jubilación. Países como Italia, Portugal, Dinamarca o Finlandia relacionan la edad de jubilación con la esperanza de vida.

La reforma, firmada esta semana, se centra en la falta de ajustes y se basa en tres ejes: restablecer las revalorizaciones del IPC; la transferencia paulatina del déficit de la seguridad social al presupuesto del Estado, alegando que cubre los gastos irregulares del sistema – alrededor de 13 000 millones se transfieren este año y se espera que llegue a 22 000 -; e incentivos para acercar la edad de jubilación efectiva a la legal. De hecho son una mejora respecto a los anteriores, a excepción de los meses 24 y 23 antes de la jubilación y los meses 3, 2 y 1 antes de la jubilación, y un informe de la Universitat de València y Extremadura afirma que evitar la jubilación anticipada no es realmente un ahorro para el sistema, porque los coeficientes decrecientes son altos y cuando el pensionado se jubila antes, en realidad es un beneficio para la seguridad social. “Actualmente, la reforma firmada no mejora la sostenibilidad de las cuentas públicas y pospone las decisiones más difíciles”, dijo Rafael Domenech, economista de BBVA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *