El Corte Inglés redujo su plantilla un 8,5% en 2020 por la pandemia  Ciencias económicas

El Corte Inglés redujo su plantilla un 8,5% en 2020 por la pandemia Ciencias económicas

Una de las entradas a El Corte Inglés de Nuevos Ministerios, en Madrid.Víctor Sainz

La crisis del coronavirus ha supuesto un golpe sin precedentes para El Corte Inglés, así como para el sector en su conjunto. La pandemia dejó cerrados sus centros comerciales (excluyendo alimentos) durante meses, registró las primeras pérdidas anuales de su historia (por valor de 2.945 millones) e inició el primer expediente de regulación laboral (ERE), al que adhieren voluntariamente. Para más de 3000 trabajadores. Este martes, en el informe sobre los informes anuales que publica el grupo, se conocen nuevos datos sobre la huelga y la plantilla sigue siendo una de las grandes víctimas: la plantilla se redujo en 7.454 empleados a finales de año, el pasado 28 de febrero. 2021, en términos de esa fecha del año anterior. Gran parte de este mordisco se explica por la venta de Informática El Corte Inglés, que contaba con más de 2.000 trabajadores.

Si el foco está en la fuerza laboral promedio durante el año, la pérdida resultante es ligeramente menor, de 5.823 trabajadores (aumentó de 78.739 en 2019 a 72.916 en 2020). Sin embargo, este indicador puede ser menos confiable en este caso dadas las fluctuaciones registradas durante el año. Además, no tiene en cuenta a los empleados afectados por el expediente de empleo temporal (ERTE). En cualquier caso, la plantilla media también incide en la importante reducción registrada durante el año del coronavirus.

Más información

El informe también describe la disminución de los ingresos y las diferencias entre diferentes industrias y orígenes geográficos. Por ejemplo, el negocio de El Corte Inglés fuera de España se ha debilitado y su importancia se ha reducido a algo más del 5% de los ingresos (en 2019 supuso el 6,12%). Lo más negativo de este efecto es que no se produjo por un avance significativo en las actividades del país, sino por un descenso aún mayor en el exterior, donde hay tiendas Sphera (tanto en tienda propia como en franquicia) en Suiza, Chile, México. y Perú, entre otros, y Viajes El Corte Inglés, especialmente en Latinoamérica, así como dos importantes centros comerciales en Portugal.

La reducción de rotación y personal también tiene su explicación en el cierre de puntos de venta. En los últimos 12 meses, por la pérdida de actividad y la reconversión de algunos centros que recibieron nuevas dianas, el grupo cerró el año con 1.995 centros, 51 menos que el año anterior, cuando contaba con 2.046 emplazamientos, según un no- informe financiero. En ambos casos, la lista incluye “Supermercados ECI y el Grupo Sicor”. Sin embargo, lo que más pesa sobre las reducciones de plantilla es la venta de Informática El Corte Inglés (que da empleo a más de 2.000 trabajadores), operación que entró en vigor el 24 de abril de 2020.

Por industria por actividad, el informe muestra que fue la alimentación la que tiró del coche: tuvo una facturación de 2.967 millones (+ 5%). Esta es la única área comercial que mejoró la cifra del año anterior. Dentro de la división de seguros, solo los ingresos generados por accidentes individuales y comisiones terminan positivamente. El concepto también nombra otras líneas de negocio que han pasado de facturar 38,9 millones en 2019 a 67,4 millones el año pasado. Dentro del área comercial, hogar, cultura y ocio y juego, varios mantuvieron el tipo, aunque con ligeras caídas.

A pesar de estos datos favorables, o al menos no tan negativos, el colapso general durante el año de la pandemia fue enorme. La zona más afectada ha sido (y sigue siendo) el sector turístico: Viajes El Corte Inglés facturó 309 millones de euros solo en 2020, una cantidad ridícula frente a los más de 2.700 millones del año anterior. Las ventas de moda también cayeron drásticamente (-45%), fuertemente golpeadas por cierres severos, restricciones a las actividades sociales y cierres de tiendas.

Nueva vida para el sector inmobiliario

Entre los principales riesgos para la empresa de grandes almacenes, el informe no financiero incluye la gestión inmobiliaria como uno de los grandes retos. De las pérdidas del año pasado, la revalorización de estos activos supera el pobre desempeño del propio negocio. De hecho, de los 2.945 millones de pérdidas, 2.500 millones se deben a provisiones y deterioros registrados en algunos de sus activos.

Por ello, el estado no financiero vuelve a tocar este punto: “La gestión de los inmuebles busca optimizarlos para inversión, operación, mantenimiento y, en su caso, para la venta. Por tanto, es importante tener en cuenta la fase del ciclo inmobiliario en la que nos encontramos y los cambios que esto implica (liquidez, precios, condiciones de ejecución de las operaciones). Los activos inmobiliarios son uno de nuestros principales activos, por lo que estamos trabajando para identificar oportunidades relacionadas con la mejora de la calidad y perspectivas de su cartera inmobiliaria. Además, agrega el grupo, este riesgo se ha incrementado debido a la pandemia, ya que la actividad de restauración ha disminuido significativamente durante el último año y las transacciones inmobiliarias han disminuido debido a la incertidumbre actual.

Más salario en la junta, menos compensación

El informe publicado por el grupo este martes también incluye la retribución del consejo de administración, cuyos gastos totales se redujeron en el ejercicio 2020. Sin embargo, este ahorro se debe a que no se han reportado pagos de indemnizaciones. Si nos fijamos solo en los sueldos de la junta directiva, el monto aumentó un 47,6% en 2020: llegó a 7,6 millones frente a poco menos de 5,2 millones en el año anterior. También está aumentando el pago de otras retribuciones relacionadas con el ejercicio del cargo de consejero, que pasó de 8,8 millones en el ejercicio fiscal 2019 a 9,8 millones el año pasado.

En el recuento global, el grupo registró ligeros ahorros. Si se suman ambos puestos, además de la falta de retribución (se abonaron 9,9 millones en este concepto en 2019), los costes totales de retribución a bordo son 17,5 millones, un 27% menos que el año anterior, cuando el grupo ha dedicado un total de 23,9 millones a este elemento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *