El 45% de los niños del mundo están muy expuestos a los efectos del cambio climático.  Planeta del futuro

El 45% de los niños del mundo están muy expuestos a los efectos del cambio climático. Planeta del futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección Planeta Futuro para el aporte informativo diario y global a la Agenda 2030. Si quieres apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

Los niños del planeta son más vulnerables que los adultos a los efectos del cambio climático, y casi la mitad de ellos, el 45%, viven expuestos a graves perturbaciones socioambientales, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF). Cerca de mil millones de niños y jóvenes, de un total de 2.200 millones de niños en el mundo, viven en uno de los 33 países clasificados como de “muy alto riesgo” de sufrir los efectos del calentamiento global, según el Índice de Riesgo Climático. Niños (IRCI), el primero en ser creado por esta agencia de la ONU y cuyos resultados fueron publicados el 20 de agosto en el informe La crisis climática es una crisis de los derechos del niño.

Más información

Falta de acceso a aire limpio, falta de alimentos y agua potable, incendios, ciclones, sequías, inundaciones e incluso contaminación por plomo son algunos de los choques climáticos y ambientales que amenazan a esta enorme población. El deterioro del planeta es el principal desafío de la generación actual: la Tierra está expuesta a niveles máximos de estrés, se acerca al límite que asegura el equilibrio natural y esto significa que las nuevas generaciones enfrentan un futuro cada vez más incierto, según un estudio realizado en colaboración con Data for Children Collaborative y Save the Children International. “La supervivencia de estos niños está en peligro inminente”, advirtió la directora ejecutiva de UNICEF, Henrietta Faure.

Los países africanos ocupan los lugares más preocupantes en la clasificación del índice IRCI, que compara los diversos efectos que pueden cambiar el bienestar de los niños y el grado de vulnerabilidad, especialmente los menores de la República Centroafricana, Chad, Nigeria, Guinea y Guinea -Bissau. Expuesto. De un total de 163 países analizados, España se sitúa en el puesto 117 e Islandia en último lugar, es decir, es el que tiene la población infantil menos expuesta de la muestra encuestada por este índice, que aún se encuentra en su versión beta y que UNICEF pretende perfeccionar con nuevas datos. “Por primera vez, tenemos una imagen completa que revela dónde y cómo los niños son vulnerables al cambio climático, y esto es mucho más grave de lo que podemos imaginar”, dijo Faure.

Video: Efectos del cambio climático en Chad. En la foto, una niña camina con su hermana en brazos en medio de una tormenta de arena en Sidi, en la región de Kanem en Chad. / R. Gangale (UNICEF)

Según algunos resultados de estudios, 2.000 millones de niños (casi el 90% de la población infantil) están altamente expuestos a altos niveles de contaminación del aire y 820 millones a olas de calor; 920 millones viven en una situación de alta vulnerabilidad debido a la escasez de agua; 815 millones viven en áreas con contaminación por plomo; 600 millones corren un alto riesgo de contraer enfermedades transmisibles y 400 millones de ciclones. Varios cientos de millones de ellos viven en lugares con un alto riesgo de inundaciones y otros impactos ambientales causados ​​por el calentamiento global. Asimismo, advierte que las cifras serán aún más negativas a medida que se deteriore el clima.

Efectos extremadamente desiguales e injustos

La vulnerabilidad se multiplica en lugares donde varios de los riesgos anteriores se superponen: uno de cada tres niños en todo el mundo vive en áreas donde se combinan cuatro o más peligros ambientales al mismo tiempo. En muchos casos, se les añaden otros riesgos sociales, políticos y de salud, que dificultan aún más la garantía de los derechos fundamentales y las perspectivas de futuro de los niños.

A raíz del reciente tifón que azotó Filipinas, la activista de 23 años Mickey Jonelle Tan se refugió durante dos días en una casa sin electricidad, separada de su familia y sin saber si estaban vivos. “No es solo cuestión de tiempo; Como en el resto del mundo, también estamos sumidos en la pandemia de COVID-19. Si analizamos estas dos crisis más de cerca, veremos que los más afectados son los sectores marginados de la sociedad ”, dijo Jonell, quien forma parte del movimiento Viernes por el Futuro, que comenzó hace tres años y en el que cientos de miles de jóvenes de 120 países para pedir una acción urgente contra la crisis climática.

Los diez países clasificados por IRCI con mayor riesgo para los niños producen solo el 0,5% de las emisiones globales

El estudio de Unicef ​​destaca el impacto desigual de estos fenómenos: los diez países clasificados por el IRCI con mayor riesgo para los niños representan solo el 0,5% de las emisiones globales. Mientras tanto, el 70% de las emisiones globales provienen de diez países donde la vulnerabilidad de los niños es generalmente menor, incluida la India solamente. está clasificado como de muy alto riesgo. “Aunque no son los responsables del aumento de las temperaturas, sufrirán las consecuencias más graves. “Los niños de los países menos responsables sufrirán más que nadie”, dijo Faure.

“¿Alguien ha dejado de pensar en las consecuencias de estos cambios climáticos en 30 años?” ¿Cuál será la vida de los jóvenes de todos los eventos culturales? Pregunta Nkosilati Niati, un adolescente de 18 años de Zimbabwe, también miembro de Friday sobre el futuro. Nyathi dice que los efectos del cambio climático son pan para él, sus amigos y su familia. “Si dejo volar mi imaginación, veo un mundo en el que todos los niños participan en la toma de decisiones importantes. Veo un mundo donde cada casa tiene energía limpia. Lo que me duele es que tal vez sean solo sueños que nunca se harán realidad ”, agregó.

Menos servicios básicos, más vulnerabilidades

“En 1989, prácticamente todos los países del mundo acordaron que los niños tienen derecho a vivir en un medio ambiente limpio, a respirar aire limpio y a tener agua para beber y comida para comer”, explicó el equipo de Friday for the Future en el prólogo del informe. .donde recuerden que la infancia también tiene derecho a aprender, jugar y descansar. “Pero con su inacción, los líderes mundiales están rompiendo esta promesa (…) Nuestro futuro está siendo destruido, nuestros derechos están siendo violados y nuestras súplicas están siendo ignoradas”, agregaron.

El agricultor y trabajador Sirajul Islam, su esposa Ruksana Begum y su hijo Rabiul, junto a una granja donde viven después de que las inundaciones inundaron su casa en Amtola Char en Chilmari, Bangladesh. En el video los efectos de las inundaciones en el país. / Z. Chakma (UNICEF)

Los efectos del cambio climático, sumados a la falta de acceso a servicios básicos como vivienda, salud, nutrición, educación y protección social, hacen que los niños, y especialmente las niñas y jóvenes con discapacidad, sean más vulnerables que los adultos. Según Unicef, la única forma de evitar consecuencias graves es reducir las emisiones para 2050 para evitar que la temperatura global suba 1,5 ° C.Este es un gran desafío dada la dinámica actual de las emisiones y el crecimiento demográfico de la población del planeta. ya que se espera que nazcan otros 4.200 millones de personas en los próximos 30 años. Por lo tanto, la organización enfatiza la necesidad de promover también otras medidas adicionales para aumentar la resiliencia de los niños, incluida la inversión en servicios de agua, saneamiento e higiene, acceso a servicios de salud y alimentación y protección social. Y aliviar la pobreza y promover la educación para la protección del medio ambiente y la sostenibilidad.

Greta Thunberg, de 18 años, y antecesora de Friday for the Future, aboga por la necesidad de tratar el problema como una crisis en la que se prueba y actuar desde la raíz para evitar las causas de este gran problema a nivel mundial. “No somos solo víctimas, también somos líderes en la lucha contra este problema”, dijo el activista medioambiental sueco. Por su parte, Blanca Carazo, Gerente de Programas de Unicef ​​España, dijo que había una necesidad urgente de actuar: “Necesitamos trabajar para mitigar y generar sistemas que ayuden a los niños a reducir su impacto donde ya están afectados, y debemos tener en cuenta y fomentar su participación en todas las decisiones (…) Ellos son los que vivirán en un planeta que, si no actuamos con rapidez, será un lugar mucho más peligroso ”.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo,, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro boletín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *