Copa América: Argentina se despierta ante Uruguay  Copa de fútbol americano 2021

Copa América: Argentina se despierta ante Uruguay Copa de fútbol americano 2021

Los futbolistas argentinos celebran el gol de Guido Rodríguez en la Copa América.Eraldo Pérez / AP

Argentina volvió a reunirse con una victoria. Lo hizo, nada menos que contra Uruguay. Después de tres empates consecutivos, dos en las eliminatorias de Sudamérica, el resto ante Chile en el estreno de la Copa América, la Albiceleste gana confianza, pero sobre todo suscita dudas. Dos viejos rockeros han aparecido en la nueva generación de Argentina, Nicolás Otamendi para secar Luis Suárez y, cómo si no: Lionel Messi. El 10 hizo 10. Lidera un equipo que no se mostró, pero muy pragmático. Y la Albiceleste ya ha pasado por lo más duro del Grupo A, un empate ante Chile en el nuevo clásico (1-1), una victoria ante Uruguay en el clásico siempre (1-0).

Si Inglaterra-Escocia es el primer clásico del mundo, nació el 30 de noviembre de 1872, hace 149 años, Argentina-Uruguay es el más recurrente: 207 partidos. En 1902 se estrenó en Montevideo el derbi rioplatense, una rivalidad mundial (disputaron la final en 1930), principalmente sudamericano: Uruguay sumó 15 Copas Americanas a 14 de Argentina. En definitiva, una rivalidad tradicional, hoy simbolizada en la amistad: la de Messi con Luis Suárez. Apareció el argentino; Uruguayo, no. Nada cambió en su partido personal: Suárez nunca ganó a Messi, y Argentina despertó en la Copa América.

Más información

Inestable en ataque, frágil en defensa en el estreno ante Chile, Scaloni volvió a agitar el once. Nada nuevo en su inventario, aunque esta vez fue sorprendente porque en el anterior había advertido que no haría muchos cambios. Hizo cuatro en el duelo contra Red, tres por detrás. El cuerpo técnico de la Albiceleste estaba preocupado por la falta de fiabilidad del equipo cuando no tenía el balón, esencialmente débil cuando se vio obligado a dimitir. La estrategia funciona para Scaloni. Con el balón Argentina se plantó en la cancha de Uruguay. Sin la piel, recogió líneas de Emiliano Martínez. No sufrió en defensa. Buenas noticias. También encontró una forma de lastimar a Uruguay. Noticias mucho mejores.

Desde el principio, Akunya advirtió con un fuerte disparo desde la puerta del área. Messi lo imita. Muslera atrapó el disparo del equipo sevillano sin problemas, fue menos claro, pero contra 10. El problema es que el rebote le cayó a Lautaro Martínez, a quien se le negó un gol tras sumar cuatro partidos sin marcar. Pero Messi insistió. Activo para empujar, moviéndose para encontrar el balón, el día 10 arrancó por la derecha, se retiró al centro del campo para generar superioridad, apareció como lateral izquierdo para mandar el pase a la cabeza de Guido Rodríguez, quien remató 1-0. La reacción de Uruguay fue tímida, Cavani (32 toques) más presente que Luis Suárez (25), ni acertada.

Lo que le está pasando a Uruguay en ataque es paradójico. Cavani (34) y Luis Suárez (34), que sumaron 114 goles entre los dos, en 119 partidos que coincidieron en el campo y que firmaron 17 y 21 goles en sus clubes la temporada pasada, respectivamente, no pueden vencerlo con Celeste. El delantero del Manchester United no intentó un solo golpe contra Argentina, el del Atlético. Tampoco apuntó al objetivo. Uruguay, que ya ha jugado cuatro partidos sin marcar en Brasil, nunca ha avergonzado a Emiliano Martínez, incluso cuando la Albiceleste, empatada en el resultado, cedió. Messi jugó, Otamendi resistió y Argentina enganchó para la Copa América.

Suscríbete aquí para boletín de EL PAÍS América y recibirás todas las claves de información sobre la situación actual de la región

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *