Braulio Rodríguez: Comienza juicio contra sacerdote toledano que presuntamente abusó reiteradamente de un menor |  Comunidad

Braulio Rodríguez: Comienza juicio contra sacerdote toledano que presuntamente abusó reiteradamente de un menor | Comunidad

El arzobispo de Toledo, Braulio Rodríguez, en el Festival del Corpus Christi en Toledo en junio de 2015.ULI MARTIN

Tras casi cuatro años de investigaciones y procesos, el sacerdote de la JLGM se encuentra sentado en el banquillo de un juzgado provincial de Toledo este martes para ser juzgado por un prolongado delito contra el abuso sexual de una niña entre 2010 y 2014 y otro contra la integridad moral de la dicha. La acusación de la demandante de 25 años también alega que el sacerdote la agredió psicológica y físicamente, mientras que en uno de los episodios trató de violarla cuando la chantajeó. Al momento de los hechos, JLGM era el director espiritual de su escuela, Hijas de María Nuestra Señora de Talavera, Toledo, y tenía una relación sentimental con la madre de la presunta víctima. Por estos delitos, la Fiscalía pidió al imputado 17 años de prisión y una prohibición de 20 años para acercarse a la joven desde una distancia inferior a 300 metros. La defensa del cura, que se declaró inocente, confirma que todo es mentira y producto de los celos.

“Me llamó puta. Me dijo que yo no valía nada, que nadie me creería y que me mataría si se lo contaba ”, dijo la joven en marzo de 2019 durante el proceso preliminar en el Juzgado de Instrucción No. 4 de Talavera. Cuando comienzan los sucesivos episodios de maltrato que relata la joven, comienza a padecer anorexia nerviosa y repetidamente intenta quitarse la vida. Desde entonces, el solicitante ha sido ingresado en el hospital más de una docena de veces por intento de suicidio. Los informes médicos que proporcionó con la denuncia indicaban que su trastorno de la alimentación y la ideación suicida eran el resultado de un trastorno de estrés postraumático causado por algunos de los episodios “horribles, espantosos o peligrosos” que había experimentado. Tras admitir que había sufrido violencia, los psiquiatras le aconsejaron que escribiera lo que recordaba en unos cuadernos. En inglés, la presunta víctima describe varias de las reuniones con el imputado. Luego, en octubre de 2017, decidió acudir a los tribunales.

Las hojas de estos cuadernos se adjuntaron a la denuncia, además del informe médico citado anteriormente, pero el juez que instruyó el caso solicitó más prueba pericial al Instituto de Medicina Legal y Jurídica de Ciudad Real y Toledo para certificar “la compatibilidad y un posible vínculo causal entre la enfermedad psiquiátrica de la víctima y las agresiones sexuales denunciadas ”. Toda la evidencia concuerda:“ Estas condiciones psiquiátricas son compatibles y se puede establecer una relación causal con eventos traumáticos, como agresiones sexuales prolongadas mientras la víctima estaba viva. . “

Base de datos de abusos en la iglesia EL PAÍS

Todos los casos conocidos de pedetastia en la iglesia española

EL PAÍS publica la primera base de datos de referencia en España sobre el abuso de menores en el clero católico, con cientos de víctimas desde la década de 1930 hasta la actualidad

Durante la investigación del caso, por la que ya han pasado tres fiscales, la madre de la presunta víctima también testificó en su contra, alegando que tanto el abuso como los intentos de suicidio fueron “venganza” por celos. Aunque admite que fue ella quien la llevó a la puerta del acusado en 2014, por lo que él y otro sacerdote le practicaron un exorcismo. Durante un segundo encuentro de dicha práctica religiosa, la presunta víctima confirmó que JLGM había intentado violarla, ella se había defendido para evitarlo y él la había golpeado con un cinturón. Para que se lleve a cabo un exorcismo, según el código canónico, es necesario que el creyente consienta voluntariamente y que el obispo dé su consentimiento para realizarlo. Cuando el diario destapó el caso en marzo de 2019, la Arquidiócesis de Toledo confirmó que no había evidencia del exorcismo y optó por no realizar declaraciones hasta que se tomara una decisión final.

Carta al Papa Francisco

Luego de denunciar los hechos a la justicia civil, la presunta víctima escribió una carta al Papa Francisco y otra al Cardenal Luis Ladaria, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y adjuntó copia de la denuncia. Poco después, en 2018, el párroco fue separado como párroco en la iglesia de San Ildefonso de Talavera de la Reina por la Archidiócesis de Toledo, lo que abrió un proceso canónico de valoración de los hechos. También le prohibió servir en público y lo trasladó por precaución al monasterio de Santiago Apóstol de Toledo como capellán. Actualmente se desconoce en qué estado se encuentra el proceso canónico.

JLGM no es el único clérigo de la arquidiócesis que ha sido procesado por abuso sexual de menores. El sacerdote del PFRR, ex profesor del Seminario de Menores Santo Tomás Villanueva de Toledo, fue procesado en mayo del año pasado por abusar de un menor entre 2006 y 2007. El menor contó lo sucedido a otros sacerdotes y los hechos finalmente llegaron a sus oídos. obispo, en ese momento Braulio Rodríguez, quien ignoró las denuncias internas durante cinco años. Ambos sacerdotes acusados ​​coincidieron en el seminario cuando el PFRR afirmó que estaba abusando del seminarista y JLGM era el secretario de investigación del centro.

Si conoces algún caso de violencia sexual que no haya salido a la luz, escríbenos con tu denuncia a abuse@elpais.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *