Biotest: A Grifols le gusta que la deuda se expanda  Negocio

Biotest: A Grifols le gusta que la deuda se expanda Negocio

Laboratorio de Análisis de Plasma Grifols, en Parec del Valles (Barcelona).
Laboratorio de Análisis de Plasma Grifols, en Parec del Valles (Barcelona).Gianluca Batista

Los inversores recibieron un mensaje el pasado viernes 17, sobre la interminable compra de Grifols con dudas. Sus acciones cayeron con fuerza en las primeras horas y se recuperaron incluso más tarde, como muestra de la sensación ambivalente que estaba despertando la compra de Biotest por unos 2.000 millones de euros. La operación está en línea con el aumento del volumen de negocio en el segmento de plasma, pero también muestra cierta impotencia en el laboratorio catalán: su incapacidad para disminuir continuamente reunión de adquisiciones, su endeudamiento, fijado en 6.475 millones de euros en junio y que saltará por encima de los 9.000 millones tras la finalización de la operación.

Como han señalado con cierta ironía los analistas de Berenberg: “Esto es Gryfols, ¿qué menos podemos esperar?” Escribieron en su primer informe que la operación fue falsificada. La primera es la adquisición de la alemana TianCheng Pharmaceutical Holdings, que controla alrededor del 45% del capital y alrededor del 90% de los derechos de voto en los que la compañía invertirá 1.086 millones de euros. Paralelamente, Grifols ha lanzado una oferta para hacerse con el resto de las acciones de Biotest, que elevará el importe total de la operación hasta casi los 2.000 millones de euros. Actualmente se permite la compra a través de un crédito puente, pendiente de la captación de recursos con una emisión de deuda en la que opera la administración de la empresa.

La compra de TianCheng fue una oportunidad. Es propiedad del grupo chino Creat, que ha visto sus objetivos de aumentar el volumen en el negocio del plasma (compró Biotest por 1.300 millones en 2017) al verse decepcionados por las dudas del comité de inversión extranjera del Comité de Inversiones de Estados Unidos de que un tema estratégico para sacar el estado de control, lo tenía en exhibición. Ya en marzo del año pasado, Grifols pagó 305 millones de euros por una red de 25 centros de recogida de plasma en el estado norteamericano de Bio Products Laboratory (BPL), también propiedad de Creat. Ante la imposibilidad de escalar, el grupo asiático también está considerando vender el resto de la BPL, como se informó Bloomberg.

Más información

Hay consenso en que la compra tiene toda la lógica en lo que los ejecutivos de Grifols llaman «economía de plasma «, que es en última instancia la fuente del 78% de los ingresos de la empresa. «Economía del plasma se refiere al rendimiento por litro de plasma, nuestra principal materia prima y los principales costos fijos de producción. Por eso estamos hablando de utilizar más proteínas plasmáticas, que Grifols no utiliza actualmente ”, ha comentado Alfredo Arroyo, director financiero del grupo catalán, por correo electrónico. La empresa española enumeró tres logra tres proteínas de fusión plasmática, pero los dos estudios principales en los que participa Biotest le permitirían sumar dos más a esta ecuación a precio cero: un nuevo fibrinógeno con expectativas de mercado de entre 400 y 800 millones de euros. dólares y nuevas inmunoglobulinas (IgM), que de aprobarse las investigaciones, actualmente en fase III, podrían llegar a alcanzar entre $ 1.000 y $ 2.000 millones en el mercado sin competidor. En resumen, cada litro de plasma aportará un 11% más de ingresos, y su margen bruto aumentará del actual 45% al ​​50% entre 2023 y 2024, cuando se espera que sea comercializado.

Todos los analistas dan sentido a la adquisición. «Más plasma, más productos y menos significativamente, otros tres millones de litros de capacidad de fraccionamiento», para extraer el informe de Berenberg. Mejoró la rentabilidad del negocio principal y amplió la red de centros de acopio en otros 26, una de las debilidades de la empresa durante la pandemia, ya que las limitaciones de movilidad le impidieron recibir tantas materias primas como fuera necesario. Según los cálculos de Banco Sabadell, la compañía prevé mejorar su beneficio operativo (ebitda) en 300 millones de euros en 2024 y en 600 millones de euros en 2026.

Pero 2024 está todavía muy lejos, y todos los analistas están sorprendidos por el hecho de que con esta adquisición la deuda de Grifols, que ya era bastante elevada por las compras realizadas en los últimos años, crece aún más. Para el verano, Moody’s ya estaba advirtiendo que un alto nivel de endeudamiento amenazaba con imponer su calificación crediticia. Esta semana, justo cuando se busca financiación y es menos interesante, sucedió. Standard & Poor’s lo bajó a BB- ​​(desde BB), y Moody’s lo bajó de B1 a Ba3.

Más información

De hecho, en una presentación que Grifols ofreció a los analistas el viernes, pocas horas después de la presentación de la compra, mostró una postura defensiva sobre el tema de la deuda. No hay pago de dividendos u otras corporaciones corporativas hasta que la relación deuda / ebitda caiga por debajo de cuatro veces. Ni S&P ni Moody’s esperan que esto suceda pronto y, de hecho, esperan grandes multitudes durante el próximo año o año y medio. Para el primero del próximo año estará entre 5,5 y 6, y para el segundo no espera estar por debajo de seis y argumenta que las consecuencias de la pandemia seguirán dejando consecuencias.

«La pandemia de COVID […] aumentar los precios del plasma y reducir la recogida de Grifols, cayendo un 15% en 2020. Los niveles se mantuvieron bajos en el primer semestre de 2021. Dada la recuperación progresiva de la recogida de plasma y los 9 y 12 meses necesarios entre la recogida y las ventas, ingresos y beneficios del producto Grifols seguirá viéndose afectado en la segunda mitad de 2021 y en 2022, según el último informe de Moody’s. «Ciertamente, su historial reciente de reducción de la deuda no los respalda», dijo el analista Exane BNP Paribas.

Con esta última, Grifols cerró un total de 22 adquisiciones desde 2000, entre las que se encuentran Seracare (2000), Alpha Assets (entrada en EE. UU., 2003) y Talecris (2010). A pesar de la capacidad de generar flujo de efectivo que tiene su negocio, nunca se ha librado de los altos índices de endeudamiento en comparación con su generación de EBITDA. Con una facturación de 5.300 millones de euros, es el segundo mayor productor de hemoderivados, frente a los 8.500 millones de la CSL australiana. Pero según los cálculos de Moody’s, los índices de endeudamiento de las dos empresas están a años luz de distancia. En agosto, antes de que se anunciara la transacción, Grifols era un múltiplo de 4,1; el australiano de 1.6. Un analista, que pidió el anonimato, comentó esta semana que Grifols podría intentar acercarse a lo que quieren los analistas vendiendo un negocio no estratégico. Por ejemplo, dijo, un departamento hospitalario que apenas le ofrece el 3% de los ingresos. La deuda se está estrechando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *