Antes y después de la Ley 820 de 2003 que regula los arriendos | Finanzas | Economía

Los arriendo its a theme that cada inicio de año suelen estar en boca de la ciudadanía por la correspondiente alza que pueden sufrir debido a la inflación del año anterior. En este caso, un aumento muy elevado teniendo en cuenta que el IPC anual para 2022 llegó a 13,12%.

(Lea: Quién debe responder por daños y reparaciones del inmueble en arriendo).

El sector de arrendamiento permitió un antes y un después de la ley 820 de 2003 que establecer algunas condiciones y criterios básicos respecto a los contratos de arrendamiento.

Allí se enmarcaron las obligaciones tanto del arrendatario como del arrendador así como la fijación del canon de arrendamiento o las causas de terminación del contrato por parte del arrendador.

Un antes y un después debido a las reglas de juego que puso sobre la mesa para un sector donde la mayoría de las veces se hicieron acuerdos de forma verbal que después no se cumplian.

(Además: Pros y contras de arrendar un inmueble con inmobiliaria o directamente).

La ley lo que hizo fue aglomerar una serie de artículos, decretos, leyes que estaban medio sueltos y se habían dado de forma separada en diferentes instancias.

Uno de los cambios más importante que presentado fue el aumento de canon de arrendamiento que se puede daR. «Previo a la ley se permitió un aumento de hasta el 90 % del IPC determinado en el año anterior. No tan distinto a lo que tenemos hoy que se puede aumentar hasta el 100 %«, explica Martín Monzón, director general del portal Finca Raíz.

Asimismo, la ley dio muchas formadas en la resolución de conflictos con una de las articulaciones que se basaba en la solidaridad entre las partes. «Regula conflictos como el no pago del canon, donde existen nuevos procedimientos en los que el dueño puede recuperar el inmueble en hasta 6 meses», puntualiza.

Antes ese proceso de la devolución del inmueble se podía demorar hasta 10 años, según cuenta Monzón.

(Vea: Seguros de arrendamiento: así funcionan y los precios que tienen).

Otros de los cambios clave son respecto a los servicios públicos y la administración. “Este se regula en función del tema de los servicios públicos que corresponda al arreglo y al ante no estaba claro«.

Finalmente, la ley aclaró que el contrato de arriendo puede ser oral o verbal mientras el arrendatario y el arrendador se pongan de acuerdo en los siguientes puntos:

– Número e identificación de las partes contratantes (quienes arriendan el inmueble).
-Identificación de la parte del edificio a la que se llega y, en su caso, de las áreas o servicios compartimentados con los demás habitantes del edificio.
-Precio y forma de pago.
-Relación del pago de servicios públicos.
-Término de duración del contrato.

CARTERA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *