Abascal acusa al PP de querer derogar el sanchismo pactando con Sánchez

Málaga

11/07/2023 a las 22:41

ES


«Que te vote Pedro Sánchez en Murcia», ha dicho el vino a Feijóo el líder de Vox en una mañana de Málaga en el que le reprochó su ofrecido a Sánchez para que gobierne la lista más votada

Cuando los relojes marcaban las ocho y veinte de la tarde, con el calor aún haciendo estragos en la intemperie multitudinaria del Puerto de Málaga, una furgoneta negra echó el freno. Hay un simpatizante de Vox, que agitó un abanico de cartón con las siglas del partido, anunció con tres palabras el aterrizaje del candidato a la presidencia del Gobierno al que presumiblemente votará el 23 de julio, Santiago Abascal: «Aqui esta el capo», antes de que el vehículo se convierta en un hormiguero que recibió al esperado líder bajo la sombra emblemática y baldía -por las altas temperaturas- de La Farola. Abascal llegaba a un enclave que no resultaba desconocido y no tardó en rebelarse contra «los vestigios del bipartidismo». Atacó al Gobierno de Pedro Sánchez y lo calificó como «una farsa en la que hemos visto de todo porque él sigue mintiendo compulsivamente». A su vez, le reprochó a Alberto Núñez Feijóo su ofreció a Sánchez en el ‘cara a cara’ para que gobierne la lista más votada: «Ya no me atrevo a decir que esta legislatura el 23 de julio, ya no podemos contar con el PP y el señor Feijóo, pero creo que recapacitarán si Vox consigue en las urnas una fuerza considerable”, expresó. Además, zafó de la crítica popular «por no haberle regalado nuestros votos en Murcia».

«Ya no me atrevo a decir que esta legislatura el 23 de julio, ya no podemos contar con el PP y el señor Feijóo, pero creo que recapacitarán si Vox consigue en las urnas una fuerza considerable»

«Que te vote Pedro Sánchez, no lo van a hacer los electores de Vox«, el espeto al partido de Feijóo.

Abascal volvió con consistencia a la oferta de Feijóo en el debate a dos: «Vimos cómo el PP renunció a la alternativa y le ofreció una pacto a los socialistas ante los varios millones de personas que estaban viendo la televisión; estuvimos ante un señor Feijóo que nuestra preocupa extraordinariamente y que renunció a una mayoría con Vox si tiene un escaño menos que el PSOE», añadió antes de aseverar que la petición del voto útil para el PP «es la misma cantinela de siempre».

Abascal se enfrentó a la insistencia de otros partidos para «hacer ver que Vox es un peligro para la Constitución» allá desacreditó cualquier tipo de alianza entre el PP y el PSOE: «Los pactos de estado hay que construirlos con todos los españoles, a los hay que preguntarle en referéndum por muchas cosas: por la soberanía energética y la inmigración, por ejemplo», recalcó.

«Este Gobierno es una farsa»

Abascal reiteró que «este Gobierno es una farsa». «Lo hemos visto todo, hasta cambiar la política exterior en las órdenes de Marruecos, que deciden nuestra política externa mientras nuestra política interna la deciden los burócratas de Bruselas, los separatistas Catalanes y ETA”, agregó.

Un juicio del líder de Vox, «el peor crimen que puede cometer un politico no es llevarse el dinero a casa, eso es pecata minuta comparado con coger un pedazo de territorio y destir la unidad de un país, y hemos visto a este Gobierno sacando de la cárcel a golpistas», enfatizó.

«Hemos visto a este Gobierno volar presas en tiempos de sequía, lo hemos visto comprarle más que nunca a Rusia, lo hemos visto desenterrando a muertos, hemos visto a este Gobierno privando de la libertad de expresión a catedráticos o destruyendo la inocencia de los niños poniéndolos a prender con sus lobbies cosas que no podrían saber”, insistió Abascal.

Hace poco más de un año, unos trece meses y medio para ser más exactos, Abascal estuvo en el mismo lugar de Málaga: en la zona portuaria del Muelle Uno situada junto a La Farola. Sí se abrazó a Macarena Olona en la antesala de unas elecciones andaluzas que no les deparó, precisamente, un desatar idílico. Ahora que ambos ya no están caminando juntos, el adelanto de las elecciones generales está generando estampas que dan idea de lo mucho -y lo rápido- que cambia la política.

Cuando en la recta final del acto le tocó al atril, el recibimiento a Abascal continuó y los gritos de ‘presidente’ convivieron con algún ‘que te vote Txapote’ o ‘Viva España’. «Dejarme hablar que ayer no me dejó», bromeando sobre su ausencia dijo en el ‘cara a cara’ entre Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez.

Abascal empezó con un intento encaminado a desmontar una presunta campaña de demonización de los postulados de Vox.

«Cuando un hombre mata a una mujer, yo le llamo asesinato, no violencia de género, porque no hay nada peor que quitarle la vida a una persona, sea hombre o mujer, joven o mayor; siembran las sospechas sobre que no defendemos a nuestras madres y nuestras mujeres, tenemos que soportar todos los días ese mensaje de demonización y si estamos aquí es por vosotros, si no no soportaremos todos los días», dijo refiriéndose al público -que estuvo en ocasiones especiales faltón y abusó del que te vote txapote– en el preciso instante en el que un espontáneo casi ocupa su lugar en la tarima.

Discurso de Patricia Rueda

En una intervención previa, el hasta ahora disputado por el Málaga Patricia Rueda, que repite como número 1 al Congreso de los Diputados por esta provincia, aregó al público para que le gritara a Abascal ‘presidente, presidente’. Rueda remitió a la subida de su partido en 2019, cuando se convirtió en tercera fuerza en las elecciones generales, y se encomendó «a lo que está por venus». «Vox está más vivo que nunca», indicando antes de enumerar «los problemas» que depara la provincia de Málaga. «Los socialistas dicen que a esta provincia le va muy bien con este Gobierno pero no es así y, mientras, los del PP dicen que quieren gobernar en solitario, pero el 28 de mayo hubo una mayoría social que apostó por Vox y ya somos la alternativa, expulsaremos al peor Gobierno de España y lo vemos a conseguir entre todos», añadió.

En los primeros compases del acto, el presidente de Vox Málaga y parlamentario andaluz, antonio sevillapronunció unas palabras de bienvenida y, tras recordar los resultados de las recientes elecciones municipales en la provincia, proclamó que «ahora la meta es expulsar al socialismo del Gobierno de España».

Como continuación, el hasta ahora senadora andaluza por designación autonómica y candidata al Congreso de los Diputados por Madrid, la cordobesa Pepa Millánsostenía que «falta un último relleno para llevar al Gobierno de la nación el cambio de rumbo emprendido por Vox en los ayuntamientos y las comunidades». «Pedro Sánchez, el PSOE y sus socios han traído la ruina a miles de familias y han roto la concordia», agregó.

Sobre el Autor