A Coruña, la ciudad de las mujeres

A Coruña, la ciudad de las mujeres

El centenario de la muerte de Emilia Pardo Bazán (1851-1921) nos recuerda que la ciudad de A Coruña, así como su provincia, han sido cuna de algunas de las mujeres más destacadas de la historia de España a lo largo de los siglos. Además de la escritora, periodista y condesa, basta un breve recuerdo de María Pita (1565-1643), defensora de la ciudad asediada en 1589 por la armada inglesa del corsario Francis Drake. Isabel Zendal (nacida en 1773 en la Orden y fallecida a principios del siglo XIX en algún lugar del Virreinato de la Nueva España), considerada por la OMS como la primera enfermera en la historia de una misión internacional que trabaja en la expedición de la vacuna antivariólica a la Nuevo Mundo. Y en el que hay una estatua en la calle Victoria Fernandez España de A Coruña. A Juana de Vega (1805-1872), viuda del general liberal rebelde Espoz y Mina, enfermera y camarera principal de la futura reina Isabel II, activista político-social progresista y autora de dos memorias insólitas, género insólito en la época. O Concepción Arenal (1820-1893), abogada, escritora, pionera de la labor social, luchadora contra el deplorable estado de las cárceles españolas y defensora, quizás una de las primeras en Europa, del nuevo papel que debe jugar la mujer. También Rosalía de Castro (1837-1885), la mayor poetisa, tanto en gallego como en español, de nuestro romanticismo, comparable a cualquier otra poeta europea de su tiempo. O Sofia Casanova (1861-1958), periodista y escritora, inmersa en todos los grandes y graves conflictos internacionales de su tiempo, de los que cuenta magistralmente. Maria Barbeito Cervinho (1880-1970), gran maestra, pedagoga, escritora y lingüista, introdujo los principios de Montessori y los de Ovide Decrolli y popularizó el carácter obligatorio y gratuito de la enseñanza. Finalmente, para no ampliar la lista, la gran actriz francesa de teatro y cine María Casares (1922-1996), hija del ministro y último primer ministro de la Segunda República, Santiago Casares Quiroga, murió exiliada en París. En la calle Panaderas de la ciudad gallega se encuentra la casa familiar expropiada por los franquistas después de que el político coruñés fuera declarado «nonato», y hoy la casa es el Museo Casares Quiroga.

Sigue leyendo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *