Y Elena se quedó sin choza: de promotora inmobiliaria a activista de desalojos  Madrid

Y Elena se quedó sin choza: de promotora inmobiliaria a activista de desalojos Madrid

Elena Oka fue una expulsión pacífica. E inusual, del que no hay muchos precedentes. En el último episodio del juicio, el retiro de sus pertenencias, no hubo fuerzas especiales ni manifestantes enojados en la puerta del edificio, actuando como escudos humanos. El pasado lunes y martes, el único movimiento visible en el exterior fue el trabajo de una oficina en movimiento, que finalmente llenó dos camiones y tres microbuses con menaje del hogar, una casa de 540 metros cuadrados con un terreno de 2.600 metros en Los Peñascales de Torrelodones. urbanización, una pieza de chalet, que puede superar el millón de euros.

Su expropietaria, Elena Ocha, de 53 años, sentiría la misma lástima que cualquier persona privada de su hogar, donde nacieron y vivieron sus tres hijos, donde forjó sueños durante 20 años. Y ahora, en una situación de vulnerabilidad, Elena ha dado un giro a su vida: de promotora inmobiliaria a colaborar con la Plataforma de Personas Afectadas Hipotecarias (PAH) de Vallecas. De constructora a activista. Expulsión inusual.

Oka fácilmente podría pasar por abogado. De hecho, estudió derecho durante varios años en la Universidad Complutense hasta que lo dejó al quedar embarazada. Estaba avergonzado de ser visto con sus entrañas entre los discípulos. «Ya ves lo estúpida que era entonces», recuerda. Su trabajo se centró en el mundo inmobiliario, montó una empresa, construyó y vendió unas 50 villas y 200 viviendas en la zona oeste de Madrid, la renta más alta.

Y compró muchos terrenos, que perdieron gran parte de su valor con la crisis inmobiliaria de 2008, que dejó a tanta gente en la cuneta. La inexistente Caja Ávila, de la que era un cliente preferido, el de las reuniones VIP y las conversaciones confidenciales, al ver que los préstamos de la empresa empezaban a volverse tóxicos, ofreció poner su propiedad en servicio de la deuda. Y con el tiempo y la insaciabilidad de los intereses, su casa, la de su madre y la de su hermano pasó a ser propiedad de Sareb, el llamado banco malo, en 2016.

Y entró en cartera de la compañía una vivienda por valor de 1,2 millones de euros por algo más de 287.000 euros, que incluye el importe de la hipoteca impaga más intereses y gastos. “Este no es el caso típico de una persona que no puede pagar las cuotas, sino de un promotor que ha tenido préstamos en un banco que no los ha devuelto”, explica Sareb. La protección en el Código de Procedimiento Civil no es la misma si es la residencia habitual del deudor o si no. En el primer caso, la cesión se realizará por hasta el 70% del valor estimado, y en el segundo, por la mitad o el valor de la deuda pendiente, que se aplica en esta situación. Por ley, la parcela de Torrelodones y el inmueble edificado en ella dejaron de ser viviendas ordinarias cuando se utilizaron como garantía para el pago de la deuda empresarial.

Interior del chalet desalojado, en la urbanización Los Peñascales, en Torrelodones.
Interior del chalet desalojado, en la urbanización Los Peñascales, en Torrelodones.Santi Burgos

Elena cree que esto es injusto y entre 2016 y 2018 comenzó una larga batalla por los recursos en los tribunales. En 2017 consiguió que el juzgado cambiara el importe del premio y lo aumentara a 708.000 euros, que considerara el inmueble como vivienda habitual y diera a Sareb 10 días para abonar la diferencia. La entidad financiera reaccionó de forma tajante en un documento al que tuvo acceso este diario, en el que acusó al juez de acciones ilegales. Por recurso, nuevamente logró revertir la situación. El mismo tribunal será el que ejecute la hipoteca cuatro años después.

Sareb no tiene amigos. «La estrategia tiene el mandato del gobierno de que tratemos de distribuir los activos tóxicos al valor más bajo posible y trate de venderlos al más alto», dijo un portavoz. «Lo que no reembolsamos, lo pagan los españoles». En medio del conflicto y bajo amenaza de futura expulsión, Javier López, su socio, le aconsejó acudir a la PAH. Elena Oka hizo lo mismo, pero en lugar de ir al más cercano a su casa, decidió ir a Valekas. ¿Por qué? Quizás para que no lo reconozcan. Hasta el año pasado, Elena no sabía qué era la PAH. En el camino, abrió las puertas del auto. «Nunca he puesto un pie en esta parte de Madrid, lo reconozco», admite. Ella sabe que parece una dama con potencial. Y así fue, hasta la maldita crisis de 2008, que se lo llevó todo.

La mujer saca varias cajas de su antigua casa de Torrelodones.
La mujer saca varias cajas de su antigua casa de Torrelodones.Santi Burgos

«Elena ayuda tanto como puede, desde asesorar a los que saben menos que ella hasta jugar como una baranda frente a las comisiones de la cancha cuando ella juega», dijo Diego Sanz, un colega de la asociación. Mercedes Revuelta, activista del movimiento Stop Expulsiones, no está muy sorprendida: “Antes, este tipo de perfil de altos ingresos era más común en la PAH. Con la crisis de 2008 llegaron muchas hipotecas: clase media, empresarios y autónomos. Javier López aprecia el trabajo de Elena: “Hay mucha gente en la plataforma que cree que lo que dicen los bancos es la ley, y ella les está ayudando a entender que no es así. No conocen sus derechos «. Elena es consciente de su nueva actividad: “Ellos me ayudan y yo ayudo. Tengo que estar aquí ahora «.

De camino a territorio vulnerable, Elena aprendió sobre los servicios sociales. Antes de su primera visita, una amiga y vecina le dijo que no se vistiera tan bien, que usara jeans. Qué tontería, pensé, cada uno tiene su propia circunstancia y eso es lo que tengo yo, estas cosas no las entiendo, recuerda. Actualmente recibe 140 euros mensuales en alimentación y manutención infantil para un niño de 16 años. Su hija de 24 años también vive con ella. Se le niega el ingreso mínimo al momento de la inserción porque tiene a la mayor, 30, inscrita en la cabaña, aunque lleva mucho tiempo emancipada. Tampoco proporcionaron el ingreso mínimo vital para seguir actuando como administrador de la empresa, a pesar de que perdió el poder hace tres años. «Estoy seguro de que nadie lee las peticiones, he invertido diferentes recursos», dijo. «La última vez que un empleado me dijo por teléfono que cada vez que una persona diferente lee los archivos. Es un horror ”. No ha tenido que lidiar con la burocracia hasta ahora cuando lo hace en una situación vulnerable.

Cuando se le pregunta cómo sostiene a sus dos hijos y a los dos perros, discretamente pide que detenga la grabadora. El miedo a perder la exigua asistencia social de la que dispone lo hace receloso. Admite que tiene ayuda económica para la familia y que cobra alguna ayuda a conocidos (principalmente trabajos administrativos y gerenciales, espacios en los que se mueve como pez en el agua). Días después, asegura que no le importa que se sepa. Esto no hace nada que no pueda experimentar ninguna otra familia cuando no entra suficiente dinero en la casa.

El martes por la mañana, después de un largo día de mudanza, admitió sus sentimientos. «Me duele el alma», dijo por teléfono. No se trata del agotamiento físico, sino del agotamiento emocional de haber sido amenazado con una ejecución hipotecaria desde 2012. Este sigue siendo el hogar donde ha visto crecer a sus hijos, de lujo o no. Erradicación, pérdida y desánimo son lo mismo. Y por qué no decirlo, vergüenza: «Es muy difícil, muchos de mis conocidos se han enterado de mi situación».

Suscríbete aquí a nuestro boletín diario de Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *