Vox deja en el aire la ley del PP de Ayuso para controlar Telemadrid  Madrid

Vox deja en el aire la ley del PP de Ayuso para controlar Telemadrid Madrid

El PP no tiene garantizado que Vox dé el apoyo necesario a la reforma de la ley de Telemadrid, con la que el partido de Isabel Díaz Ayuso quiere controlar la televisión pública y despedir a su consejero delegado. Los líderes de extrema derecha tienen “serias dudas” de que el proyecto de ley garantice una cobertura neutral, aunque el Partido Conservador espera superar estas objeciones gracias a la presión de la aritmética parlamentaria sobre el ultrapartido: para detener la ley, Vox debe sumarse al voto negativo. PSOE , Más Madrid y Podemos.

Telemadrid, un servicio público como arma política

“No sabemos qué hará Vox”, admite una fuente del PP. “Pero no creemos que la izquierda se unirá para derogar la ley”.

Esta es la garra ardiente a la que se adhiere la formación conservadora tras ver la catarata de las reacciones negativas que la ley, creada bajo la medida del PP, ha despertado en su único socio posible. La reforma permitirá la destitución de José Pablo López, director de la organización, de cara al equipo de Díaz Ayuso. Al mismo tiempo, esto introduciría la posibilidad de nombrar un administrador temporal si no hay acuerdo entre las partes para nombrar un administrador adjunto (como parece previsible). Finalmente, este cargo garantizaría el control de la televisión y la radio públicas en el PP: sería nombrado por mayoría absoluta (que junta PP y Vox); no habrá fugas; y dejaría el cargo solo después del nombramiento del nuevo CEO … lo que difícilmente podría haber sucedido sin los votos de la derecha.

Monasterio: “No estamos en esta ley”

“No estamos en esta ley”, dijo durante una reunión con Rocío Monasterio, líder regional de Vox. “Si lo que vamos a hacer es convertir la televisión en un medio de propaganda para el partido gobernante, no podemos apoyar eso”.

“Lo estamos analizando legalmente antes de decidir qué puesto tomaremos”, dijo la diputada Macarena Olona. “No ha negociado con nosotros ni nos ha consultado”, subrayó. “En los casos en que el cierre no sea posible de inmediato [de los medios públicos, como propone Vox], o la reducción del gasto público, lo que queremos sobre todo es cumplir con dos principios básicos: neutralidad y transparencia ”, recordó. “Tenemos serias dudas de que alguno de estos objetivos se cumpla con la reforma propuesta por el PP en la Asamblea”.

“Tomaremos una decisión tras un estudio en profundidad de la reforma del PP”, concluyó en la Cámara el copresidente Íñigo Henríquez de Luna. “Lo importante es la esencia del tema”, dijo. “Si Telemadrid no es abierta, múltiple y estricta, preferimos que sea cerrada. Si lo que quiere hacer el PP de Telemadrid es la televisión de fiesta al servicio del gobierno, que no nos busquen, porque no vamos a estar de acuerdo ”.

Desgaste

Sin embargo, los partidos de izquierda dudan que Vox compense el desgaste al que estaría sometido el PP si finalmente decidiera suspender la ley. Para ello, el partido del monasterio tendrá que votar con PSOE, Más Madrid y Podemos. Un arreglo que Ayuso está listo para usar porque sabe que abre una herida entre Vox y sus electores cuando solo quedan dos años para las próximas elecciones.

Ya hay ejemplos. Monasterio pasó a apoyar la investigación de 5.000 muertes en residencias en Madrid durante la pandemia, oponiéndose a ella en una frase del presidente.

“Con respecto a la decisión de Vox de unirse una vez más con la izquierda contra el gobierno de la Comunidad de Madrid y contra mí, le pido que lo reconsidere”, dijo Ayuso, uniendo en una misma intervención los dos grandes fantasmas que acecharán a Vox durante la legislatura.

Primero. Aunque Vox tiene la clave del gobierno, como el PP no tiene mayoría absoluta, aprovechar esta posición de fuerza lo obliga a votar con la izquierda. ¿La razón? En caso de abstención de Vox, siempre prevalecerá el PP ya que suma más votos que PSOE, Más Madrid y Podemos juntos.

Y el segundo. Ayuso está de moda entre los votantes de derecha, por lo que personaliza sus desacuerdos con el Monasterio, acusándola de agredirla específicamente para dificultar que no la apoye.

“La ley es una injusticia y una injerencia en la libertad de prensa y la independencia de los medios de comunicación para darles el director aleatorio que quieren”, dijo Hannah Jalul, portavoz del PSOE, tras una reunión con el comité de empresa de Telemadrid. “La gestión de Telemadrid es impecable; la multitud de programación es impecable; el saldo de la cuenta “, continuó. “Apelaremos la inconstitucionalidad de la ley, especialmente el procedimiento de lectura única”, añadió, refiriéndose a que el PP había logrado tramitar el texto de forma urgente sin abrir un plazo para que otros países presentaran enmiendas que pudieran ser votadas. la sesión plenaria del 8 de julio. Y lo condenó: “Este es un ataque en toda regla a la televisión pública”.

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter para Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *