Urgencias de fin de año

La victoria es improbable, quizás inalcanzable. Si pocos creen que Ucrania pueda recuperar los territorios anexionados por Rusia, menos son todavía los que dan por vencedor a Vladimir Putin, de forma que pueda colocar un gobierno títere en Kiev y reintegrarla en el espacio postsoviético. Algo similar sucede en Oriente Próximo, donde se hace difícil imaginar que Benjamin Netanyahu liquide a Hamas y mucho más todavía que Hamas tenga posibilidad alguna de aplicar su programa de destrucción de Israel y de expulsión de los judíos del territorio donde viven entre el Jordán y el Mediterráneo.

Seguir leyendo

Contenido del Artículo

Sobre el Autor