Unidos Podemos propone incrementar el número de psicólogos y psiquiatras en salud pública  Comunidad

Unidos Podemos propone incrementar el número de psicólogos y psiquiatras en salud pública Comunidad

United We Can (UP) presentó un proyecto de ley de salud mental en el Congreso este lunes que prevé un aumento significativo en la cantidad de profesionales de la salud dedicados al campo y acelera la capacidad de atención. También propone la implementación de programas específicos para identificar patologías de salud mental derivadas de la pandemia de coronavirus.

La iniciativa parlamentaria se elaboró ​​tras un proceso de consulta con diversos grupos y asociaciones especializadas en salud mental. El grupo parlamentario ya envió el texto del gobierno a través de enlaces a los tribunales, según lo acordado con el Ministerio de Salud, según fuentes de la UP, con la intención de recoger propuestas del departamento antes de registrar la ley en la Cámara Baja, trámite programado para el próximo viernes. La formación aspira a poner en marcha la iniciativa legislativa y enfatiza la sintonía con el PSOE en este tema, aunque está abierta a los cambios que puedan realizar diferentes colectivos durante el proceso parlamentario.

El partido morado ya anunció a finales de mayo la promoción de este nuevo reglamento, similar al que ya se presentó en 2019, pero que no pudo tramitarse por la disolución de los juzgados. Después de que Mas País, con su portavoz Íñigo Errejón, planteara el tema el año pasado, el portavoz del grupo parlamentario Pablo Echenike ya ha dicho que “en política lo que se dice es importante, pero lo que importa es lo que se hace”. “La salud mental ahora debe considerarse una prioridad absoluta. Según la OMS, aproximadamente el 25% de la población tendrá un problema de salud mental a lo largo de su vida. Situaciones con inseguridad vital como la crisis económica, el desempleo, la precariedad laboral o la exclusión social generan riesgos para las personas en su salud mental ”, explica la formación morada en su exposición de motivos, citando el impacto“ adicional ”de la crisis del COVID-19.

Salud mental, el gran desafío de salud pública en la frontera

El proyecto de ley reconoce explícitamente el derecho a la atención de la salud mental integral y universal y establece proporciones profesionales mínimas. En concreto, un mínimo de 18 psiquiatras, 18 psicólogos y psicólogos clínicos y 23 enfermeras de salud mental por cada 100.000 habitantes, además del tiempo máximo para acceder a los servicios de salud mental. Por supuesto, se ha introducido una disposición adicional en el texto del Grupo Confederado, que especifica que este nivel de proporciones se alcanzará gradualmente dentro de los cuatro años siguientes a su entrada en vigor.

España tiene actualmente 11 psiquiatras por cada 100.000 habitantes, casi cinco veces menos que Suiza (52) y la mitad que en Francia (23). Alemania tiene 27 y Holanda 24. También hay pocos psicólogos clínicos, y en 2018 solo había 6 por cada 100.000 habitantes en la red pública (tres veces menos que la media europea). En cuanto a camas psiquiátricas, España no alcanza las 40 plazas por cada 100.000 habitantes, mientras que la media europea es de 75, y en Bélgica y Alemania hay más de 125.

La ley también prevé medidas de prevención del suicidio mediante la creación de una línea directa gratuita, el seguimiento de las personas con intentos de suicidio, el establecimiento de protocolos de prevención y la identificación temprana de los grupos vulnerables y la organización de capacitaciones. servicios, bomberos, policía, protección civil, medios de comunicación, centros educativos y funcionarios de justicia.

“Cuestión del estado”

Sofia Castagnon, vocera adjunta de Unidos Podemos en el Congreso, destacó durante la presentación del texto a los medios de comunicación que es “una cuestión de Estado” resolver la situación de salud mental y destacó que ahora la proporción de profesionales es “muy baja”. … por debajo de los estándares y la media europea », por lo que es necesario alcanzar este umbral. “Esperamos que la respuesta de todos los grupos parlamentarios esté en línea con lo que es un problema de salud comunitaria”, agregó. Sobre este tema, dijo Castagnon, “hay total armonía con el grupo socialista y en el gobierno”. Por su parte, la diputada Rosa Medel dijo que los servicios públicos se “rebasaron” y que la pandemia había demostrado que el número de trastornos mentales había aumentado en 100, según un estudio en 55 países con 190.000 casos. “Esta situación hace que solo las personas con recursos económicos tengan acceso a la medicina y psicología privada, lo que genera una situación de desigualdad”, dijo, y destacó que la ley “brindará servicios de salud mental de calidad y garantizará un acceso justo” a estos servicios “. .

La parlamentaria Mar García Puig también agregó que la ley fue un “cambio de paradigma”, centrado en las condiciones sociales y económicas. “Una de cada cuatro personas en el mundo sufrirá problemas mentales, que se intensifican cuando hay problemas inciertos”, dijo. García Puig también se refiere a la desigualdad de género. “El doble de mujeres en España padece síntomas relacionados con la depresión”, por lo que dijo que el proyecto se centra en la salud mental de las mujeres, con especial atención a las víctimas de violencia machista o salud mental materna, además de abordar la atención de la salud mental perinatal. cuando las madres lo desean, y la prohibición de la esterilización forzada está vinculada a los problemas de salud mental de la madre, explicó.

Por otro lado, el texto opta por “atribuir al empresario la protección de la salud mental” de su personal como obligación de prevenir los riesgos derivados del trabajo. Para ello, consideran “prevención, seguimiento y control”, “la efectividad del derecho a la exclusión digital, la promoción de un clima laboral agradable y el mantenimiento del bienestar emocional de los trabajadores”.

Además, aboga por la implementación de programas específicos dirigidos a la prevención primaria y la promoción de la salud mental en los centros de atención primaria, centros educativos y servicios sociales, dirigidos en particular a los niños y sus familias, mediante la identificación y superación de factores de riesgo psicosocial. Además, también establece el derecho de los pacientes a “intervenciones de salud mental que los protejan de la iatrogénesis”, que todos los servicios prestados en este campo reciban tratamiento sobre la base del “consentimiento libre” y que “ninguna persona se haya sometido a terapia electroconvulsiva si especificado en el Documento de Directiva Preliminar ”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *