Una protesta en Belgrado por el supuesto fraude en las elecciones serbias acaba con 35 detenidos | Internacional

Belgrado ha vivido en la noche del domingo una violenta noche de protestas, con 35 detenidos y dos policías heridos de gravedad, cuando simpatizantes de Serbia contra la Violencia (SPN en sus siglas en serbio), la principal alianza opositora, intentaron acceder por la fuerza al interior del ayuntamiento de la capital serbia. La oposición exige desde hace una semana la repetición de las elecciones generales del pasado 17 de diciembre, después de que observadores internacionales denunciaran diversas irregularidades en esos comicios, incluido la compra de votos.

La manifestación de esta Nochebuena —la séptima contra el supuesto fraude electoral en favor del gobernante Partido Progresista Serbio (SNS), del presidente conservador y populista Aleksandar Vucic— ha sido la más multitudinaria y la primera que ha derivado en violencia.

Los manifestantes gritaron lemas como “ladrones” y “no damos la victoria” en Belgrado, mientras que dos líderes de SPN, Srdjan Milivojevic y Vladimir Obradovic, intentaban en vano abrir la puerta del consistorio de la ciudad. Cuando la multitud rompió los cristales de la puerta principal del edificio, una unidad de la policía antidisturbios que se encontraba en su interior procedió a lanzar gases lacrimógenos y a dispersar a los manifestantes.

El país balcánico celebró hace una semana elecciones para el Parlamento nacional, la Asamblea de la región de Vojvodina y las municipales en 65 ciudades, entre ellas Belgrado, donde el SPN esperaba la victoria, por lo que considera que el triunfo le fue robado con manipulaciones. Esa formación opositora no reconoce los resultados electorales y exige su anulación. Además de las protestas callejeras, varios de los militantes del SPN están en huelga de hambre en la sede de la comisión electoral.

Según los resultados oficiales, la formación de Vucic ganó los comicios parlamentarios con un 46,72 % de los votos, de acuerdo con los resultados preliminares de la comisión electoral estatal, el doble que la coalición opositora. En las municipales en Belgrado, el SNS ganó con escasa diferencia y sigue incierta la formación de un gobierno local por falta de una clara mayoría, por lo que Vucic ha dejado abierta la posibilidad de nuevas elecciones en la capital. La alianza opositora de centro-izquierda SPN quedó segunda, con el 23,56% de los votos, seguida por el Partido Socialista de Serbia, con el 6,56% de los sufragios.

Después de la manifestación, el presidente serbio aseguró que las autoridades del país balcánico defenderán las instituciones y preservarán la paz, y acusó a la oposición de la violencia. “No hay ninguna revolución en curso, nada de eso van a lograr. Tratamos de que nuestra reacción sea templada, pacífica”, dijo Vucic en una declaración ante la prensa.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

“Defenderemos la libertad, defenderemos Serbia, pido que preservemos la paz, no permitiremos que destruyan a Serbia”, agregó el presidente, acusado por la oposición de autoritario.

Según explicó Vucic, 35 manifestantes fueron detenidos y seguirán por ahora en prisión, mientras que dos agentes de la policía resultaron heridos de gravedad en los enfrentamientos de esta noche. “Esta noche se intentó ocupar de forma violenta las instituciones del Estado. Veremos cómo lo van a calificar los fiscales”, dijo el presidente tras una reunión del Consejo de Seguridad Nacional de Serbia.

Las autoridades rechazan las acusaciones de la oposición sobre supuestas manipulaciones y aseguraron que las instituciones investigarán las denuncias. Una misión internacional de observación afirmó el lunes que el SNS obtuvo una ventaja injusta debido a la participación excesiva del presidente Vucic y el control mediático que favoreció al partido gobernante al crear unas “condiciones desiguales, que socavaron el proceso electoral en medio de un ambiente político polarizado”, según el informe que emitieron, divulgado por la agencia Efe.

La popularidad de Vucic se había resentido después de que en mayo se registrasen dos tiroteos indiscriminados en el que murieron 18 personas, nueve de ellas, niños. Aquellos sucesos desencadenaron protestas masivas contra la violencia que algunas autoridades trataron de ridiculizar. Finalmente, el presidente adelantó las legislativas para este 17 de diciembre. Y entonces surgió, de entre las protestas, la coalición opositora Serbia contra la Violencia (SPN), formada por ocho partidos, entre los que había formaciones de derecha, de centroderecha y de izquierda.

La mayoría de los analistas interpretaron el adelanto electoral como una estrategia de Vucic para afianzar su poder en medio de la crisis. En las legislativas y presidenciales de abril de 2022, el partido oficialista consiguió 120 de los 250 escaños del Parlamento y Vucic obtuvo un segundo mandato.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Contenido del Artículo

Sobre el Autor