Una de las caras más feas de la pandemia: el trabajo infantil  Red de expertos  Planeta del futuro

Una de las caras más feas de la pandemia: el trabajo infantil Red de expertos Planeta del futuro

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece la sección «Planeta del futuro» por su aporte informativo diario y global a la Agenda 2030. Si quieren apoyar nuestro periodismo, Suscríbete aquí.

Elizabeth se levanta a las 4:00 de la mañana para trabajar como vendedora de telas en las calles de La Paz, Bolivia. Sale muy temprano en la mañana con su madre, que está lustrando zapatos. Tiene solo nueve años y asiste a clases hasta que su escuela cerró el año pasado debido a la pandemia. Ahora, debido a las condiciones económicas de la familia, está trabajando para contribuir de alguna manera a sus magros ingresos. «Mi hija no está estudiando ahora porque no hay forma de estudiar clases virtuales. El único teléfono que tengo es muy viejo, sin mencionar que internet es muy caro y funciona mal ”, dice su madre, un poco inconsolable.

Más información

Elizabeth es una de los más de ocho millones de niños que trabajan en América Latina y el Caribe, donde ha aumentado el número de hogares de bajos ingresos o la pérdida de puestos de trabajo debido al COVID-19 y que han recurrido al trabajo infantil como mecanismo de supervivencia. A pesar de la reducción de esta en la región en 2,3 millones entre 2016 y 2020, se espera que la crisis provocada por la pandemia pueda revertir esta tendencia positiva. Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), esta práctica podría aumentar hasta en 326.000 niños, niñas y adolescentes más.

A pesar de la reducción del trabajo infantil en la región en 2,3 millones entre 2016 y 2020, se cree que la crisis provocada por la pandemia puede revertir esta tendencia positiva

El trabajo infantil daña física y mentalmente a los niños, compromete su educación, restringe sus derechos y limita sus oportunidades futuras. Según el último informe de Unicef, hay 100 millones de ellos que aún no reciben cursos presenciales. Miles de personas podrían estar en riesgo de no regresar a la escuela debido a la falta de recursos familiares y programas estatales de apoyo que ayuden a estos hogares a no tener que recurrir al trabajo de sus hijos.

La combinación de la pérdida de puestos de trabajo, la pobreza creciente y el cierre de escuelas es una tormenta ideal para la propagación de este tipo de explotación. Abandonar la escuela e ingresar al mercado laboral prematuramente reduce las posibilidades de un mejor trabajo en el futuro, continuando la trampa de la pobreza. Si bien nos damos cuenta de que se ha avanzado en la región en las últimas dos décadas, las cifras de explotación de menores aún son demasiado altas y la crisis social y económica provocada por la pandemia podría conducir a un dramático fracaso si no se toman medidas pronto.

Dado que muchas escuelas siguen cerradas y familias empobrecidas en prisión han perdido ingresos durante muchos meses, vemos que más niños y niñas de la región se están incorporando y seguirán incorporándose al trabajo infantil, abandonando también su formación. América Latina y el Caribe esperaba ser la primera región del mundo en erradicarlo para el 2025. La pandemia dificulta el logro de este objetivo. Es probable que se unan más menores de toda la región en los próximos meses, a menos que sus familias reciban ayuda rápidamente.

¿Cuándo regresará Elizabeth a la escuela? Quizás en unos meses. Tal vez nunca. Lo que sí sabemos es que cuanto más tiempo están cerradas las escuelas, más vulnerables corren el riesgo de abandonar la escuela los niños. Ha llegado el momento de que los gobiernos aumenten el gasto en servicios públicos y especialmente en protección social. Se debe garantizar el acceso universal a una educación gratuita y de calidad, y las escuelas deben abrirse de manera segura, con medidas de salud y seguridad que protejan tanto a sus alumnos y sus familias, como a los docentes. En tiempos de pandemia, las escuelas deben cerrarse al final y abrirse primero.

Ahora no es el momento de ahorrar. Por el contrario, es hora de invertir en escuelas para estimular la recuperación económica de toda la región, brindando mejores oportunidades a la niñez y adolescencia.

También es fundamental garantizar un trabajo decente para los adultos y los jóvenes en edad de trabajar y prestar atención al trabajo infantil en la agricultura. Asimismo, es necesario promulgar leyes que protejan mejor a los niños, mejoren los sistemas de inspección del trabajo, implementen de manera efectiva sistemas de protección integral o los fortalezcan cuando sea necesario.

En estos tiempos de crisis, todos los gobiernos de América Latina y el Caribe están bajo presión para reducir la inversión en educación. Pero ahora no es el momento de ahorrar. Por el contrario, es hora de invertir en escuelas para estimular la recuperación económica de toda la región, brindando mejores oportunidades a la niñez y adolescencia.

Jean Gaff es el Director Regional de UNICEF para América Latina y el Caribe y Vinicius Piñeiro Es el Director Regional de la OIT para América Latina y el Caribe.

Puedes seguir PLANETA FUTURO en Gorjeo,, Facebook y Instagramy suscríbete aquí a nuestro boletín.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *