Un primer grupo de 40 españoles logra salir de Gaza: “Escuchábamos todas las noches explosiones muy cercanas” | Internacional

Tras casi dos semanas de espera, un primer grupo de 40 españoles, de los que 22 son menores, ha cruzado el primer control de salida de Gaza, controlado por las autoridades palestinas, en el paso de Rafah, que conecta la Franja con Egipto, según ha confirmado este lunes el ministro de Exteriores español, José Manuel Albares. El Consulado General de España en Jerusalén tiene censados a unos 140 ciudadanos con doble nacionalidad, española y palestina, que han expresado su deseo de ser evacuados, aunque la cifra se eleva a unos 180 si se incluye a sus familiares.

Entre los españoles que han podido salir de Gaza este lunes está la hispanopalestina Amelia Julia Sayans, de 70 años, que califica de “insostenible” la situación dentro del enclave. “En toda Gaza hay bombardeos. Quien diga que al sur no hay ataques aéreos, está mintiendo. Escuchábamos explosiones todas las noches y estaban muy cerca”, relata desde Rafah en una conversación telefónica con EL PAÍS. Critica también la poca ayuda humanitaria que llega desde Egipto: “Veíamos a los camiones entrar, pero estos van directamente a los colegios donde hay mucha gente. En la casa en la que estaba no llegó nada en el mes que estuve”.

“Ayer las autoridades israelíes nos confirmaron la autorización para la salida, porque es necesaria una doble autorización de Egipto y de Israel, de un primer contingente de ciudadanos hispanopalestinos”, ha declarado Albares a su llegada a la reunión del Consejo de Ministros de Exteriores de la UE, en Bruselas. “El grupo ha cruzado el punto de control palestino y está ya en el punto de control egipcio”, ha añadido el jefe de la diplomacia española, quien ha advertido de que el paso de la frontera puede demorarse varias horas.

Durante los primeros días de la escalada del conflicto, Amelia Julia Sayans huyó desde su casa en el norte de la Franja, en la que vivía desde hace 40 años, hasta la ciudad de Jan Yunis, al sur, en donde la acogió una familia en su casa. “Vivimos una situación precaria. Mis hijos salían diario a buscar comida y, a veces, encontraban pan o queso, pero no es suficiente”, asegura. Sayans ha logrado huir junto con su sobrina y los seis hijos de ella, de entre 17 y 3 años. “Mis dos hijos y mis nietos siguen en Gaza. El cónsul ha intentado poner sus nombres en la lista, pero no ha podido ser. Me han dicho que esperan que salga entre mañana y el miércoles”, añade.

De momento, Sayans esperará en Rafah a que sus hijos y nietos puedan salir. Una vez hayan rescatado a todos los españoles de la Franja, continúa, se dirigirán a El Cairo para luego regresar a España. “[El consulado] dice que nos iremos dentro de unos días, pero aún no hay una fecha concreta. Espero que sea pronto”, termina.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Una mujer mostraba su pasaporte español mientras esperaba a poder salir de la franja de Gaza, este lunes en el paso fronterizo de Rafah.
Anas Baba (EFE)

El Ministerio de Asuntos Exteriores tiene preparado desde hace días un equipo de acogida en la Embajada de España en El Cairo para atender a los evacuados, quienes probablemente necesiten apoyo médico o psicológico tras sufrir durante cinco semanas el asedio y los bombardeos del ejército israelí. Por su parte, el Ministerio de Defensa tiene listos aviones de transporte —un Airbus 330 y algún otro si fuera necesario— para acudir a El Cairo y recoger a los hispanopalestinos. La idea es que todos los ciudadanos con pasaporte español puedan salir de Gaza entre este lunes y el martes, y una vez agrupados en la capital egipcia, traerlos a España.

Los 40 que han pasado este lunes forman el primer grupo de españoles que ha obtenido permiso para salir de la Franja desde el inicio de las operaciones de evacuación de titulares de pasaporte extranjero el día 1, tres semanas después de que Israel lanzara su ofensiva militar sobre el enclave palestino en respuesta a los ataques yihadistas del 7 de octubre. La salida llega tras una negociación a cuatro de las autoridades españolas con los gobiernos de Israel y Egipto y con los responsables de Hamás que controlan Gaza.

Los hispanopalestinos se quejaban de que numerosos países habían conseguido sacar a sus nacionales de la Franja mientras que ellos seguían esperando. Hasta este lunes, solo habían salido dos españoles: Jesús Sánchez, de la Oficina del Coordinador especial de las Naciones Unidas para el Proceso de Paz de Oriente Próximo (UNSCO), el día 2; y Raúl Incertis, anestesista de Médicos Sin Fronteras (MSF), un día antes. En ambos casos su evacuación corrió a cargo de las organizaciones internacionales para las que trabajaban.

Evacuación ralentizada

La situación de la Franja es crítica y los ministros de Exteriores de los Veintisiete analizarán la crisis de Gaza en su reunión en Bruselas. El viernes, los Veintisiete reclamaron “pausas humanitarias inmediatas”, pero Albares ha incidido en que España pedirá “un alto el fuego humanitario”. “La situación de los civiles palestinos sigue siendo muy grave”, ha advertido el jefe de la diplomacia española, que ha reclamado la liberación inmediata de todos los rehenes capturados por Hamás en los ataques del 7 de octubre contra Israel y que se facilite la salida de aquellos civiles hispanopalestinos que deseen abandonar la Franja.

La evacuación de Gaza de dobles nacionales y extranjeros está siendo una operación compleja tanto por la situación dentro del enclave como por las múltiples partes implicadas en el proceso. En los próximos días está previsto que vayan recibiendo permiso para salir el resto de la comunidad española en la Franja, incluyendo ciudadanos españoles y familiares directos, pero tampoco está claro cuántos días podrá alargarse el proceso. La inmensa mayoría de los españoles de Gaza y sus familias se encuentran ya esperando en la parte central y sur del enclave, relativamente cerca del paso de Rafah.

Un grupo de personas esperaba en el lado palestino del paso fronterizo de Rafah con Egipto, en el sur de la franja de Gaza, este lunes.
Un grupo de personas esperaba en el lado palestino del paso fronterizo de Rafah con Egipto, en el sur de la franja de Gaza, este lunes.MOHAMMED ABED (AFP)

Desde que empezaron las operaciones de evacuación, el paso de Rafah ha estado cerrado cinco días por distintos motivos, lo que está ralentizando la salida de extranjeros. La lista con los nombres de las personas autorizadas a abandonar la Franja publicada el domingo por la noche por la Autoridad General de Cruces de Gaza, bajo control de Hamás, fue la primera que incluyó un apartado de ciudadanos españoles. En este último listado también figuran ciudadanos de Rusia, Reino Unido, Jordania, Marruecos, Holanda, Suecia, Perú, Egipto y Estados Unidos.

Desde que se iniciaron las evacuaciones, más de 3.000 titulares de pasaporte extranjero, incluidos egipcios, han podido cruzar el paso de Rafah, según un recuento propio basado en las cifras publicadas por la ONU y organizaciones locales egipcias, debido a que no hay un dato oficial público. Egipto aseguró poco después de empezar estas operaciones que había unos 7.000 ciudadanos extranjeros en el enclave palestino.

La circulación de personas y de mercancías a través del paso de Rafah se vio inicialmente interrumpida después de que Israel bombardeara el puesto tres veces en menos de 24 horas tras anunciar su bloqueo total sobre Gaza el 9 de octubre y se negara a ofrecer garantías de seguridad para su reapertura. Esos ataques causaron importantes daños en la terminal palestina de la frontera.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *