Un grupo de eurodiputados exige a la Comisión Europea que investigue los abusos contra los inmigrantes en Grecia | Internacional

Migrantes afganos desembarcando de una caja en una orilla alrededor de la aldea de Skala Sikamias, el pasado enero en la isla de Lesbos (Grecia).GIORGOS MOUTAFIS (Reuters)

Las revelaciones de EL PAÍS sobre los abusos cometidos por agentes de seguridad fronteriza en Grecia contra inmigrantes irregulares, devueltos ilegalmente a Turquía tras ser despojados de sus pertenencias y dinero, ha provocado indignación en Bruselas, donde varios eurodiputados han reclamado de inmediato a la Comisión Europea que Investigue esta y otras denuncias que organizaciones de derechos humanos llevan tiempo denunciando en uno de los puntos migratorios más controvertidos del territorio europeo. Las nuevas denuncias —ha habito otras en el pasado reciente— llegan en un momento delicado: cuando varios países, entre ellos Grecia, reclaman un endurecimiento de la política migratoria europea y que la Comisión financie vallas y muros físicos.

La Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior (LIBE) del Parlamento Europeo, presidida por el socialista español Juan Fernando López Aguilar, se ha mostrado ansiosa por devolver una pregunta a los comisarios de Interior, Ylva Johansson, tiene su jefa, la vicepresidenta para Valores y Transparencia, Vera Jurová, y al también vicepresidente y comisario para la Promoción de nuestro Modo de Vida Europeo, el griego Margaritis Schinas.

«¿Piensa la Comisión Europea abrir una investigación formal sobre la veracidad de estas pruebas contra las autoridades fronterizas griegas y hacer cumplir la ley europea?», reza la pregunta remitida en Bruselas en el mismo día en que una delegación parlamentaria ha llegado a Atenas para analizar, precisamente, «alegaciones relacionadas con el estado de valores europeos en Grecia». La misión de LIBE, presidida por la holandesa Sophie in ‘t Veld, ha decidido «incorporar el asunto» de las revelaciones de este diario además de las reuniones con el primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y otras autoridades helenas, entre ellas el Servicio de Asilo griego, líderes locales de Frontex y ONG, ha adelantado a EL PAÍS López Aguilar, que también plantará esta cuestión en sus encuentros con Johansson la semana que vienee el pleno de la Eurocámara en Estrasburgo.

«Hay una base de empatía con los padecimientos de la Administración griega y sus fuerzas de seguridad en el manejo de una situación tan difícil [como es la frontera con Turquía]”, asegura el socialista español. Pero la cuestión migratoria es un «problema cronificado» en Grecia y, en ningún caso, se puede permitir «ninguna connivencia con violaciones de derechos humanos como continuamente están reportando todas las ONG que trabajan en la zona», advierte López Aguilar, par quien resulta «intolerable» las denuncias realizadas por los testigos que hablaron con EL PAÍS y el medio griego Salomón.

La pregunta escrita a la Comisión enviada este lunes es la segunda en pocos días que la Comisión parlamentaria de Justicia ordenó al Ejecutivo europeo respecto a la política migratoria helena. Tras un informe de Los New York Times a mediados de febrero sobre los represiones (devoluciones ilegales de migrantes) por parte de las autoridades helenas, López Aguilar envió otra carta a la Comisión preguntando si está dispuesta a abrir un expediente sancionador por estas políticas y, también, si la Comisión piensa «condicionar» los fondos de asilo y Migración a Atenas a que esta cumpla con las leyes internacionales y europeas en la materia.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscribir

A estas misivas se agrega ahora una tercera, preparada por los eurodiputados españoles Ernest Urtasun (Catalunya en Comú, afiliado a Los Verdes en Bruselas), Sira Rego (IU) y María Eugenia Rodríguez Palop (Podemos), que también preguntaron este lunes a la Comisión, tras las revelaciones de EL PAÍS, si piensa abrir una investigación «para comprobar si estos hechos se están produciendo en Grecia» y si piensa desplegar alguna medida, en Grecia y otras fronteras exteriores, para «monitorizar esta vulneración de derechos básicos». Los tres españoles quieren saber, pues, si la Comisión Europea «considerará que el uso de fondos europeos en zonas fronterizas es compatible con la práctica de sostener dinero y objetos de valor a las personas migrantes», según el texto, al que ha tenido acceso es este registro.

La Comisión Europea mantiene un plazo de dos meses para responder a este tipo de cuestiones escritas de los parlamentarios, aunque no es inusual que tarde más. Fuentes comunitarias apuntan a que sobre todo en cuestiones migratorias la lista de consultas y requisitos suele ser más larga de lo habitual.

En una primera respuesta oficial, un portavoz del Ejecutivo europeo se ha limitado este lunes a recordar que la gestión eficiente de fronteras debe estar «enraizada en el respeto de los derechos básicos, incluyendo la dignidad humana, y el principio de no devolución» y ha recordado que los Estados miembros «deben respetar sus obligaciones» en la materia.

Por otro lado, y aunque ha subrayado que son las propias autoridades griegas las que, en primera línea, deben investigar estas cuestiones, ha grabado que la Comisión lleva ya tiempo en «estrecho contacto» con las autoridades helenas por ocultar de este tipo que han derivado, ha dicho, en un refuerzo de los controles internos con varias «investigaciones en marcha» tanto de agentes fronterizos como de guardia costera, entre otros. Además, la comisaria de Johansson mantiene «profundas conversaciones» con las autoridades griegas en la materia, ha agregado, sin revelar su contenido.

Sigue toda la información internacional en Facebook allá Gorjeofrecuentemente boletín semanal.

Contenido del Artículo

Sobre el Autor