UE: Bruselas prepara nuevas municiones contra Hungría y Polonia  Internacional

UE: Bruselas prepara nuevas municiones contra Hungría y Polonia Internacional

Bruselas quiere poner nuevas municiones sobre la mesa contra los países del este. Cansada de la feroz cuerda con Polonia y Hungría que amenaza con socavar los valores fundamentales de la UE, como la independencia del poder judicial y el respeto por la comunidad LGTBI, la Comisión Europea está lista para lanzar antes de finales de octubre el llamado mecanismo, una herramienta diseñada para garantizar que ni un solo euro de los fondos de recuperación históricos caiga en manos de quienes violan el estado de derecho. El mecanismo estaba paralizado, a la espera de una sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. Pero el líder de la comunidad está listo para acelerar el ritmo. «La herramienta está demasiado madura para ser lanzada», dijo la directora ejecutiva adjunta de la comunidad, Vera Yourova, a un pequeño grupo de medios, incluido EL PAÍS.

La medida, que nace como garantía para el presupuesto europeo y el multimillonario programa Next Generation acordado el año pasado para paliar la crisis provocada por la pandemia del COVID-19, tendrá como objetivo Varsovia y Budapest, antagonistas de la larga y tensa batalla con la comunidad. Poder Ejecutivo por la desviación antiliberal de sus gobiernos.

Su creación fue uno de los grandes debates del pasado otoño en Bruselas: la incómoda porcelana en el zapato, que estuvo a punto de quitarnos los fondos para la restauración. Costó sangre, sudor y muchas reuniones virtuales, presenciales y mixtas para hacerlo. En última instancia, adoptó una definición débil que procesa una infracción del Estado de Derecho cuando «afecta o amenaza con afectar gravemente la buena gestión financiera del presupuesto de la Unión o la protección de los intereses financieros de la Unión». Entró en vigor este año, pero su aplicación quedó en el aire cuando sus potenciales víctimas – sorpresa: Hungría y Polonia – cuestionaron su legitimidad, al darse cuenta de que estaba interfiriendo con las competencias internas de los estados miembros. Apelaron al Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas (TJUE) en marzo.

La audiencia aún no ha tenido lugar en Luxemburgo – programada para el 11 y 12 de octubre – y la decisión no se ha tomado y no se espera hasta dentro de varios meses. Pero el Parlamento Europeo, que ha levantado la bandera para proteger el estado de derecho, ha aumentado recientemente la presión sobre el poder ejecutivo del bloque para obligarlo a actuar de inmediato.

En julio, el Parlamento Europeo pidió a la Comisión que «investigara rápidamente» cualquier posible incumplimiento del Estado de derecho «que afecte o suponga un riesgo grave de afectar a la buena gestión financiera del presupuesto de la Unión», y señaló que «la situación en algunos Los Estados miembros ya son eurodiputados exigieron que el poder ejecutivo de Ursula von der Leyen informe sobre los primeros casos investigados antes de finales de octubre y amenazaron a Bruselas con llevar su inacción a los tribunales europeos.

El presidente de la Comisión tendrá la última palabra, pero algunos de los casos ya están bajo la supervisión de la Oficina de Lucha contra el Fraude de la UE, y Bruselas pretende dar el primer paso para activar el procedimiento en apenas tres semanas, según fuentes ejecutivas. . Von der Leyen no parece querer estar en la esquina del Parlamento Europeo y se enfrenta a un caso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en Luxemburgo por no actuar con fuerza y ​​determinación para combatir el fuego de artillería antidemocrático proveniente de Hungría y Polonia. A partir de ahí comenzará una cuerda, que comenzará con la notificación de infracciones en las capitales afectadas.

Únete a EL PAÍS ahora para seguir todas las novedades y leer sin restricciones

Suscríbete aquí

La comisaria Vera Yourova, una de las voces más activas del Colegio de Comisarios ante la desviación autoritaria de algunos socios comunitarios, cree que con esta nueva viñeta Bruselas ya tiene un menú completo para hacer frente a países que ponen la autonomía bajo el control de los jueces .al someterlas a un estricto control disciplinario, permiten la creación de las llamadas zonas anti-LGTBI o crean un frente ideológico que priva a los niños y niñas del acceso a los temas más básicos de la educación de género. «Se trata de proteger el dinero europeo», añadió el comisario checo.

Para dar rienda suelta a sus efectos y cerrar el grifo de los presupuestos comunitarios, los casos presentados por Bruselas deberán someterse a votación en el Consejo, el órgano en el que se sientan los 27 países y en el que tradicionalmente se pega cada manotazo a Polonia y Hungría debido a los valores de la UE. Hasta ahora, la Unión ha abierto expedientes para ambos países a través del artículo 7 del Tratado de la UE sobre violaciones de valores fundamentales, pero nunca se han implementado porque nunca se han implementado, ya que se requieren mayorías muy amplias (cuatro quintas partes del Consejo ).) o unanimidad – y entre los amigos definidos y escondidos en la esquina siempre se defienden.

Por el contrario, el mecanismo de condicionalidad solo necesita una mayoría cualificada para su aprobación. Fuentes ejecutivas estiman que si se lanzan en octubre, los casos podrían llegar a votación en el Consejo en la segunda mitad de 2022. Pero solo la activación por parte de la Comisión podría perjudicar, por ejemplo, al gobierno de Víctor Orban, de cara a las elecciones de primavera. 2022

Arsenal contra Polonia

El argumento económico, cree Bruselas, podría eventualmente mostrar el camino hacia Budapest y Varsovia. Sobre todo si los frentes se multiplican. El ejecutivo comunitario también tiene como palanca planes de recuperación multimillonarios. Polonia y Hungría se encuentran entre los pocos países cuyos fondos anticrisis aún no han recibido luz verde (ni Suecia, Finlandia y Estonia, ni Bulgaria y los Países Bajos, que aún no los han presentado oficialmente).

Las negociaciones con Polonia, que apuntan a conseguir una jugosa cifra de 36.000 millones de euros, están un poco más adelantadas, detallan fuentes del ejecutivo comunitario, que estiman que el fondo podría desbloquearse en noviembre. La comisión pretende adoptar un plan con etapas que debe seguir el gobierno de Mateusz Morawiecki de la ultraconservadora Ley y Justicia (PiS) para recibir los pagos.

Entre estos pasos, Bruselas tiene la intención de pedir a Varsovia que desmantele la Sala de Disciplina del Tribunal Supremo de Polonia, un órgano todopoderoso que puede sancionar a los jueces que aplican la primacía del derecho europeo o plantean cuestiones preliminares al Tribunal de Justicia. Aunque el gobierno del PiS prometió reformarlo en agosto, aún no ha tomado medidas concretas.

A principios de septiembre, la Comisión inició dos procedimientos para imponer millones de dólares en multas a Polonia si no derogaba esta y otras medidas de su poder judicial, que Bruselas considera una grave amenaza para la independencia de los jueces. Polonia, por su parte, está impugnando a la UE con un fallo aún pendiente del Tribunal Constitucional, que podría poner en tela de juicio uno de los principales pilares del bloque comunitario: la primacía del derecho de la UE sobre el derecho nacional.

Siga toda la información internacional en Facebook y Gorjeo, o en nuestro boletín semanal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *