Tribunal de Alicante condena a cuatro perpetradores de violación en grupo a entre 14 y 18 años de prisión |  Comunidad

Tribunal de Alicante condena a cuatro perpetradores de violación en grupo a entre 14 y 18 años de prisión | Comunidad

Uno de los cuatro acusados ​​de violar a Kalos a su llegada a la Audiencia Provincial de Alicante.MORELL / EFE

La Audiencia Provincial de Alicante ha condenado a cuatro personas acusadas de violación colectiva en la ciudad de Alicante, Callosa d’en Sarrià, a entre 14 y 18 años de prisión durante las vacaciones de Año Nuevo y Fin de Año. Para 2019, los magistrados han aceptado así, en la práctica, las tesis defendidas por la acusación particular a favor de la víctima, que en ese momento tenía 19 años y que fundamentó un fallo preliminar alcanzado entre todas las partes que el fiscal no acordó. Según el abogado de la víctima, Francisco González, esto demuestra que el acuerdo “fue justo, logró el mismo resultado final y habría evitado que la víctima lo volviera a experimentar”.

El veredicto, difundido este viernes, reconoce que la víctima y su amigo, tras celebrar el Año Nuevo, acudieron a un bar de Benidorm a comprar tabaco en la madrugada del 1 de enero. Allí se reunieron con los cuatro imputados, quienes invitaron a la joven a tomar su último trago en una casa particular, donde finalmente durmió. Alrededor de las 14.45 horas, dos de los reos abrazaron a la víctima en el baño, donde le ofrecieron relaciones íntimas, que la joven, “a pesar de encontrar sus capacidades intelectuales y objetivas afectadas por el consumo de alcohol”, rechazó. Sin embargo, los dos asaltantes la desnudaron, rasgaron la ropa que vestía, la tocaron y la fotografiaron con sus teléfonos móviles, ataques que la víctima luchó con gritar “no, no, no”.

Las voces de la joven despertaron al dueño de la casa, quien forzó la puerta del baño y entró. La víctima con los senos desnudos lo abrazó, según la decisión judicial. En ese momento, el dueño de la casa echó a todos los imputados, le dio a la víctima una camiseta sin mangas para cubrirse y permitió que la joven se fuera. En la calle, habla de la decisión, se reencuentra con sus atacantes, con quienes accede a mudarse a Kalos, ya que sus habilidades continúan deteriorándose, probablemente debido a las drogas.

En la casa de Kalosa, propiedad de la familia de uno de los acusados, los asaltantes de Castro llevaron a la víctima al sótano del edificio, al que se ingresó por el garaje. En ese momento, los cuatro imputados volvieron a desnudar a la víctima, haciendo uso de la fuerza física ante las reiteradas negativas de la joven. Posteriormente la violaron uno por uno mientras los demás sujetaban a la víctima, se burlaban de ella y “tocaban música constantemente”, dice el fallo. También grabaron varios videos con sus teléfonos móviles sin el consentimiento de la víctima.

Más información

En el veredicto, los magistrados recogieron los tres atenuantes que González reconoció durante el juicio. Por un lado, el reconocimiento de los hechos, como todos admitieron durante su declaración ante los magistrados. Por otro lado, el de indemnización de daños, estimado en una indemnización de 60.000 euros. Finalmente, el de la borrachera. “Todos los imputados bebían y consumían drogas, aunque esto no significa que sus capacidades estuvieran dañadas, eran conscientes de lo que hacían”, explicó González.

El tribunal condenó a uno de los imputados a 18 años de prisión como autor de dos atentados, el de Benidorm y el de Kalosa, y como colaborador necesario de otros tres. El imputado, que lo acompañó en el atentado en el baño de Benidorm, recibió una condena de 17 años y dos meses. Los otros dos, que solo participaron en la violación de Kalos, pasarán 14 años y dos meses y 14 años y 10 meses en prisión, respectivamente. Todos ellos son considerados autores de un delito de violencia sexual de larga duración y colaboradores necesarios en los delitos cometidos por los otros tres imputados. Además, dos de ellos agregaron una frase para capturar o registrar la agresión con sus teléfonos móviles.

Finalmente, la decisión ordenó “muestreo biológico de los cuatro condenados y análisis para obtener identificadores de ADN” para su registro en una base de datos policial, “teniendo en cuenta la gravedad de los hechos”. En caso de que alguno de los imputados se niegue, “se podrá imponer la ejecución” de la medida, dijeron los magistrados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *