Técnicos investigan un error en la estructura de un edificio de viviendas en Peñíscola como causante del derrumbe |  España

Técnicos investigan un error en la estructura de un edificio de viviendas en Peñíscola como causante del derrumbe | España

Una avería o defecto en la estructura del edificio es el motivo por el que los técnicos están trabajando para intentar explicar el hundimiento del bloque de viviendas de la urbanización Font Nova en Peñíscola (Castellón), que se derrumbó este miércoles. Este jueves se encontró el cuerpo de un menor y continúa la búsqueda de una mujer. El derrumbe de un muro en el centro de la estructura provocó, según fuentes de la operación, un efecto dominó o un castillo de naipes. Todos detrás de esa pared cayeron. Los técnicos también están examinando si el sistema de carga (en el que se mantiene el edificio) es suficiente para soportar los tres pisos. Todo ello, unido a las fuertes lluvias registradas el martes (60 litros por metro cuadrado en 40 minutos), logró completar la fatídica fórmula del colapso. En cualquier caso, los técnicos continúan inspeccionando el área donde solo hay polvo, losas, escombros, tejas, bloques más o menos grandes de concreto y escombros y donde ni siquiera se ve una columna en pie. El proyecto constructivo fue presentado al Ayuntamiento de Peñíscola en 1989, pocos años antes de que el edificio fuera desocupado.

Según Alberto Rubio, director general de Calidad y Rehabilitación de la Generalitat Valenciana, todo parece indicar que “el sistema constructivo utilizado fue el que motivó el tipo de derrumbe” de este edificio a principios de los años noventa. Se trata de un sistema de muros de carga paralelos a las alturas del nivel del talud, con una especie de bloque de arcilla y sistemas estructurales horizontales con arcos y vigas prefabricadas. Son estructuras muy articuladas que él compara con “un castillo de naipes, y si quitas uno o falla, todo se derrumba relativamente rápido, de forma sistemática, y todo el conjunto cae”. “Lo que pasó es que por alguna razón que aún no se ha determinado, uno de estos muros ha perdido su solidez, probablemente porque los cimientos se han alejado, aunque esto no se sabrá hasta que se despeje”, dijo Rubio. De la misma forma, declaró que rara vez sucedía en un edificio a la edad del accidente en Peñíscola, de tan solo 30 años, “que hubiera sucedido algo así”.

Nueva estrategia de búsqueda

La estrategia de búsqueda de la mujer que permanece bajo los escombros cambió esta mañana de jueves luego de que equipos de rescate encontraran y recuperaran, esta madrugada del jueves, el cuerpo de una menor. Como el joven rescatado con vida ayer, la mujer y el fallecido vivían en la misma casa. El superviviente es el hijo de la mujer que buscan y el menor fallecido es el hijo de su pareja. Tras encontrar el cuerpo sin vida del niño, tras 12 horas de trabajo y llegar al final de los escombros, los técnicos decidieron reorientar la búsqueda. “La información verbal que nos dio el sobreviviente ayer y la ubicación que marcaron los perros no tuvieron éxito”, dijo un integrante del operativo, quien explicó cómo se llevó una red al sitio de búsqueda, ahora usando una grúa, a la mujer. Así lo ha explicado también el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, que viajó a Peñíscola para conocer de primera mano la marcha de la operación, agradecer la labor de los bomberos, protección civil, seguridad civil y la policía y ofrecer ayuda en la vivienda de estos que han perdido sus hogares. El titular del Consell destacó la coordinación de las distintas instituciones “en un momento tan difícil”. “Creo que una vez más está comprobado que la cooperación institucional nos permite tener la mejor respuesta ante eventos que son incidentes, y por lo tanto lo que hay que evaluar es la mejor respuesta posible”, dijo. Puig ya ha previsto que el siniestro está previsiblemente perseguido y, como ha dicho, la Generalitat prestará todo su apoyo “para asegurar la cobertura y asistir al Ayuntamiento en lo que puede ser el esclarecimiento final de unos hechos lamentables”.

Los pasos a seguir por la operación son, según Puig, encontrar a la mujer como primer objetivo principal (con el inconveniente de que el calor interfiere con las habilidades olfativas de los perros de rescate) para garantizar la seguridad del resto del edificio y edificios vecinos (cuyos ocupantes aún no han podido ingresar a buscar sus pertenencias) y analizar la estructura para determinar definitivamente la causa del derrumbe.

El fallecido, el joven superviviente y la mujer todavía buscada se encontraban en el mismo apartamento, el primero con el que cayó sobre ellos el resto del edificio. El menor que falleció es de Morella, el pueblo natal de Puig, que conoce a la familia y que tuvo un breve encuentro con el padre del fallecido, que se encontraba en Peñíscola en el momento del colapso, pero no en el apartamento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *