Sesko, el último goleador de la factoría Red Bull | Fútbol | Deportes

La última vez que el Real Madrid jugó en Leipzig, en la fase de grupos de la temporada pasada, perdió 3-2 y los goles se los marcaron Gvardiol, Nkunku y Werner. Ninguno de los tres está ya en el club. El Manchester City compró al croata por 90 millones de euros; el Chelsea, al francés por 60 y el Tottenham se llevó cedido al alemán en el mercado de invierno, con una opción de compra de 18. Los movimientos siguen un patrón al que está sacando rendimiento el RB Leipzig: captan talento joven a punto de eclosionar a precios a su alcance, lo aprovechan un tiempo y obtienen rentabilidad si en un primer momento tuvieron muy buen ojo.

Gvardiol tenía 19 años cuando llegó del Dinamo de Zagreb, Werner 20 y Nkunku 21. Los goleadores de aquella noche ya no están, pero la maquinaria ha vuelto a funcionar y el equipo cuenta ahora con el cuarto y el quinto mejores realizadores de la Bundesliga, Benjamin Sesko y Loïs Openda, con 0,73 y 0,69 goles cada 90 minutos, sin contar los penaltis.

El belga Openda, de 23 años, fue la mayor compra de la historia del club (38 millones), pero el caso del esloveno Sesko, de 20, remite de nuevo a la estructura de detección y desarrollo de talento del consorcio Red Bull. El nombre del delantero se popularizó un mes antes de la última visita del Madrid a Leipzig, en septiembre de 2022, cuando circuló el vídeo del golazo de volea en carrera que le marcó a Suecia con su selección. “¡Van Basten, dónde estás!”, grita el comentarista.

Entonces aún jugaba en el Red Bull Salzburgo, el brazo del gigante de la bebida energética en Austria. Lo había detectado tres años antes el grupo de ojeadores del club bajo el mando del director deportivo, Christopher Vivell, que ha hecho la siguiente descripción del delantero: “Es uno de los mejores talentos jóvenes de Europa y tiene un gran potencial para convertirse en uno de los mejores. Su juego ofrece mucho. Es extremadamente rápido, tiene un gran salto y es fuerte en el aire. Benjamín tiene un verdadero olfato de gol y, a pesar de su altura, está dotado de una gran técnica y movilidad. Sus cualidades lo convierten en un jugador único y especial”. El retrato de parte se corresponde con lo que despierta al espectador.

En Salzburgo tienen un sentido particularmente afinado para los delanteros. Cuando Sesko disputaba la Youth League con los juveniles, en el primer equipo despuntaba Erling Haaland, y entre él y el esloveno estaba ya Karim Adeyemi. Al noruego lo vendieron la temporada siguiente al Borussia Dortmund y el alemán tomó el mismo rumbo en el verano de 2022. La operación dejó hueco en el primer equipo del Salzburgo a Sesko, el siguiente cañón cultivado en la casa Red Bull. Pero el momento del consorcio ha evolucionado y el desenlace iba a ser distinto. Red Bull es capaz de comprarle a Red Bull.

Cuando Adeyemi se mudó a Dortmund, Vivell era director deportivo del RB Leipzig y ese verano, antes de su última explosión en Austria, convenció a Sesko para que firmara por el club hermano en Alemania, que pagó por él 24 millones y lo dejó una temporada cedido en Salzburgo. Al mes siguiente marcó el gol de Van Basten y muchos grandes de Europa, como el Manchester United, salivaron. El último verano se mudó por fin a Leipzig, donde a base de goles se hizo con el puesto de Werner, que terminó regresando a la Premier en enero.

La defensa en cuadro del Madrid, con Nacho y Tchouameni de centrales, verá enfrente a dos delanteros en racha. Tanto Openda como Sesko han marcado en los últimos tres partidos del Leipzig. Y el belga acertó también en el anterior.

Puedes seguir a EL PAÍS Deportes en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

Sobre el Autor