Se prepara alquiler turístico para el fin de la pandemia  Ciencias económicas

Se prepara alquiler turístico para el fin de la pandemia Ciencias económicas

Dos personas con maletas pasan por Ibiza el 26 de junio.Francisco asesinado

Bonaventura Dural, de 52 años, es el director general de Durlet Apartments, una empresa propietaria y operadora de 31 apartamentos turísticos en el barrio de Poble Nou de Barcelona. La pandemia, explica, dejó a la empresa casi en dique seco el pasado verano, que tiene a nueve de sus 14 trabajadores afectados por el registro de temporalidad (ERTE). Sin turistas para recibir, el último año se ha utilizado para mejoras en el edificio o para alquilar algunos para estancias cortas durante meses. Ahora algunas de estas casas se preparan para volver y volver al mercado turístico, movimiento que ya han captado algunos portales inmobiliarios.

Más información

“Estamos en un momento de considerable incertidumbre y lo que tenemos que hacer es encontrar un equilibrio entre las rentas estacionales y turísticas porque no se pueden poner todos los huevos en la misma canasta”, dijo Dural, quien enfatizó que la situación se mantuvo lejos de la pre -Tiempos pandémicos. “Al 1 de julio de 2019, podríamos haber vendido alrededor del 70% o el 80% de agosto y ahora estoy al 15%”, se queja un miembro de la junta directiva de Apartur, la asociación de apartamentos turísticos de Barcelona. Con precios más bajos y reservas de última hora, Durall mantendrá algunas propiedades en el mercado para alquileres a corto plazo, enfocadas a estudiantes o profesionales que se trasladen temporalmente a la ciudad. “Te ayudan a cubrir los costos fijos”, dijo.

¿Cuántos pisos se volverán a ofrecer para los pasajeros? La respuesta dependerá de cómo se desarrolle la búsqueda y ponerle números no es fácil. El INE puso en marcha en agosto de 2020, ya afectado por la pandemia, estadísticas experimentales, según las cuales 321.000 viviendas de uso turístico (VUT) en España. Seis meses después, el pasado mes de febrero, su número se redujo a 294 000. Anticipándose a los próximos datos oficiales, algunos portales inmobiliarios han realizado su propia investigación. Según Fotocasa, el 38% de las casas de vacaciones prepandémicas todavía se alquilan para vivienda (que incluye tanto los alquileres temporales como los habituales). El porcentaje obtenido de 5.500 estudios representa una disminución significativa en comparación con el estudio anterior en octubre, cuando fue del 64%.

Además, del 38% de las viviendas que quedan en el segmento residencial, la mayoría no tiene vocación de permanencia: “Solo el 18% dijo que gastaba indefinidamente”, explica María Matos, directora de investigación de Fotocasa. El otro 20%. están esperando que la situación mejore “. Otro informe, publicado recientemente por Pisos.com, llegó a conclusiones similares y mostraba que el 2% de la oferta de alquiler de viviendas se ha trasladado al turismo en lo que va de año, al contrario de lo que sucedió en 2020. “No sé que sí. restauró todo por lo que pasó, pero está bastante cerca. Hay una tendencia de recuperación muy clara ”, dijo Ferran Font, vocero del portal.

Regreso lento

Tolo Gomila, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Vivienda Turística (Fevitur, que agrupa a unas 178.000 viviendas vacacionales), dijo que su organización aún no tenía datos porque era “muy pronto”, aunque reconoció que “sí, esta transferencia está comenzando”. ser visto. ” Pero Gomila cita las recientes restricciones a la entrada de viajeros procedentes del Reino Unido, otrora fuente importante de turistas en España, como ejemplo de que la pandemia nos obliga a ser cautelosos: “El objetivo es acabar este 2021 con una tasa de ocupación anual de 40% “, dijo. Agregó que la recuperación del sector será lenta, especialmente en las grandes ciudades, que son las que tienen más oportunidades de trasladar los inmuebles del mercado turístico a la vivienda de corta duración, ya que tienen mayor demanda de población flotante.

Adolfo Meras, presidente de Madrid Aloha, es de la misma opinión, agrupando unos 4.000 apartamentos turísticos en la capital y su provincia. “Hay bastante gente en la asociación que, viendo que agosto es temporada baja, prefiere cerrar”, dice, “quizás en Madrid el tiempo real sea en septiembre”. Los precios son muy limitados, extremadamente limitados y vuelves a condiciones en las que perdemos dinero ”, dice. Quien busca ahora alquiler turístico, agregó,“ no piensa en rentabilidad ”sino en“ seguridad en el cobro y disponibilidad de vivienda ”, dos ventajas que no considera alquilar una vivienda normal, sobre la que quiere reforma legal.

Protección del mercado de la vivienda

La reoperación de la propiedad con fines turísticos no será una opción para aquellos propietarios que hayan pasado a alquilar su residencia habitual. Esto, según la City Leasing Act (LAU), da derecho al inquilino a permanecer en la casa durante cinco años (siete años si el propietario es una empresa). La transferencia es posible solo para alquileres de temporada, donde se debe justificar que el inquilino necesita la propiedad solo por un tiempo. Según Jaime Palomera, portavoz del Sindicato de Inquilinos de Barcelona, ​​esta posibilidad de la regla ha dado lugar a un “uso fraudulento” al que quiere estar atento.

Para los sindicatos de inquilinos, sin embargo, lo principal ahora es que las administraciones están protegiendo el parque de viviendas. “Venimos de una década en la que hay un desvío muy grande hacia el mercado turístico de viviendas que fueron construidas para ser viviendas y no para otros fines”, explica Palomera, quien agregó que esto “tiene efectos negativos” en el precio de la vivienda. casas y al lado del barrio. “Durante la pandemia se perdió la oportunidad de asegurar que estas viviendas regresaran definitivamente al mercado inmobiliario, pero aún tenemos tiempo”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *