Santander anuncia OPA de 2.000 millones al 20% no controlada por filial estadounidense |  Ciencias económicas

Santander anuncia OPA de 2.000 millones al 20% no controlada por filial estadounidense | Ciencias económicas

Anna Botin, presidenta de Banco Santander.

El 23 de enero de 2014 comenzó la historia bursátil de Santander Consumer USA (SCUSA), la filial estadounidense de consumo de Banco Santander, que duró siete años y medio. El banco español lanzó este viernes una oferta pública para adquirir (hacerse cargo) el 19,75% del capital, que aún no controla, con el fin de adquirir el 100% y sacarlo de la Bolsa.

Banco Santander cree que su oferta refleja un “valor atractivo” para los accionistas, que recibirán 39 dólares por acción, lo que requerirá un desembolso de 2.300 millones de dólares (1.941 millones de euros). Según la compañía, el precio incluye una prima del 7,4% frente al precio del miércoles pasado, fijado en 36,32 dólares, y del 30,4% frente a su precio medio ponderado del 1 de enero. En 2014, su precio inicial fue de $ 23,75. La empresa, presidida por Anna Botin, explicó que votaría en contra de cualquier venta, fusión o acuerdo alternativo de la propuesta de exclusión.

Más información

Después de Santander, los principales accionistas de Consumer USA son la gestora del fondo Fidelity (4,5%), Dimensions Fund Advisors (2,06%), Vanguard Group (1,92%) y BlackRock (1,86%), según Bloomberg consultado por Europa Press.

La salida a bolsa estuvo presidida por Emilio Botín, cuando España atravesaba un momento difícil debido a la crisis financiera de 2008, mientras que Estados Unidos ya había entrado en una plena recuperación. Esta operación supuso una plusvalía neta de Santander de 740 millones de euros. La demanda de acciones por parte de inversores institucionales superó 10 veces la oferta y las acciones aumentaron un 5% el día del lanzamiento.

La aventura americana comenzó en 2006

La compañía estadounidense de financiamiento de automóviles ha sido una inversión exitosa para el banco, pero ha experimentado altibajos por las críticas que ha recibido de los supervisores. La aventura estadounidense de Santander comenzó en 2006 con la compra del banco en Boston, originalmente llamado Sovereing Bank. En 2008, se hizo cargo del 100% del capital. Entre 2014 y 2017, los supervisores les prohibieron distribuir dividendos debido a problemas con el control interno de riesgos y déficit de capital. La filial puso fin a las pruebas de resistencia a partir de 2015.

Paralelamente, Santander adquirió en 2006 a HBOS (la fusión de Halifax Bank y el Bank of Scotland) y a los socios fundadores de la compañía el 90% del capital de Drive Financial (que en 2008 cambió su nombre a Santander Consumer USA) por 651 millones de dólares. En 2011, el banco se asoció a través de un aumento de capital, reduciendo su participación al 65% y generando una ganancia de capital para el grupo de $ 1 mil millones como resultado del aumento en el valor de la compañía a $ 4 mil millones.

Problemas para el afiliado del usuario

En 2015, cuando el banco paró las pruebas de estrés y coincidió con la llegada de Anna Botín a la presidencia, los problemas llegaron a la filial de consumo. Tuvo que revisar los informes de 2013, 2014, 2015 y primer trimestre de 2016, “por errores encontrados en cada uno de estos períodos”, aunque los errores fueron en detrimento de los resultados de la compañía. En 2016, Thomas Dundon, expresidente y consejero delegado de la filial de Santander, dejó la empresa. Ahora la división de Estados Unidos es una de las más actuales. En 2020, el banco obtuvo un beneficio de 731 millones de euros en este país, un 10% del total del grupo, un 2% más que el año anterior.

Con respecto a la operación anunciada este viernes, Santander quiere potenciar los recursos propios en Santander Holdings USA, empresa que agrupa a SCUSA y Santander Bank (antes Sovereign), a $ 2.000 millones para apoyar planes de crecimiento en Estados Unidos.

El presidente de Santander Holdings USA, Timothy Ryan, confirmó en un documento enviado a los supervisores del mercado -y con copia a Botín y su homólogo de SCUSA, William Rayner- que la empresa pudo operar rápidamente gracias a su buen conocimiento de la empresa. La oferta aún depende de la aprobación del directorio de la financiera SCUSA y de la negociación e implementación de la documentación final para la operación.

En vista de la participación mayoritaria, la compañía especifica que un comité especial de directores independientes que no tienen interés en la operación examinará la oferta y será responsable de emitir una recomendación para la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *