Sandra Ortega perdió 91 millones en 2020 en su negocio  Compañías

Sandra Ortega perdió 91 millones en 2020 en su negocio Compañías

Sandra Ortega, la mujer más rica de España, perdió 91 millones de euros el año pasado a través de ella Oficina familiar Rosp Koruna. Esta empresa, cabecera del grupo de empresas de la hija mayor de Amancio Ortega, el fundador de Inditex, vio empobrecidas sus cuentas por la pandemia Covid-19, que redujo el valor de sus propiedades y redujo los ingresos por dividendos de Inditex.

Rosp Corunna facturó el año pasado 159,6 millones, un 23,8% menos que el año anterior, según los informes del holding presentados en el registro mercantil. La facturación se redujo drásticamente por los menores dividendos de Inditex, de 55,1 millones de euros, un 60% menos porque la pandemia afectó los resultados del grupo textil.

Según Forbes, la fortuna de Ortega es de 6.320 millones de euros y es el segundo hombre más rico de España solo por detrás de su padre, gracias a que controla el 5,05% de Inditex a través de Rosp Corunna. Esta empresa fue fundada en 2000 por su madre Rosalia Mera, quien falleció en 2013 para agrupar sus participaciones comerciales e inversiones inmobiliarias.

El conjunto de dividendos recibido de Rosp Corunna, que también proviene de su participación (5%) en el laboratorio PharmaMar, alcanzó los 73,8 millones, un 54,4% menos que en 2019.

Los ingresos por alquiler de inmuebles cayeron levemente, un 0,8%, hasta los 37,2 millones. El negocio de ladrillos en términos de ingresos mejoró por la venta de dos inmuebles en Alemania, que generó una plusvalía de 35,9 millones. Las facturas también muestran la compra de un edificio en Londres, sin especificar el monto.

Es el negocio inmobiliario el que explica en gran medida las pérdidas de la compañía, ya que hubo un deterioro para inversiones inmobiliarias de 38,6 millones y otro para inmuebles, maquinaria y equipo de 29,4 millones. “El grupo se vio significativamente afectado por la evolución negativa del mercado inmobiliario en el ejercicio 2020, principalmente por el fuerte impacto que tuvo la pandemia Covid-19 en todo el mundo”, reconoció la compañía en los informes. Más concretamente, continuó explicando, el holding tuvo que lidiar con la renegociación de algunos de sus arrendamientos a terceros, otorgó períodos de gracia a ciertos inquilinos, paralizó la actividad hotelera (otras inversiones importantes de Ortega) y sufrió retrasos en la evolución de algunos proyectos. en desarrollo.

Deterioro

Asimismo, la compañía cobra deterioros de instrumentos financieros por importe de 26,9 millones, de los que 13,8 millones destacan por la pérdida de valor experimentada en diversos fondos de capital riesgo. Además, se han dotado 32 millones de nuevas provisiones, de las que 29,3 son para cubrir «determinados riesgos derivados del normal desarrollo» de sus actividades.

Coincidiendo con estos resultados, Rosp Corunna aprobó una reducción del capital de 56 millones, quedando la parte recibida del capital suscrito a 763 millones, según informó el BORME de este lunes. Estas reducciones de capital se suelen realizar para compensar las cifras en rojo, aunque todavía hay un valor neto de 1.276 millones, eso sí, un 6,6% menor que en 2019.

A pesar de las pérdidas, Rosp Corunna dijo en sus cuentas que creía que una vez superados los efectos negativos de las peores fases de la pandemia Covid-19, la empresa volvería a la senda de los ingresos comerciales y el retorno de la inversión. «Esto nos permitirá retomar la exploración de nuevas oportunidades de inversión en los próximos años y seguir enfocándonos en desarrollar nuevos negocios y proyectos inmobiliarios, así como gestionar la recuperación de aquellos que se ven afectados negativamente», dijo.

De igual forma, a pesar de los números rojos, afirma que el administrador único, Ortega, formula las cuentas en forma de negocio en marcha, ya que no hay dudas sobre la continuidad de la empresa.

El holding no detalla el valor de su cartera inmobiliaria a precio de mercado, pero en cuanto a sus inversiones inmobiliarias las estima en 468 millones (frente a los 576 millones del año anterior). Destacan el segmento de oficinas (311 millones) y el hotel (119 millones), pero Ortega también tiene participaciones en viviendas, almacenes o locales comerciales.

En cuanto a la retribución de Rosp Corunna, las cuentas incluyen una retribución de 168 000 euros para Ortega, como administrador único, y por sus funciones de gestión. En el caso de los sueldos abonados a la alta dirección, un total de cuatro personas fueron 771.000 euros, frente a los 2,1 millones del año anterior.

La partida de Leyte

Los cuatro directores quedaron en tres luego de que Rosp Coruña despidiera a José Leyte, el hombre en el que más confiaba su madre Rosalía Mera, a fines del año pasado. Según diversos informes, Ortega acusa a este director ejecutivo de malversación, manejo desleal y falsificación de documentos.

La hija de Amancio Ortega ha ordenado un informe forense a KPMG para detectar estas anomalías, algunas supuestamente relacionadas con acuerdos en otra de las empresas en las que invierte Rosp Corunna, la hotelera Room Mate.

Es en este negocio donde Ortega busca salir de una de sus principales inversiones en España, su 31% en el hotel controlado por el empresario Kike Sarasola, para el que encargó a Deloitte buscar comprador desde que avanzó CincoDías en febrero.

Propiedades en España y USA

Las cuentas tribales de Sandra Ortega reflejan los destinos de inversión preferidos de la hija del fundador de Inditex: España, Estados Unidos y algunos lugares de Europa. Los arrendamientos de propiedad destacan en lugares como Nueva York, Miami Beach, Vigo, Barcelona, ​​Madrid, Zaragoza, las ciudades alemanas de Múnich, Colonia y Ashbourne, y en la capital austriaca.

De los 159 millones de euros de facturación, España con 88,9 millones es el más relevante en cuanto a mercados se refiere, seguida de Europa con 50 millones y Estados Unidos con 20,7 millones.

Como auditor, Deloitte advierte que las cuentas de la filial estadounidense Hotelcrafters no están consolidadas en el grupo, ya que la información financiera no está adaptada al marco regulatorio de Rosp Corunna.

Los informes de 2020 de su filial Rosp Corunna Participaciones Empresariales, también recientemente presentados en el Registro, destacan pérdidas de 3,2 millones, frente a un beneficio neto de 102,4 millones del año anterior. Estos incluyen una pérdida en las acciones de Inditex de 851 millones y una ganancia por ese valor de 26 millones en las de PharmaMar. Estos ajustes se trasladan al patrimonio de la madre, que se ha reducido a 5.313 millones de 6.300 millones en 2019.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *