Sánchez Galán pide al juez que verifique la vigencia del informe del exjefe de seguridad por pagos a Villarejo |  Ciencias económicas

Sánchez Galán pide al juez que verifique la vigencia del informe del exjefe de seguridad por pagos a Villarejo | Ciencias económicas

El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Gallan.

El presidente de Iberdrol, Ignacio Sánchez Gallan, lanzó hoy un ataque y envió una carta al magistrado con instrucciones sobre el caso Tándem, Manuel García-Castellón, en el que manifiesta que antes de imputarle, apoyándose en las declaraciones de otro imputado, exdirector y exjefe de seguridad del grupo José Antonio del Olmo, el magistrado debe determinar la validez de estos indicios. Del Olmo condenó la existencia de proyectos de ley de espionaje irregulares presuntamente encargados por el comisario José Manuel Villarejo y acusó a Sánchez Gallan y a su sucesor como jefe de seguridad, Antonio Asensio, de conocerlos. Con eso en mente, quiere que el notario y exdiputado del PP, Louis J. Ramallah, donde Del Olmo trajo el informe, y las personas que se unieron a él para firmar el documento, Marcos Peña y Ángel Zarabozo, declararon como testigos.

MÁS INFORMACIÓN

Según la carta, para acusar a alguien de una indicación es necesario determinar su validez y no es posible presentar una denuncia admisible sin practicar al menos un esfuerzo. Según los abogados de Sánchez Gallan, Del Olmo robó documentos y aseguran que así lo determinó un juez de instrucción en Madrid. También afirman que no cumplió con su parte. controlador, porque sin su firma no se podría pagar nada. El depósito, realizado por Del Olmo y Marcos, quien también firmó, en la notaría de Luis Ramalo es ilegal. El informe también indica que Del Olmo no es el testigo clave en el caso, ya que está siendo investigado y nadie puede ser acusado únicamente sobre la base de la declaración de la persona investigada.

Esta es la primera carta de la defensa de Galán desde su acusación de estar involucrado en la contratación del comisionado Villarejo. El juez le atribuyó, junto a otros tres directores y exdirectores, un delito continuado de cohecho activo, delito contra la intimidad y falsificación de documento comercial. Con esta resolución, el titular del Juzgado Central de Instrucción No. 6, Manuel García-Castellón, apoyó esta acusación en la declaración rendida por Del Olmo y en los documentos que presentó al notario Luis Ramalo en diciembre de 2004 para dejar constancia de la obvia irregularidad. contratación del comisionado.

En este sentido, esto muestra que lo que Del Olmo y otros dos empleados presentaron en 2004 en la notaría en un sobre cerrado incluía varias facturas sustraídas a la empresa, y recuerda que según normativa notarial, “el notario rechazará cualquier depósito que pretende constituir una garantía de un acto o contrato contrario a la ley, la moral o las buenas costumbres ». Advierte que el control del notario sobre la legalidad material presupone la necesidad de que él conozca el contenido del documento depositado, “que debe denegar su ministerio en caso de que el depósito esté destinado a constituir garantía de un acto o contrato contrario a las leyes”. a la moral o los buenos modales “.

Galán enfatiza su “voluntad decidida” de cooperar con el Poder Judicial y señala que “consciente de su total alienación de los hechos aquí investigados, quiere que se esclarezcan plenamente, lo que incluye, por supuesto, aclarar todo lo que rodea a la redacción y el depósito notarial del documento redactado por Del Olmo ”.

El documento recuerda que la denuncia por la posible inexactitud de los documentos de Del Olmo fue interpuesta ante un juzgado de Bilbao, lo que finalmente fue impedido a favor de García-Castellón, y que, por tanto, de ser esta posible mentira, que discute atribuir el estado de las investigaciones para varias personas, incluido Galán, “parece razonable que lo primero que hay que aclarar es exactamente la validez o falsedad de esto”.

“Sólo una vez acreditado el primero será legítimo darle al documento la supuesta eficacia probatoria o indirecta. Se puede hablar de la existencia de una especie de prejuicio homogéneo. Pero sin entrar en aspectos técnicos, es cierto que el contexto procesal existente requiere el establecimiento de un orden lógico en el curso de las investigaciones, con el futuro declarado ”, afirma el resumen.

La defensa del presidente de Iberdrola advierte que, dado el radio de acción incriminatorio de los periódicos de Del Olmo, que ha ratificado en los tribunales, “cuya mentira ha sido oficialmente condenada” exige un examen de su “pureza” y se fundamenta en el caso. Ley de la Sala Segunda La Corte Suprema también en el artículo 11 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (LOPJ), que, agregó, prohíbe que los datos obtenidos ilegalmente sean utilizados en los procesos.

Despido

Por otro lado, la defensa menciona la orden del juez, que pidió a la Fiscalía que se pronuncie sobre la forma en que Iberdrola debe comparecer en el caso, ayer quedó claro que la Fiscalía solicitó la imputación de Iberdrola Renovables y en la que quería saber si se desestima la acción de la empresa contra Del Olmo. Galán sostiene que es intuitivo que el motivo de este posible despido sería el previsto en el artículo 641 de la LECrim, pero señala que la plena identificación del autor del presunto sospechoso “dificulta por completo la valoración de la coincidencia del archivo causa., establecido en el apartado 2 de la orden ”.

A continuación recordó que en el presente caso la acción interpuesta contra Del Olmo había sido admitida en un juzgado de Bilbao “porque los hechos allí descritos constituían un delito”. Agregó que la decisión de archivar el caso sólo podrá tomarse cuando los trámites probatorios realizados “evidenciaran de manera objetiva y clara, sin necesidad de interpretaciones subjetivas, la ausencia de los hechos investigados o el carácter atípico de los investigados.. Demostrar. Los que existen “.

En consecuencia, recuerda que la veracidad de lo que sostiene Del Olmo en su documento se fundamenta en una serie de circunstancias: facturación entre Casesa y Cenyt, Villarejo, presunto incumplimiento de la normativa interna de Iberdrola para tramitar facturas sin orden, falta de sustento documental de la servicios especificados en las facturas presentadas ante notario.

Afirma que estas circunstancias por sí solas no «aclaran la alegación de inexactitud formulada en la denuncia, en particular en lo que respecta a las consecuencias de las supuestas irregularidades que el documento impugnado alega para las personas descritas en el mismo».

Galán recuerda que en diciembre de 2004 Del Olmo tenía a su cargo la supervisión de las funciones corporativas y, por lo tanto, su principal tarea era asegurar que las facturas presentadas para el pago fueran regulares y correctas y que se procesaran los procedimientos establecidos dentro de una empresa. Se centró en que Del Olmo “firmó sin dudarlo todas las facturas que consideró irregulares”, refiriéndose a la contratación de la empresa por parte de Villarejo y destacó que “sin su confirmación nunca se podrían pagar”.

Advierte, además, que Del Olmo, lejos de formalizar una denuncia ante las autoridades competentes o, como mínimo, una denuncia a través de los canales corporativos expresamente previstos a tal efecto, “elabora un documento aparentemente oficial” con un formulario de Iberdrola, que se deposita con un notario. Y ahí quedarían sus sospechas, sin eso, si no fuera por el inicio de este proceso ”, puntualiza, señalando posteriormente que Del Olmo no es testigo sino investigado“ quien brinda presunta declaración de referencia ”.

Por ello, esto demuestra que se trata de una “prueba sospechosa que genera desconfianza interna”, para lo cual se requiere evidencia adicional, consistente en la necesidad de confirmación, aunque sea mínima, de la misma.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *